Menú Portada
La idea del Real Madrid de jugar a las tres de la tarde tiene muchos adeptos, pero es complicado de aplicar

La liga española en horario inglés, más inconvenientes que beneficios

Julio 20, 2009

La posibilidad de que la Liga española se juegue en horario inglés, es decir, a las tres de la tarde en lugar de las cinco como hasta ahora, está siendo considerada como una alternativa real por parte de los clubes. Lo que ocurre es que de momento son más los inconvenientes que los beneficios. Rechazo de los aficionados, rechazo de las productoras televisivas y rechazo de la hostelería. Por el contrario, los clubes ven la entrada en el mercado asiático como un beneficio digno de tener en cuenta. Especialmente los grandes clubes, Real Madrid y Barcelona.

pq__nakamura.jpg

Inglaterra e Italia disputan sus partidos ligueros entre la una y las tres de la tarde de los sábados y domingos. Lo hacen así porque sus derechos de imagen en Asia les reportan grandes beneficios económicos, especialmente a los británicos. Aquí en España, lanzado por Florentino Pérez, la idea ha comenzado a debatirse y en función de lo que suceda en ese debate así se planteará o no el tema ante la LFP.
Está claro que el mercado chino, japonés y coreano, por el volumen que representa, tiene que ser tenido en cuenta en la expansión del negocio del fútbol. Los clubes españoles difícilmente tienen ya margen para aumentar sus ingresos y la única posibilidad d hacerlo es creando nuevos mercados, porque el producto es el que es. Si el Manchester United tiene tanto mercado en Asia como en Inglaterra, por qué no puede ocurrir igual con los equipos españoles, especialmente a clubes como el Madrid y el Barcelona que tienen que rentabilizar los fichajes de sus grandes estrellas.
De conseguir entrar en ese mercado, los ingresos por televisión aumentarían, lo mismo que la venta de merchandising y el tema de las giras veraniegas. Mismo negocio, pero con más clientela, en suma.

Lo negativo

Pero en la balanza de lo negativo hay que incluir varias cosas. La primera que aunque sea a u volumen inferior, la Liga española tiene su mercado en Sudamérica, donde muchos países compran los derechos de retransmisión en directo. Si se adelantasen los horarios de los partidos ese mercado se perdería.
Por otro lado, el principal mercado de la Liga es España. Las televisiones con derechos comprados tienen su estrategia de horarios pensando en el espectador nacional. De hecho, esta temporada que entra en funcionamiento el fútbol de pago en TDT, las dos productoras se han repartido semanalmente los partidos de Madrid y Barcelona en horario de sábado (20 horas) y domingo (19 horas). Y según contrato son las televisiones las que marcan los horarios. Hoy por hoy irse a las tres de la tarde no parece una alternativa.
Porque además también en el lado negativo se sitúa el público de los estadios que ahora acuden a los mismos para ver los partidos entre las cinco y las nueve de la noche –y el sábado a las diez de la noche-. Cambiar un hábito de años y llevarles a la hora de la comida no será nada fácil.
Y los que más se quejarán serán los propietarios de los centros de hostelería. De un lado los bares que ofrecen los partidos temen que serán muy pocos los que a las tres de la tarde acudan a sus lugares a ver los encuentros. Y los restaurantes sufrirían un palo enorme al perder a parte de su potencial clientela que a la hora de la comida estarían en el fútbol. Muchos de ellos “recogen” al público que sale de lo estadios, bien a las siete, bien a las diez de la noche, pero ya me dirán quién acudirá al restaurante a las cinco de la tarde.
La idea puede ser buena, pero cuando algo funciona lo mejor es no cambiarlo, e igual por querer ganar más lo que hace es perder lo que se tiene. Para la presente temporada parece que la cosa tendrá que esperar.