Menú Portada
El Juzgado obliga a restituir en su puesto de trabajo a los policías y a la devolución de las cantidades retraídas

La Justicia vuelve a dar un nuevo varapalo a la alcaldesa de Marbella

Diciembre 21, 2008

Las tesis impuestas por la delegada de Seguridad Ciudadana en nombre de la alcaldesa marbellí del Partido Popular, María Angeles Muñoz, en relación a las suspensiones de empleo y sueldo de agentes “presuntamente” implicados en acciones judiciales, han quedado desarboladas con la sentencia emitida el pasado viernes por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 6 de Málaga, mediante la cual se obliga a restituir en su puesto de trabajo de manera inmediata y a la devolución de las cantidades retraídas en los dos meses anteriores a la agente de policía local María del Carmen Campesino Robles.

pq__mamu.jpg

María del Carmen Campesino Robles fue imputada por las meretrices que denunciaron una agresión de otros dos agentes, siendo reconocida como uno de los policias que en alguna ocasión habían visitado el club de alterne en unas fotografías facilitadas por la propia delegación de Seguridad Ciudadana en las que se incluían la casi totalidad de los policias, que en el ultimo año habían realizado su trabajo en la zona.
Este hecho ha puesto en pie de guerra y llenado de indignación a la plantilla de Policía Local de Marbella, toda vez que no han sido incrustadas con otras fotos de personas ajenas a la labor de seguridad ciudadana y tampoco correspondientes a los mandos que en ésas fechas hubiesen efectuado su trabajo en la zona de Nueva Andalucia y Puerto Banús. Si a ello se une que otros tres agentes se encuentran suspendidos por haber sido reconocidos y que éstos en unión de María del Carmen, han demostrado ante la Justicia que efectivamente se han personado en el lugar en varias ocasiones como consecuencia de llamadas vecinales por escándalos y ruidos, es muy posible que el varapalo judicial contra la Delegación de Seguridad Ciudadana y de Personal encabezadas por la mencionada María Francisca Caracuel y Carlos Rubio, sea aún mayor, dándose la paradoja de que los auténticos responsables de las agresiones e imputaciones, se vean beneficiados con el levantamiento de medidas cautelares y eso..¡Incluso! tras permanecer casi un mes en la cárcel de Alhaurin con cargos del Juzgado Nº 2 de Marbella.
La actitud de efectuar una política de “tabla rasa” con los agentes policiales sin grado, negándoles incluso la asistencia de abogados, tal como recoge el vigente convenio de funcionarios del Ayuntamiento de Marbella, y brindársela a los inspectores, subinspectores y oficiales en los asuntos que tienen ante la jurisdicción penal marbellí, como es el caso de dos subinspectores recientemente imputados, además de no haber sido expedientados, son defendidos por el despacho de abogados Gaona, recientemente contratados en una subasta polémica por el equipo de gobierno de María Angeles Muñoz.
Con éstos mimbres, no es de extrañar que la tasa de robos y de delitos en Marbella suba como la espuma, que los agentes miren en otra dirección y que el vecindario clame ante la elevada cantidad de multas y retiradas de vehículos con la grúa que se están produciendo.