Menú Portada
Mañana, segunda parte de las investigaciones en torno al patrimonio de la pareja Muñoz-Pantoja

La Justicia le sacará los colores a Vasile por tener al diablo en el plató

Marzo 24, 2008
pq__VAILEE.jpg

La investigación hila fino. Algunos de los “malayos” se creían tan listos e impunes que, incluso, se mostraban orgullosos de poder engañar a la Policía Judicial destinada en la ya histórica Operación Malaya. Convencidos de su poderío y de su supuesta inmunidad, probaron suerte con la Unidad de Delitos Financieros de la Policía. El tiro por la culata. Tal y como informó ayer este periódico, la Unidad Central contra delitos económicos y fraude del Cuerpo Nacional de Policía investiga las posibles inversiones realizadas por la pareja Julián Muñoz e Isabel Pantoja en tierras argentinas. En su poder obra un amplio dossier de reuniones, actividades y posibles inversiones en el campo inmobiliario de los citados en una provincia de amplios recursos económicos del norte argentino.
Algunos ya están en la cárcel, pero los efectos colaterales de Malaya parecen no tener fin. Se sentían por encima del bien y del mal y, sobrados de negocios y dinero, estimaron que podrían comprar voluntades entre quienes, a la vez que los jaleaban, les vilipendiaban en distintos platos de las televisiones privadas. Y nunca mejor dicho: parece que la Justicia pondrá a cada uno en su sitio.
Y en la guerra mediática entre Tele5 y Antena 3TV por arrebatarse a los tertulianos del corazón, surge la noticia precisamente en torno a ellos. Tan sólo una anécdota. Detención de Maite Zaldivar, la ex de Julián Muñoz. Tras su declaración ante el juez Miguel Ángel Torres, un asesor de comunicación la espera a la salida de los Juzgados. “¿Qué has declarado, Maite?”. Ella, sincera, se sincera. Raudo y veloz, su supuesto representante no pierde el tiempo y se dirige a una conocida notaría con la intención de, quizás, borrar pruebas que evidencien su presunta implicación. El notario se niega, la Policía requisa y el resto de la historia mañana.
Tele5 y Paolo Vasile han ganado mucho dinero a costa de la Operación Malaya. Todo tiene un precio. Aquellos que “vendían” supuesta información son investigados. Y Paolo Vasile les brindó el plató de Fuencarral para que ejecutaran su negocio multimillonario. No lo decimos nosotros. Quizás, en los próximos días, lo dictaminé un juez. La herida sigue abierta.
“Money, money…” Como no podía faltar personaje más singular en esta historia que el tristemente fallecido Jesús Gil. Allá, por Marruecos, junto a los terrenos de GILMAR, se ejecutaron millonarios proyectos inmobiliarios. Ellos no son los únicos. Pero Paolo Vasile tiene un problema. Tendrá que justificar, quizás, ante sus accionistas y espectadores cómo desde su cadena se ofertó cancha para vilipendiar a los “malayos” cuando al enemigo lo tenía en casa. Y no sólo en el plató, sino también en el accionariado. Y eso que en todas las casas cuecen habas. Por ejemplo, la Cadena SER. Que se lo pregunten a José Ramón de la Morena.