Menú Portada
El juzgado de primera instancia nº11 de Madrid ya ha reconocido tres pagares sin fondos firmados por la cantante

La justicia embargará a Lolita en los próximos días si no paga sus deudas

Febrero 15, 2011

Tiene varios requerimientos de la Seguridad Social, y sólo en el segundo semestre de 2010 ascienden a la cifra de seis y por un montante de varios miles de euros
 
 


En los próximos días la Justicia obligará a María Dolores González Flores, conocida en el mundo artístico como Lolita, a pagar las deudas acumuladas con sus proveedores de ropa. El juicio por sus impagos se vio en un Tribunal de lo Mercantil de Madrid el pasado día 25 de enero, y en los próximos días saldrá la sentencia de este juicio rápido denominado cambiario, donde se obligará a Lolita a hacer efectivas sus deudas. La instrucción judicial ya ha reconocido al menos tres pagares firmados por Lolita sin fondos, por lo que fueron devueltos. En este juicio, la cantante está denunciada por el impago de unos 45.000 euros a su proveedora de una colección de camisetas y bañadores, Ingrid Fuster, que fue la primera persona que la denunció por sus continuos impagos. Según ha podido saber extraconfidencial también existen más proveedores a los que Lolita no ha pagado. Entre estas empresas proveedoras de género para su firma de ropa se encuentran Artesanía Lofer S.L y Media Vuelta Producciones, que han tenido que sufrir la devolución de varios pagarés, con los gastos bancarios añadidos que ello conlleva.

En el juicio celebrado el pasado día 25, al que no asistió la hija mayor de Lola Flores, sino su socio y representante Eduardo Lago, se demostró la desorganización empresarial que lleva la cantante, desconociendo las facturas que va emitiendo o los cheques que ha pagado, en un auténtico caos de sus negocios.

Importantes ingresos y activos


Pero a pesar de sus manifiestos impagos con proveedores y sus supuestos problemas económicos, Lolita “esconde” sus importantes ingresos televisivos y la facturación de sus exclusivas a través de una sociedad unipersonal denominada Producciones Artísticas Gyf S.L., cuyo activo supera el millón de euros (1.086.212 euros). La sociedad facturera de la hija de Lola Flores se constituyó en 1999 y tiene su sede en el poderoso Paseo de la Castellana, de Madrid. Las últimas cuentas disponibles ante el Registro Mercantil corresponden al cierre del ejercicio de 2008 y en ellas su facturación fue de 319.613 euros. Esta sociedad ha sustituido a la que en su día fue la primera empresa en facturación de sus bolos Producciones Artísticas Sabor S.L., que tenía su domicilio social en el famoso chalé de la familia de nombreLerele, en la urbanización madrileña de La Moraleja, y que tras la muerte de Lola Flores, de Antonio González El Pescaílla y de Antonio Flores, fue utilizado por Lolita y Rosario para compartir vivienda con sus hijos respectivos. Después la hermana mayor vendería su parte a la pequeña y hoy la propiedad de la finca es de Rosario González Flores.

Además Lolita también ha penetrado recientemente en el mercado del ladrillo. Para ello ha creado una sociedad de promoción inmobiliaria denominada Riola Inversiones S.L., cuya sede está en la céntrica plaza del Marqués de Salamanca, en la milla de oro madrileña. La inmobiliaria, dedicada “a la compraventa de toda clases de fincas y a la explotación en arrendamiento de las mismas”, se puso en funcionamiento durante la pasada primavera de 2010 y en ella la cantante figura de administradora junto a su socio Eduardo Lago Durango, que es la persona con la que se inició en el negocio de la moda, y que tantos problemas le ha traído.

Fracaso en su negocio textil

Estos datos chocan frontalmente con los problemas financieros, tan publicitados, que arrastra la hija de Lola Flores en su empresa textil denominada Porcientos S.L., dedicada al “comercio al por mayor de fibras textiles brutas y productos semielaborados”, y donde también Lolita aparece como administradora única. La faceta empresarial de la cantantedentro de la moda comenzó a finales del año 2007, cuando junto a su socio, Eduardo Lago Durango, decidieron abrir una franquicia de artículos textiles, tales como camisetas, toallas, bikinis, etc, con elementos decorativos relacionados con la saga de los Flores y, en particular, con “La Faraona”, el verdadero referente popular. Aunque inicialmente se dedicaron a la distribución, pronto decidieron abrir una tienda muy cercana a la comercial calle madrileña de Fuencarral, en concreto, en la calle Corredera Baja de San Pablo, para vender allí sus productos. Pero el negocio no funcionó y ya en el año 2008, últimas cuentas presentadas ante el Registro, la sociedad de Lolita arrojó un resultado negativo de 90.802 euros. Desde entonces comenzó a estar agujereada, como se llama en el argot financiero a las empresas casi en quiebra, con varios requerimientos añadidos de la Tesorería de la Seguridad Social, y que sólo en el segundo semestre de 2010 ascienden a la cifra de seis y por un montante de varios miles de euros.

La imagen de Lolitaen los últimos meses no ha beneficiado su credibilidad. Además de sus apariciones pagadas millonariamente por los platós de televisión, se añade la venta a la revista Hola de la exclusiva de su boda con el cubano Pablo Durán y su aparición este verano en un yate por aguas ibicencas. La cantante se justificó alegando que ese barco había sido alquilado por su amiga la actriz Loles León como regalo por su boda. Todo apunta a que la cantante ha estado últimamente muy mal asesorada.

Juan Luis Galiacho