Menú Portada
El ex presidente de la CEOE está imputado en el país vecino en la causa CJI-75/2012-EXP

La Justicia de Portugal también investiga las actividades delictivas de Díaz Ferrán

Enero 17, 2013

800×600

El Departamento de Investigación y Acción Penal de Lisboa ha pedido ayuda a la sección de cooperación jurídica internacional de la Fiscalía y al Juzgado de Instrucción nº 6 de Madrid

Se investiga a la sociedad Marsans Lusitania y por eso se solicitó a España la declaración como imputado de Díaz Ferrán y la identificación de las cuentas bancarias del Grupo Marsans, con la respectivas fichas de firma y extractos bancarios
En los próximos días se esperan novedades en cuanto al tema personal de Díaz Ferrán, ya que el Juzgado nº 6 de la Audiencia Nacional puede reducir la fianza de 30 millones y facilitar su salida de la cárcel al haber cumplido 70 años el pasado 27 de diciembre

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

st1:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}

pq_928_Gerardo-Diaz-Ferran.jpg

La Justicia de Portugal investiga también las actividades presuntamente delictivas de Gerardo Díaz Ferrán, ex presidente de la patronal española CEOE, y de su socio, ya fallecido, Gonzalo Pascual. El Departamento de Investigación y Acción Penal de Lisboa ha pedido ayuda a la sección de cooperación jurídica internacional de la Fiscalía y al Juzgado de Instrucción nº 6 de Madrid con el fin de llegar hasta las últimas consecuencias. Para ello solicitó que Díaz Ferrán declarase como imputado (cosa que ya hizo el pasado día 18 de octubre), como también la identificación de las cuentas bancarias del Grupo Marsans, con la respectivas fichas de firma y extractos bancarios.

Se investiga a la sociedad Marsans Lusitania SA, cien por cien del grupo Marsans, a raíz de una querella interpuesta por varias compañías aéreas (TAP, British Airwais, KLM, Air France, Lam, etc.) , que denunciaron que la sociedad Viajes Marsans Lusitania fue vendiendo billetes de transporte aéreo de estas compañías por el respectivo valor de mercado, pero que no entregaron dichos importes a las compañías querellantes y dejando colgados a los clientes que habían pagado su dinero y no pudieron viajar en el día señalado, ya que sus billetes habían sido anulados. Este hecho abrió en Portugal la causa penal  CJI-75/2012-EXP referida al proceso nº 1591/11.6TDLSB de la sección 7, del distrito judicial de Lisboa.

Presunta apropiación indebida del dinero de los clientes

Según las investigaciones de la Justicia portuguesa, a la que ha tenido acceso en exclusiva Extraconfidencial.com, los denunciados Gerardo Díaz Ferrán y su fallecido socio Gonzalo Pascual, dieron las instrucciones pertinentes para que se emitieran los billetes y se cobraran plenamente, a sabiendas de que el contrato que mantenían con la IATA había sido cancelado en abril de 2010 al no depositar una garantía bancaria por valor de 1.548.928 euros. Según la justicia portuguesa, “los imputados Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual Arias emitieron instrucciones para que fuese solicitado a los clientes los pagos integrales de los viajes a fin de garantizar el cumplimiento de los respectivos viajes, lo que ocasionó que muchos clientes, habiendo ya pagado integralmente los billetes, quedaran imposibilitados de viajar en la fecha de la partida, una vez que sus billetes fueran cancelados”.

La Justicia portuguesa, “los denunciados se apropiaron del dinero de los clientes a título de pagamiento por la contratación de servicios aéreos, por un valor superior a los 500.000 euros”. El periodo investigado va desde el 1 de enero al 31 de julio de 2010, siendo la compañía aérea más perjudicad la compañía de bandera portuguesa TAP que perdió más de 400.000 euros en billetes vendidos y no cobrados. La Justicia portuguesa ve serios indicios criminales en el proceso de insolvencia de la sociedad Viajes Marsans Lusitania SA.

Una posible venta rechazada

Tanto es así, que según las investigaciones, el entonces director general de Marsans Lusitania, Constantino Pinto, tenía un comprador para la compañía, pero Díaz Ferrán retrasó esta venta para evitar la conclusión del boyante negocio en Portugal. En su declaración como imputado ante el Juzgado de Instrucción nº 6 de Madrid, en comisión rogatoria el pasado día 18 de octubre, Díaz Ferrán negó la mayor: que se quedara con ese dinero y que no tenia ninguna responsabilidad en Marsans Lusitania, que sólo era consejero en Viajes Marsans España y que incluso en esta matriz no tenia ninguna labor ejecutiva, ya que la presidencia ejecutiva la mantenía su socio, Gonzalo Pascual.

Hay que recordar que la justicia investiga también en el caso de Gonzalo Pascual, si este poseía a su nombre y al de su esposa, María Ángeles de Riva Zarrilla, la Sociedade Agrícola de Caldelas, que junto a la Sociedade  Agrícola da Herdade Baldío, adquirieron dos fincas de 445 y 380 hectáreas en el municipio de Vimieiro (Portugal). Además, la pareja figura como administradores de la agencia de viajes Horizontesclasse por lo que podrían ser también accionistas de la misma, según las investigaciones.

Cumpleaños entre rejas

Para los próximos días se esperan novedades en cuanto al tema personal de Gerardo Díaz Ferrán, ya que el Juzgado Central de instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, que lleva las diligencias 19/2012 que afectan a al ex presidente de la CEOE y a su testaferro, Ángel de Cabo, puede reducir la fianza de ambos, cosa que ya han solicitado sus respectivas defensas, y puede producirse su salida de la cárcel del ex presidente de la patronal española CEOE, que a día de hoy está ingresado en la prisión de Soto del Real, en Madrid, y que celebró el pasado día 27 de diciembre su 70 cumpleaños ente rejas, una edad penal que podría facilitar su salida de la cárcel.

Díaz Ferrán fue detenido el pasado 3 de diciembre en su domicilio de la calle Juan Belmonte, en el madrileño Parque Conde de Orgaz de Madrid, en un operativo policial denominado “Operación Crucero” que se saldó con la captura de otras ocho personas. Dos días después declaró ante el magistrado Eloy Velasco, titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que decretó su ingreso en prisión eludible con el pago de una fianza de 30 millones de euros, a la que el empresario no ha podido hacer frente hasta la fecha.

J.L.G.