Menú Portada
Los diez miembros fueron informados por teléfono y algunos de ellos se personaron en la sede madrileña

La Junta de Garantías Electorales ya conoce el documento de la RFEF y el recurso de la oposición

Abril 1, 2008

Tras las nefastas declaraciones del secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, en la Cadena Ser en las que admitió que daba por bueno el escrito de la Federación Española de Fútbol (RFEF) como suficiente para aplazar las elecciones, por miedo a la FIFA, la Junta de Garantías Electorales (JGE) recibió en el día de ayer dicho documento y también el recurso presentado por la oposición en el que se solicita la convocatoria de elecciones por incumplimiento de la orden ministerial. Se supone que hoy se reúnen en Madrid.

pq__piñar_joseluis.jpg

Todavía conmocionados por el impropio comportamiento del secretario de Estado, admitiendo en público que será el cómplice necesario para el incumplimiento de la orden ministerial, y dejando sin desmentir la sospecha de que la JGE adoptará la decisión que él le aconseje –atención a las noticias judiciales de los próximos días-, es turno para que actúe precisamente este organismo dependiente del Consejo Superior de Deportes (CSD) y elimine las sospechas que sobre sus diez miembros han recaído tras las declaraciones de Lissavetzky.
Por si todavía no lo saben, la Junta de Garantías Electorales “es un órgano de ámbito estatal, adscrito orgánicamente al CSD, que velará, de forma inmediata y en última instancia administrativa, por el ajuste a derecho de los procesos electorales en los órganos de gobierno y representación de las Federaciones deportivas españolas”. A tal fin conocerá de los recursos a que se refiere la Orden Ministerial, pudiendo adoptar, en el ámbito de sus competencias, las medidas que sean necesarias para garantizar la legalidad de los procesos electorales. Claro que, como se han encargado de recordar desde el CSD, que su informe no es vinculante y el secretario de Estado se lo puede pasar por el forro de sus caprichos, al menos el actual.
Pero, ¿qué estarán pensando los ilustres juristas que forman la JGE del ‘marrón’ que les ha metido Lissavetzky con sus innecesarias y lamentables manifestaciones del lunes? Nada bueno, sin duda. Pero igual la película del secuestro de la legalidad da todavía un vuelco. No veo yo a la mayoría de los componentes de la Junta acatando mandatos de un político, cuando además lo que se les pide es que vulneren la legalidad para la que han sido designados defensores. Y mucho menos cuando saben que las actuaciones judiciales pueden ir contra ellos por presunta prevaricación por acción –ellos serían los ejecutores-. Hay que tener en cuenta que el aplazamiento anunciado por la RFEF, que no pedido, se basa en un cambio de estatutos que la Comisión directiva del CSD no puede aprobar –ignoramos qué haría Lissavetzky si formase parte de esa comisión- porque se apartan del ordenamiento jurídico español. El reglamento electoral aprobado no se apoya en la OM y sí en el Modelo Electoral FIFA.

¿Quiénes son los miembros de la JGE?

Para que al menos les pongan nombre y en algunos casos rostros, la Junta de Garantías Electorales está compuesta por José Luis Piñar Mañas, director de la Agencia de Protección de Datos, y que ejerce de presidente; José Antonio Gimeno Ullastres, catedrático de la UNED, que es el vicepresidente; Pedro Romero-Requejo Gómez, abogado del Ayuntamiento de Madrid; Tomás González Cueto, abogado del Estado; Rafael Catalá Polo, abogado del Estado; Matilde García Duarte, abogada del Estada adscrita al CSD; Carlos Cano Remesal, ex presidente del Comité Andaluz de Disciplina Deportiva; José Ramón De Hoces Iñiguez, abogado del Estado en excedencia; y Ramón Caravaca Magariños, abogado, todos ellos vocales. Y Ramón Terol, asesor jurídico del CSD que actúa como secretario, con voz pero sin voto. Estos son los 10 hombres que deben ser buenos para la ley y sin piedad para los que pretenden burlarla.
Mateo Alemany, el candidato marginado por la farsa montada entre la RFEF y el CSD, comentó el lunes en la Ser que “esto ha sido una solución pasteleada y chapuza, un fraude de ley absoluto de todos en el que se ha vulnerado la ley española. ¿Cómo vamos a creer que habrá garantías democráticas en las elecciones si lo que se ha aceptado por parte del CSD es la vulneración de la ley, que la FIFA imponga sus normas y el Estado español no pinta nada?”, Más razón que un santo.

Los de la “comisión”, contra la FIFA

Y en espera de que la JGE se pronuncie antes de que las cosas pasen a otras instancias, miren por donde ayer se reunió la comisión delegada de la Liga de Fútbol Profesional. Entre sus miembros están el Barcelona, el Athletic y el Atlético Madrid. Entre los temas a tratar estaban las circulares de la FIFA con las modificaciones que nos han llevado a toda esta trama nauseabunda. Sólo faltó el Real Madrid a la reunión. ¿Saben qué arrojó la votación? Impugnación de los acuerdos, por UNANIMIDAD. Eso se traduce que los mismos que han votado en la asamblea de la RFEF y defendido estos días ante el CSD la aplicación de la norma FIFA, ahora cuando se han leído de verdad lo que significa, las consecuencias para ellos –entre otras cosas que la RFEF tiene autoridad sobre qué equipos pueden jugar o no una competición- han dicho que TU-RU-RU al señor Blatter.
¿Pero no habíamos quedado en que lo de FIFA es lo “chachi”, lo único que vale? ¿No se acojonan, como Lissavetzky, porque les vayan a expulsar de los torneos europeos? ¡En uqé manos está el fútbol español!