Menú Portada
LAS CUENTAS OCULTAS DE BARREDA (I)
Una cuarta parte de los concursos del Servicio de Salud no garantizaba su cumplimiento

La Junta de Castilla-La Mancha de Barreda adjudicó dos de cada tres contratos utilizando criterios arbitrarios

Mayo 11, 2011

No establecía metodología de aplicación para valorar los criterios objetivos que determinara la puntuación de cada licitador

En un  tercio de los expedientes de la Consejería de Obras Públicas no consta revisión del programa de trabajo tras alterar el contrato en vigor

No publicó ningún anuncio en el Diario Oficial de la Unión Europea en las licitaciones que estaba obligado


La deuda ya no oculta de la junta de comunidades de Castilla-La mancha de José María Barreda que hereda María Dolores de Cospedal aumenta, sabe Dios hasta cuanto. Si la pasada semana la presidenta de la JCCM aseguraba que ascendía a 1.700 millones de euros -cuando Barreda garantizo que no superaba los 700 millones de euros-, ayer alertaba que habría que sumar 900 millones más. Cospedal, por mandato de Mariano Rajoy, se ha convertido en la espita que desvele la mala gestión de las Comunidades Autónomas gobernadas por el PSOE que ahora asume el PP. Y quedan Extremadura, Aragón y la del propio gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero si el líder del PP gana las generales.

Ante esta situación Cospedal ha solicitado a la vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, una reunión urgente pero la ministra ha respondido que antes debe tratar el tema en niveles inferiores. La Junta de Castilla-La Mancha, requiere esta reunión principalmente para aprobar un plan de equilibrio financiero que les permita obtener fondos antes del próximo Consejo Económico Fiscal.

En el momento de reconocer la existencia de 1.700 millones en facturas sin pagar Barreda argumentó que en dos meses y medio se habían podido acumular las facturas “en un momento de transición política” por “la preocupación y la zozobra de los proveedores y de los centros de gestión“. Unos proveedores que en muchas ocasiones eran escogidos de forma poco claro.

Irregularidades en la concesión de concursos

José María Barreda pasó a la presidencia en 2004, después de cinco años en la vicepresidencia y después que José Bono fuera llamado por Zapatero para ocupar el cargo de Ministro de Defensa. En 2006, dos años después de asumir el liderazgo en la comunidad manchega, se han detectado graves deficiencias en los expedientes de contratación gestionados por la Comunidad, irregularidades que van desde la adjudicación, revisión hasta el control presupuestario y pago.

Así es más que llamativo la forma en la que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha adjudica, los concursos, en un 64% sin que se establezca suficientemente la metodología de aplicación para valorar los criterios objetivos que determinarán la puntuación de cada licitador, es decir, con puntuaciones de forma arbitraria. Pero no solo eso, en un 28% de los pliegos, que regulan los concursos, se establecen como méritos puntuables extremos que se refieren a la capacidad y solvencia del licitador, que no deben ser tenidos en cuenta en la puntuación de los concursos como establece la legislación de contratación pública, así como en casi la mitad, no se señala en el correspondiente pliego el importe máximo de los gastos de publicidad que debe abonar el adjudicatario.

Deficiencias en la información

Quizá estas sean en parte las razones por las que en ninguno de los expedientes que requerían la publicación de un anuncio en el Diario Oficial de la Unión Europea, se realizara, algo más que grave, cuando Castilla-La Mancha es una de las regiones de España que más fondos recibe de Europa. También, en caso de cambios contractuales, que normalmente suponen más gasto tampoco se informa, como es el caso del 67% de los expedientes de obras de la Consejería de Obras Públicas y en dos de la de Educación, en los que no consta la revisión del programa de trabajo tras la alteración contractual.

Mal pagador pero confiado

Igual de grave es la gestión económica de estos contratos, en el 27% de los expedientes, algunos de los pagos al contratista se producen fuera del plazo previsto, sin que se acrediten las consecuencias previstas y hasta llegando a superar una demora de cuatro meses en siete expedientes y en uno de ellos los ocho meses, sin que se haya producido la suspensión o resolución del contrato.

Eso si, tampoco pone mucho énfasis, en que se cumplan los contratos, y es que en uno de cada cuatro expedientes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, no consta el acta de recepción que garantice el cumplimiento del contrato, o en los concursos de la Consejería de Agricultura, que no se incluye la exigencia al adjudicatario del pago del anuncio de licitación. Todo un chollo trabajar así con la Administración.