Menú Portada
Su inmediata aspiración es ingresar en la Real Academia Española

La jugada “Real” de Pedro J. Ramírez

Noviembre 5, 2007
pq_381_PEDROJ.jpg

Dicen que a Rey muerto, Rey puesto. Fallecido Jesús de Polanco, ex presidente del Grupo Prisa, Pedro J. Ramírez, máximo responsable de Unidad Editorial se ha empeñado en tomar el relevo de su contrincante mediático en cuanto a la labor protectora que el primero desempeñaba en torno a la Monarquía. Pero el objetivo “Real” del director del diario El Mundo no es ese exclusivamente. Necesitaba una aproximación hacia Su Majestad el Rey mucho más directa y cordial.
Pedro J. fichó, primero, a Luis María Ansón quien desde hace meses escribe una columna semanal en e mencionado diario y desempeña las labores de asesor e intermediario ante la Casa Real. Pero debió parecerle poca influencia y nombró presidenta del recién creado Grupo editorial a Carmen Iglesias. Fue el pasado mes de julio. Su currículo no tiene desperdicio: Además, en 1984 los Reyes de España la designaron tutora de la Infanta Cristina, cuando ésta comenzó sus estudios de Ciencias Políticas y Sociología en la Complutense de Madrid, y fue la profesora particular de Historia del Príncipe Felipe.
No queda ahí. Carmen Iglesias fue la cuarta mujer en acceder a la Real Academia Española, ocupa el sillón E desde su fundación, y es también miembro de la Academia de la Historia. Fue directora del Centro de Estudios Políticos Constitucionales y como tal la primera mujer con asiento en el Consejo de Estado. Pedro J. es consciente de la enorme influencia que su fichaje tiene en la Casa Real y que una palabra de rey será suficiente para su sillón.
Y es que el sueño de Pedro J. Ramírez es ingresar en la Real Academia Española como miembro de pleno derecho. No quiere que le suceda como a los fallecidos Jaime Campmany y Francisco Umbral. Y el director de El Mundo, aprovechando la constitución de Unidad Editorial, con su fichaje. Eso sí, en detrimento y con el consiguiente malestar por parte de Jorge de Esteban, que ocupaba el puesto de presidente en Unedisa. Aseguran que el enfado de éste es furibundo y que se siente traicionado. Otro más que puede abandonar la nave.