Menú Portada
Chantajean a los madrileños con nuevas huelgas para San Isidro y la final de la Copa del Rey

La insolidaridad de los trabajadores de Metro de Madrid: Huelga por 14 pagas, cuarenta y dos días libres al año, préstamos personales sin intereses e ingresos de viudos y huérfanos en puestos de trabajo con independencia de los méritos

Mayo 2, 2013

El sindicato de conductores de Metro “apuesta” por concentrar las movilizaciones en días que coincidan con “eventos significativos” aumentando el perjuicio a los ciudadanos

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


El mes de mayo que acabamos de empezar lo hace con malas noticias para los madrileños. Y es que, el pasado martes 30 de abril, el sindicato de conductores de Metro formalizó la convocatoria de paros parciales en el suburbano para el 15 de mayo (festividad de San Isidro), y para el 17 del mismo mes, que coincide con la celebración de la final de la Copa del Rey entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Los paros para el día 15 se han convocado de 11 a 15 horas, las de mayor tránsito del día festivo, mientras que para el día 17 se planean desde las 23 horas hasta las 2 de la madrugada, es decir coincidiendo con el final del partido que enfrentará a los dos equipos madrileños. De hecho la estrategia de esta organización es  optar por realizar huelgas en “días concretos” y “coincidiendo con eventos significativos”. Una táctica que ya se empleó la pasada Navidad causando verdaderos problemas y pérdidas económicas para los comerciantes del centro de la capital de España.

Esta convocatoria es paralela a las jornadas de huelga convocadas por los sindicatos CC.OO., UGT, Solidaridad Obrera, Sindicato Libre y Sindicato Técnicos que también han concretado la convocatoria de paros parciales en esas mismas fechas y para la mayoría de días del mes de mayo. En San Isidro los paros estipulados por estos cuatro sindicatos serán de cuatro horas entre las 12 y las 16 horas mientras que para el día de la final de la Copa del Rey se serán de dos horas entre las 19 y las 21 horas. Si unimos las dos convocatorias todo un caos para las más de 80.000 personas que se acercarán al estadio de la Castellana y que es una guinda a un mes repleto de jornadas con paros parciales.

Además de los ya convocados a mediados de abril para los días 8 y 9 del año y los del 15 y 17 se han añadido nueva convocatorias, para el turno de tarde los días 13, 21, 23, 27, 29 y 31 de mayo, entre las 17.30 y las 19.30 horas, en el caso de la mañana, serán los días 14, 20, 22, 24, 28 y 30 de mayo en horario de 7.15 a 9.15 horas para conductores y aparte, se han convocado paros parciales de dos horas durante la madrugada entre el 13 al 14, del 19 al 20, del 21 al 22, del 23 al 24, del 27 al 28 y del 29 al 30 de mayo con diferentes horarios dependiendo de la categoría laboral. Huelgas que se recrudecen y que dejan como gran víctima al ciudadano.

Privilegiados con cuatro pagas extraordinarias

Todas estas movilizaciones no pueden ocultar una realidad, y es que en un entorno económico más que complicado, los trabajadores de Metro de Madrid han venido disfrutando de unas condiciones envidiables que las circunstancias actuales obligan a revisar ante la postura inamovible de los sindicatos y el planteamiento de la Comunidad de Madrid que pide un ajuste de salario para evitar una reducción de plantilla. Así por ejemplo los trabajadores de metro vienen recibiendo cuatro pagas extraordinarias, una de ellas la de diciembre, que se suprimió el pasado año de forma temporal como el resto de trabajadores públicos. Estás se devengan de forma normal en el mes de junio, otra en el de diciembre, y la última, denominada de vacaciones, en el mes de julio, salvo que el trabajador solicite el abono en el mes anterior al de vacaciones de verano, pero existe otra más, denominada plus de convenio cuyo derecho se origina en 1992.

El importe de cada una de estas Pagas es igual a la cantidad resultante de aplicar el porcentaje del 5,75% sobre el Salario Base Anual, cobrando por supuesto la parte proporcional para el personal que ingrese o cese durante el transcurso del año. Además en el caso de la paga de vacaciones, el trabajador puede pedir que en lugar de cobrarla el 1 de julio, recibirla el mes antes de sus vacaciones, realizando una petición expresa dirigida a la Unidad de Gestión de Recursos Humanos y Relaciones Laborales dentro de los tres primeros meses del año.

Esta flexibilidad también existe en la paga plus de convenio, establecida en la cláusula 7ª del Convenio Colectivo 1992-1993, que es de igual importe para todos los trabajadores de la empresa y se percibe en la nómina del mes de marzo. Esta paga tenía estipulado un importe fijo de 1165,82 euros para los años 2009 y 2010, incrementado en 175 euros en 2011, por la sustitución y compensación del Plus de Extinción de Beneficios Sociales y actualizado en 2012 por el IPC más un 1%.

Además, los trabajadores de la empresa podrán percibir el importe de esta paga en cualquiera de los restantes meses del año, previa petición escrita del interesado y siempre que así lo solicite, incluso anticipando su cobro. Cuando es el caso, la solicitud deberá presentarse dentro del mes anterior al correspondiente a la nómina en que se pretenda que sea hecha efectiva la paga. En definitiva cuatro pagas, y dos de ella con cobro “a la carta”, en un colectivo que disfruta de una serie de beneficios complicados de ver y entender.

Más privilegios
Pero además tienen una serie de privilegios muy lejanos a la realidad laboral:
  • Once permisos para atender asuntos personales al año (seis de ellos con derecho a retribución)  
  • Cuarenta y dos días libres al año
  • Mejora de los permisos retribuidos, en cuanto a duración y supuestos, en caso de matrimonio de hijos, padres o hermanos. 
  • Permisos sin retribución, pero manteniendo alta en Seguridad Social, de hasta 30 días.  
  • Tratamiento como hijos de los menores en régimen de acogimiento familiar a efectos de excedencia para el cuidado de menores, jornadas reducidas, lactancia.  
  • Tarjeta regalo de Reyes para los hijos de los empleados.  
  • Pases familiares.  
  • Reducción en el precio del título de transporte para empleados y familiares (gratuito para cónyuges e hijos de trabajadores y jubilados).  
  • Equiparación de las parejas de hecho a los matrimonios. 
  • Póliza de seguro colectivo de vida.  
  • Horario laboral flexible en oficinas.  
  • Cómputo de antigüedad y reserva de puesto de trabajo durante todo el período de excedencia para atender el cuidado de hijos o menores en régimen de acogimiento.  
  •  Dietas de comida.  
  • Gestión de ofertas especiales en establecimientos comerciales.  
  • Préstamos personales sin intereses.  
  • 50 préstamos para primera vivienda que se conceden todos los meses. 
  • Ingresos de viudos y huérfanos en puestos de trabajo con independencia de los méritos

Esta es la realidad de los trabajadores de Metro que parece ponerse una venda respecto a lo que sucede alrededor: miles de Expedientes de Regulación de Empleo, 6.202.700 de personas, el 27,16%, en paro y quien les paga su retribución con su billete o abono de transporte por un lado, y los impuestos por otro, sufriendo las consecuencias.