Menú Portada
Irusta Gain SL cerró el 2009 con ventas de 1,3 millones de euros

La inmobiliaria de Karlos Arguiñano incrementó sus activos en 2,4 millones en los dos últimos años

Junio 5, 2011
pq_927_Karlos-Arguiñano.jpg

Veinte años después de saltar a la fama televisiva, Karlos Arguiñano sigue acaparando noticias y polémicas en la guerra de audiencias que cada día es más dura entre Antena 3TV y Telecinco. La última la ha tenido que dirimir Autocontrol. La Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial  estimó una reclamación de la cadena de Paolo Vasile contra la de José Manuel Lara Bosch –duelo de titanes-, por la emisión de una autopromoción en la que presumía del liderazgo de audiencia del programa de Karlos Arguiñano, cuando hacía semanas que ya no ostentaba esta posición.
Y es que en estas dos décadas, Arguiñano ha ido cambiando varias veces de programa y “casa”. En 1991 alcanzó una enorme popularidad cuando, un año después de conducir un programa similar en ETB, inició la presentación de un espacio diario de cocina titulado “El menú de cada día” en Televisión Española, revelación televisiva de la temporada, cadena que con diferentes cambios de nombre se mantuvo hasta el año 2004, cuando fichó por Telecinco. En el verano de 2010 zanjó el contrato que lo ligaba a esta cadena para firmar por Antena 3TV, dejando varios programas grabados y que Telecinco decidió no emitir.
El empresario vasco, inmune a la crisis, años ha creado todo a lo largo de estos años un emporio de empresas cuya bandera es la inmobiliaria Irusta Gain Sociedad Limitada. Constituida en 1997 en Vizcaya (posteriormente trasladada a Zarautz), con un capital de 120.250 euros, tiene como objeto social “la adquisición por cualquier título de fincas rusticas o urbanas, la promoción y construcción de estas y la administración, tenencia, explotación y arrendamiento”. Nada que ver con la cocina, como verán.

Acelerón en los dos últimos ejercicios

Más de trece años después de su creación, la crisis inmobiliaria no le ha afectado, si no todo lo contrario. En los dos últimos años ha multiplicado sus inversiones en inmuebles, que han pasado de 4,06 millones en 2007, hasta los 5,72 millones en 2008 y 6,41 millones en 2009. Y lo más importante, ha conseguido equilibrar sus propias ganancias y recursos conseguidos con endeudamiento, manteniendo igualadas sus cuentas.
Así, las partidas de reservas pasaron de 2,4 millones de euros a los 3,78 millones, como resultado de ganancias anteriores; mientras, en 2008 apostó por la deuda, ya que en el año anterior no tenía ningún importe por esta parida en el balance y en ese ejercicio pasó a los 1,88 millones de euros y a los 2,18 millones de euros en 2009. También -aunque la partida principal es la inversión en inmuebles-, mantiene 224.000 euros en inversiones en otras empresas del grupo.

Más inversiones, menores impuestos

El volumen de ventas de esta sociedad matriz de Arguiñano se ha mantenido estable con un repunte en el 2008: si en 2007 eran 1,3 millones al igual que en 2009, en 2008 llegaron a subir hasta los 1,8 millones. Eso sí, un claro ejemplo de como ha aumentado el ritmo inversor se aprecia en el gasto dedicado a las amortizaciones que, de 81.396 euros en 2007, pasó a los 334.230 euros en 2008 y a los 487.987 euros en 2009. Esto llevó a que los resultados descendieran, de 744.608 euros en 2007 a los 486.111 euros en 2009.
Este efecto fiscal también por supuesto se notó en pagar menos a la Hacienda Foral de Guipúzcoa, ya que como todo gasto, es deducible en el Impuesto de Sociedades. Y es que la crisis no es igual para todos y menos con comida de por medio.