Menú Portada
En un primer momento alegaban que la no presentación "es algo relativamente habitual en el tráfico mercantil"

La inmobiliaria de Emilio Aragón y Daniel Écija depositó las cuentas del 2008 y del 2009 tras las preguntas de extraconfidencial.com

Mayo 24, 2012

Más recortes y austeridad. Este es el único mensaje que ha quedado claro de la última reunión de líderes europeos, en la que ya se preparan planes de contingencia por si se produce la salida de Grecia de la zona euro. Ante ello, uno de los sectores en los que es sigue siendo más urgente “meter la tijera” es el de las empresas públicas, entre ellas,  Radio Televisión Española, pendiente aun del desbloqueo institucional. La televisión pública sin anuncios, cuesta millones de euros en impuestos, algo que no ha impedido continuar hasta ahora con sus gastos millonarios en deportes, programas o series que no tienen que luchar por liderar la audiencia por razones económicas. Así por ejemplo la cuarta temporada de Águila Roja costó 11,8 millones, esto es, 914.000 euros por capítulo, 11.424 euros por minuto.

Una cantidad desorbitada para los contribuyentes, pero no para Globomedia, la productora de esta serie, presidida por Daniel Écija que continúa con su trayectoria positiva con unos activos consolidados que superan los 95 millones de euros, de los cuales, 55 de ellos son patrimonio neto. Eso permite que se invierta en otros negocios, como la sociedad Gavec Inversiones Inmobiliarias SL, empresa dedicada al alquiler de bienes inmuebles y que preside Emilio Aragón teniendo como Consejeros Delegados al propio Daniel Écija y a Andrés Varela Entrecanales. 

Esta sociedad, según información del Registro Mercantil, tenía unos activos de 14,56 millones, 2 empleados, una facturación de 2,2 millones y un beneficio de 946.211 euros. El problema es que estos datos son del año 2007, ya que hasta hace unos días, estás eran las últimas cuentas presentadas.

Incumplimiento en la presentación de las cuentas

Ante esta irregularidad, extraconfidencial.com se puso en contacto con una portavoz de Globomedia que el 20 de abril excusó en primer lugar la no presentación ya que consideraba que “la falta de depósito en plazo de Cuentas Anuales es algo relativamente habitual en el tráfico mercantil y no supone falta de solvencia o solidez financiera alguna necesariamente” poniendo en duda a este medio y al propio Registro Mercantil, ya que tras remitirle un documento del propio Registro, fechado el día 10 de abril, afirmaba que al no llevar “la firma ni el sello de ningún registrador mercantil, podría no estar actualizado (lo que suele ocurrir con la información “online” que suministra el registro)”.

También aseveraba, tras confirmarle que tiene el Libro del Registro cerrado para cualquier acto, por este incumplimiento en el depósito, que “Gavec ha formulado sus Cuentas Anuales de los ejercicios 2008, 2009 y 2010, y las de los ejercicios 2008 y 2009 se han presentado en el Registro Mercantil para su depósito, si bien por defectos de forma no se registraron; la administración de Gavec está trabajando en la subsanación de los defectos; es por ello que el registro esta cerrado pero no se puede decir que hayamos incumplido la obligación formal de depósito de Cuentas Anuales“.

Marcha atrás

Estas afirmaciones cambiaron radicalmente tres días después. Tras la insistencia por este medio en la inexactitud de los argumentos de la empresa, se daba marcha atrás y confirmaba la no presentación de las cuentas: “La sociedad Gavec Inversiones Inmobiliarias no ha presentado ante el Registro Mercantil las Cuentas Anuales correspondientes a los ejercicios 2008 y 2009 por un error administrativo interno que está siendo subsanado en estos momentos. Esta circunstancia no obedece en ningún caso a una voluntad premeditada de falta de transparencia u ocultismo. Dejando a un lado la obligación formal de depósito de las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil, Gavec Inversiones Inmobiliarias está al día del resto de sus obligaciones fiscales y legales”.

El resultado, gracias a las advertencias de extraconfidencial.com,  es que esa misma semana, el 26 de abril, depositaban las cuentas del 2008 y el 2009, siendo validadas el 8 de mayo. Eso sí, continúan con el libro de registro cerrado por la no presentación de las cuentas del 2010, un acto que tenían que haber realizado antes de finales de abril del 2011.

Sanciones por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas

Y es que lo que desde la empresa consideraba “relativamente habitual” y sólo como “obligación formal”, puede acarrear sanciones importantes. En concreto, el incumplimiento de depositar, dentro del plazo establecido, las cuentas anuales, puede dar lugar a la imposición de una multa por importe de entre 1.200 a 60.000 euros, por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), previa instrucción del correspondiente expediente. Cuando la sociedad o, en su caso, el grupo de sociedades tenga un volumen de facturación anual superior a 6 millones de euros, el límite de la multa para cada año de retraso se eleva hasta los 300.000 euros.

La sanción se determinará atendiendo a la dimensión de la sociedad, en función del importe total de las partidas del activo y de su cifra de ventas, referidos ambos datos al último ejercicio que se haya declarado a la Administración tributaria. Estos datos deberán ser facilitados al instructor del expediente por la propia sociedad, y en el supuesto de no disponer de ellos, la cuantía de la sanción se fijará de acuerdo con la cifra de capital social, que será solicitará al Registro Mercantil correspondiente. Además, desde el 2008 no han legalizado los libros contables con lo que incumplen el reglamento del Registro Mercantil y el Código de Comercio, pudiendo ser también sancionados por Hacienda. Al no tener legalizados los libros contables existe la posibilidad de poder llevar una doble o triple contabilidad. En definitiva, puntos muy importantes que parecen desconocer o ignorar los gestores de una de las productoras más importantes de España.