Menú Portada
Ante la separación de su hijo Beltrán Gómez Acebo y Laura Ponte

La Infanta Pilar “exige” clemencia

Junio 2, 2009

Parece que no hay vuelta atrás en la separación matrimonial de Beltrán Gómez Acebo y Laura Ponte. Sin embargo, la Infanta Pilar, madre del él, les ha pedido que mediten e intenten solucionarlo.

pq_790_infantapilar.jpg

Parece que no hay vuelta atrás. Hace ya varias semanas que anuncié en exclusiva que el romance entre Beltrán Gómez Acebo y Laura Ponte no atravesaba por su mejor momento. Por aquel entonces, Beltrán se había instalado temporalmente en casa de su madre mientras Laura dormitaba en el domicilio conyugal. Pues bien, la situación podría haberse formalizado, pues según confirmó la periodista Stela Goñi en el programa ‘Tal cual lo contamos’, existe material gráfico obtenido durante la mudanza que tuvo lugar hace unos días. Me cuentan que doña Pilar de Borbón, la madre de él, anda estos días con la melena revuelta. Y no porque su fiel peluquera no se haya percatado de que su cabellera ha crecido considerablemente en los últimos días, sino porque no entiende el motivo por el que el matrimonio de su hijo y la maniquí de la mirada triste ha acabado rompiéndose en dos mil pedazos. Insisten en que la aristócrata les ha pedido que mediten pausadamente y busquen una solución rápida y eficaz para avivar la llamada de la pasión antes de que su decisión desemboque en tragedia judicial. A pesar de que hace meses que doña Pilar intuía que la relación de Beltrán y Laura era pura fachada, es ahora cuando la realidad ha empañado su mirada. Siempre creyó que la reconciliación llegaría ante la brisa veraniega. Craso error. Por eso ahora no es de extrañar que la Infanta haya exigido clemencia, quizás preocupada de la esperada separación salpique a esa Familia Real a la que, en tiempos de crisis, seguimos concediendo lujos y caprichos. Únicamente queda por saber si los protagonistas de esta historia firmarán de mutuo acuerdo el divorcio exprés o preferirán seguir la estela de Jaime de Marichalar y Elena de Borbón reinventando aquel archifamoso cese temporal de la convivencia. ¿Se puede ser más cursi?

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com