Menú Portada

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarín encaran sus momentos más difíciles tan unidos como hasta ahora: de la lealtad nunca se abdica

Enero 11, 2016
cristina iñaki

Mañana martes el rey emérito don Juan Carlos, que estas Navidades decidió pasar el Fin de Año en Santa Mónica, en el Estado de California, parte de viaje hacia la República de Guatemala para, continuando con la labor representativa que últimamente se le viene asignando, asistir a la toma de posesión del presidente electo, Jimmy Morales Cabrera, y quizá ya pueda llevar consigo información sobre lo que el futuro inmediato depara a su hija la infanta Cristina tras la primera sesión del macro juicio por el Caso Nóos, que comienza hoy en la Audiencia de Palma de Mallorca. Se abre por fin el proceso más temido por la Casa Real y más generador de angustia para la familia real en la historia reciente de la monarquía, y en este mismo día Diego Torres, ex socio de Iñaki Urdangarín, saca a la venta su libro publicado por la editorial Akal y titulado “La verdad sobre el Caso Nóos, que ya augura grandes ventas y no poca polémica añadida y que pareciera ser el último misil que éste quiere enviar a la Casa Real sin apearse de su tesis según la cual la casa real tenía control total de Nóoshabida cuenta de que tres de los cincos socios fundadores del Instituto, él mismo, Miguel Tejeiro, doña Cristina y Carlos García Revenga, eran personas con vinculaciones directas con el palacio de la Zarzuela que garantizaban el control total de la entidad por parte de ésta.

Una tesis con la que busca continuar defendiendo su inocencia, y por tanto también la de Urdangarín (yo creo que él es tan inocente como yo”, afirma), al tiempo que también sostiene -lanzando un órdago-, que su actuación no ha sido muy distinta de la de Pablo Iglesias en su paso por la Fundación CEPS, que percibió 3,7 millones de euros del gobierno de Venezuela (una administración pública), con los que se pagaron los salarios y los honorarios de los consultores de la institución. Lo que él hizo -afirma Torres en estos días-, es legal y ético, pero es exactamente igual a lo que hacía el Instituto Nóos”.

Carlos García Revenga, el mejor parado

Quizá Torres, cuyo libro se publica en un momento tan oportuno, apunta a una caza de brujas acorde al aire de los nuevos intereses de los nuevos tiempos, pero su afirmación del conocimiento de cuanto sucedía en Nóos por parte de Zarzuela viene avalada por la gran cantidad de correos electrónicos que obran en su poder y de los cuales solo una pequeña cantidad se ha filtrado a la prensa hasta el momento (afirma tener 500.000 documentos que aún no ha podido leer). Por otra parte, la publicación de su libro vuelve a sacar a la palestra a Carlos García Revenga, ex secretario de las infantas y persona de enorme influencia sobre ellas que, sin embargo, ha sido quien hasta el momento ha salido mejor parado en todo este espinoso asunto. Nada se sabe de él en los últimos meses, pues, si bien se dice que mantiene su amistad personal con doña Elena, no los hemos visto juntos en público desde hace largo tiempo, ni tampoco sabemos nada del curso de la demanda que en marzo hará un año que interpuso contra Zarzuela por lo que él continúa considerando como un despido improcedente que le ha dejado en la calle y en la ruina.

 garcia revenga

Pero lo que a primera vista parece un ataque a Zarzuela por parte de Torres también salva a la Casa Real ya que coloca a todos en la misma barca de la inocencia, y así mismo exculpa a García Revenga pues ayer domingo él mismo manifestaba en La Sexta a la periodista Ana Pastor: “¿Hay algo incorrecto en el comportamiento de la Casa Real, del jefe de la Casa Real o de Carlos García Revenga? No. Siempre sostendré que ellos han actuado bien. Ellos revisaban lo que nosotros hacíamos: decían que estaba muy bien hecho y que adelante”. Son pocos los que aún creen en el desconocimiento por parte de la infanta Cristina de cuanto sucedía en Nóos, pero algunos que la conocen bien y que aún le otorgan el beneficio de la duda y la presunción de inocencia, entre quienes se encuentran personas de su entorno, no dudan en dejar entrever el enorme ascendente que García Revenga ha tenido sobre ella y sobre du hermana doña Elena, hecho que explicaría la confianza plena que ella, crecida y educada en un universo de realidades muy distintas, siempre depositó en él.

Lealtad incólume de doña Cristina hacia su marido

Pero mientras esperamos los resultados de esta primera jornada de un largo, prolijo, y desasosegante proceso que después de hoy quedará detenido hasta el comienzo de las declaraciones de los inculpados el próximo 9 de febrero, doña Cristina ha querido voluntariamente transmitir a través de su abogado, Miquel Roca, que su lealtad hacia su marido se mantiene tan incólume como hasta ahora. Una confianza quizá tan ciega como la depositada en García Revenga, algunos de cuyos correos electrónicos, que dan fe de su buen entendimiento con Iñaki Urdangarín, hemos podido leer. Doña Cristina, a quien no hemos visto pasar por Madrid desde que el pasado octubre se personase en el funeral por el infante don Carlos en El Escorial, quizá será salvada in extremis por la aplicación de la famosa Doctrina Botín.

Pero mientras la decisión más dolorosa se desvela,  el pasado viernes Miquel Roca afirmaba rotundo que no nos tiene que doler que las parejas se entiendan y se quierany añadía que la infanta, que siempre se ha enrocado en su alegación de inocencia, está dispuesta a asumir su presencia en el proceso con tranquilidad y convencimiento”. Nada parece por tanto quebrantar el vínculo de lealtad que une a doña Cristina con su esposo, junto a quien ha decidido ir de la mano en su prueba más difícil, lo cual es una actitud que no sorprende en la nieta de los reyes Pablo y Federica de Grecia que siempre supieron transmitir con su comportamiento y con su ejemplo personal que la lealtad es un valor del que no se puede abdicar, y menos aún en el seno de la familia.

Ricardo Mateos