Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

La incómoda coyuntura de Florentino Pérez: Vender a Gareth Bale sería deshacerse de uno de sus protegidos

Agosto 30, 2017
bale renovacion

Ahora mismo hay dos nombres que sobresalen en las tertulias madridistas: Marco Asensio y Gareth Bale. Uno por bien y otro por mal. A uno se le llena de alabanzas y a otro se le empieza a cuestionar en alto grado. A estas alturas no es difícil adivinar quién es quién en este juego. El chico de moda es Marco Asensio y el señalado del momento es Bale. Por ahí pasaron pesos pesados del vestuario como Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos. El Santiago Bernabéu no tiene piedad, esa misma que el futbolista luso suplicó en varias ocasiones. El zaguero de Camas definió esta situación como un “toque de atención que nunca está de más”. Casi todos los jugadores blancos han vivido algo similar y se han sentido solos en ese momento. Así que ahora el apoyo que muestran a sus compañeros es ciertamente ambiguo. Que cada palo aguante su vela.

Una parte del público del Bernabéu es más maleable que exigente: se mueve según los dictados de determinados foros virtuales o televisivos. Así, el propio Ramos ha estado en el ojo del huracán por motivos extradeportivos. No parecía casualidad que esos momentos de tensión tuviesen un principio y un final marcados. Cuando dejó de interesar tildar a Ramos de pesetero, volvió a ser el capitán idóneo. Y cuando Cristiano siguió ganando “Balones de Oro”, dejó de ser ese jugador que había que vender lo antes posible. En el caso del portugués, estas ‘campañas’ van y vienen, fruto también de su modo de hacer las cosas. Hoy se quiere ir y mañana es el Robin Hood en contra de la injusticia arbitral.  Algunos de esos toques de atención parece que vienen de más arriba.

Lo de Bale es diferente porque sí que se puede decir que es espontáneo y que responde claramente a una realidad patente dentro del terreno de juego. La gente se ha dado cuenta de que el galés, hoy por hoy, no está para ser uno de los intocables de la plantilla. Con Benzema -otro de los preferidos del presidente- hay más bula porque es un jugador que aporta más que quita. Su intermitencia y su aparente indolencia pueden llegar a desesperar a la grada (también fue pitado el pasado domingo), pero su cualidad es incuestionable. Es un delantero diferente, con movimientos inteligentes y una gran facilidad para leer el juego, que ayuda sobremanera a su equipo.

Bale, el futuro ‘Balón de Oro’ para Florentino

Gareth Bale llegó al Real Madrid el 1 de septiembre de 2013, después de un verano cargado de negociaciones, rumores y vaivenes. Fue un culebrón que se prolongó hasta el último día de mercado. Curiosamente, la hipotética salida del galés en esta ventana se produciría de la misma manera: a última hora, aunque de una manera más inesperada.

Florentino Pérez apostó por el prometedor futbolista desde el principio. Quería convertirlo en el próximo ‘Balón de Oro’, en el sucesor del duopolio Messi-Cristiano. Y ese puesto finalmente fue para Neymar, estrella indiscutible de este mercado de verano. Bale ha tenido momentos de brillantez, pero han sido espaciados y no tantos como se esperaban. Su repercusión en el juego del equipo ha distado mucho de lo que se preveía en un principio. De hecho, los mejores momentos del Madrid la pasada temporada tuvieron lugar cuando él no estaba en el equipo. Antes se abogaba por Isco en su lugar y ahora por Asensio. Cualquiera que no sea el galés.

Así las cosas, Florentino se encuentra en una tesitura complicada: deshacerse de Bale sería, de algún modo, reconocer públicamente un error. Desprenderse de su fichaje fetiche, ese que abanderó desde un principio incluso por encima de Cristiano, no es sencillo para el máximo mandatario del Real Madrid. El extremo firmó su renovación en octubre de 2016 y su relación contractual se extiende ahora hasta el año 2022. Según varios informes, su cláusula asciende a los 1.000 millones, cifra astronómica que obligaría a cualquier club a negociar. Es decir, si se le da salida nunca será por su cláusula, con lo que implícitamente habría un deseo de vender al jugador por parte del club. No es probable que esto pase, pero no se vislumbra una temporada fácil para Gareth Bale. Tampoco para sus defensores.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99