Menú Portada
El gran tapado de la presunta corrupción en la entidad crediticia madrileña

La imputación de Miguel Crespo en el caso Bankia puede salpicar al Gobierno del PP y al ministro de Economía, Luis de Guindos

Junio 13, 2013

800×600

Crespo, abogado del Estado en excedencia, escribió como coautor en el libro "España, claves de prosperidad”, coordinado por De Guindos y presentado por José María Aznar
Fue subsecretario de Economía en el Gobierno de Aznar junto a De Guindos y Rodrigo Rato, convirtiéndose en la mano derecha de éste último dentro de Bankia como secretario general

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}


El Ministerio de Economía y el Gobierno de Mariano Rajoy están muy preocupados por las derivadas que está tomando el caso Bankia tras la imputación de Miguel Crespo Rodríguez, todavía secretario del consejo de administración de Bankia y de su matriz, el Banco Financiero de Ahorros (BFA).

Hace escasos días, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, titular del Juzgado Central número 4, le citaba a declarar como imputado en el caso Bankia, junto a los también nuevos imputados: el director general de este organismo, Manuel Lagares; el ex director general adjunto de Auditoría Interna de Bankia, Miguel Ángel Soria, y el ex director general Financiero y de Riesgos de Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj, imputado también en el denominado caso Blesa, que lleva el juzgado de Instrucción nº 9 de Madrid y que ha llevado a la cárcel al ex presidente de esta entidad crediticia madrileña, Miguel Blesa de la Parra

Hasta ahora nadie daba una explicación solvente de por qué Crespo Rodríguez no había sido llamado a declarar en este procedimiento judicial, convirtiéndose en el gran tapado del caso Bankia, máxime cuando a día de hoy sigue siendo todavía secretario general de la entidad crediticia. Desde la entidad bancaria daban una mínima explicación a esta destacada ausencia judicial: “hasta el momento sólo se ha llamado a declarar a consejeros, y no a todos. Y Miguel Crespo nunca ha sido consejero”.

Pero ahora la imputación de Crespo afecta directamente al ministro Luis de Guindos, ya que el ministro de Economía de Rajoy afirmó el pasado domingo en un programa de televisión que la salida a Bolsa de Bankia había sido “un grave error”. El folleto para la salida al parqué que fue enviado a la CNMV fue firmado por Francisco Verdú, consejero delegado de Bankia, y Miguel Crespo, como secretario del Consejo se limitó a su función de a certificar su envío al organismo rector de los mercados de valores en España. Crespo Rodríguez que entró en la entidad junio de 2010 de la mano de Rodrigo Rato, con el que ya había estado a sus órdenes como subsecretario de Estado de Economía, entre los años 2000 a 2004. Precisamente en este tiempo coincidió con Luis de Guindos en las tareas de gestión del poder político económico, ya que éste fue su jefe superior desde el año 2002 al 2004, periodo en el que De Guindos ocupó el puesto de Secretario de Estado de Economía, durante el último gobierno de José María Aznar.

Carrera profesional en la Administración del Estado

Miguel Crespo Rodríguez, nacido en Ponferrada (León) en 1961, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y Abogado del Estado en excedencia. Hasta su incorporación a Caja Madrid, ocupó el puesto de secretario general de ING Direct España. Su carrera profesional en la Administración del Estado también ha sido muy prolija. Primero a las órdenes del ministro socialista de Economía Pedro Solbes, luego como secretario del consejo de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, hasta ocupar, en el año 2000, el cargo de subsecretario de Economía, época en la que Rodrigo Rato estaba al frente de la vicepresidencia económica, y en la que como ya se ha mencionado coinxcido con de guindos, que era su jefe directo

También es autor de diversos artículos y publicaciones. La más significativa la que materializó con el hoy ministro de Economía, Luis de Guindos, y que fue presentada en lor de multitudes por José María Aznar, Mariano Rajoy y el propio Guindos en abril de 2010. Se trata del libro “España, claves de prosperidad. Ocho años de estabilidad y crecimiento”, una obra de la editorial Gota a Gota, de la Fundación FAES, donde se exponían las principales líneas de la política económica de los gobiernos del Partido Popular .El libro estaba coordinado por Luis de Guindos y prologado por José María Aznar, y en su elaboración también participaron, entre otros, Carmen Becerril, Lorenzo Bernaldo de Quirós, Valentín Bote, Pilar del Castillo, Luis Gámir, Mario Garcés, Alberto Nadal, José Manuel Romay, José Félix Sanz, Baudilio Tomé y el propio Miguel Crespo, cuya carrera profesional está vinculada al Partido Popular. Tanto que en la primavera de 2004 recibió la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica junto a otros ex altos cargos populares, como Luis de Guindos, Miguel Ángel Cortés, Estanislao Rodríguez- Ponga, Ignacio Astarloa, Luis Alberto de Cuenca , Jorge Fernández Díaz o Alfredo Timermans, entre otros.

La ahora imputación de Crespo en el caso Bankia se ha producido a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, que eleva de esta forma las imputaciones a un total de 38 personas, entre las que se encuentran 32 miembros del antiguo Consejo de Administración de la entidad financiera que presidía Rodrigo Rato, todas acusadas de delitos como falsedad, administración desleal o fraudulenta, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida.

Notas y correos electrónicos

La Fiscalía Anticorrupción ha percibido el supuesto papel activo que Crespo Rodríguez desempeñó en la salida a Bolsa de Bankia, tal y como también han declarado ante el juez Andreu varios consejeros imputados de la entidad madrileña. Así, José Rafael García Fuster, ex consejero del Banco Financiero de Ahorros (BFA), la entidad matriz de Bankia, le señaló como el autor de un correo electrónico institucional, enviado el 27 de abril de 2012, en el que venía a cuestionar y desmentir un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el que ya se cuestionaba la solvencia de Bankia. También se ha presentado ante el juez una nota suya enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que aludía a que se iban a solventar una serie de problemas formales detectados en las primeras cuentas de Bankia del 2011, donde se publicaron unos beneficios de 309 millones de euros. Argumentaba que Bankia no pudo comunicar sus cuentas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) porque “la configuración de la información remitida no permitió utilizar el sistema informático preceptivo”.

El mencionado correo electrónico enviado a los consejeros señalaba que: “Debido a la extensión y configuración técnica del documento a remitir por Bankia, ésta no pudo remitir la información solicitada hasta última hora del jueves 3 de mayo, lo que hizo imposible que las cuentas estuvieran disponibles hasta esta mañana“, para añadir que en el momento de la convocatoria de la Junta de Accionistas, prevista para la segunda semana del mes, el informe estaría “disponible” y se remitiría a la CNMV. Como justificación a estos e mails enviados por Miguel Crespo, dicen en la entidad bancaria que Crespo nunca los enviaba en nombre propio, sino que lo hacía por indicación del entonces presidente Rodrigo Rato y que, incluso, así lo reflejó en alguno de ellos.

También, según obra en la causa, el secretario del Consejo de Administración de Bankia envió el 4 de mayo de 2012 un correo institucional explicando las razones por las que la entidad había depositado sus cuentas relativas a 2011 sin el informe de auditoría correspondiente. Crespo explicaba en este comunicado que el informe de auditoría se había retrasado por la “complejidad” del “grupo nuevo” que se había creado durante ese ejercicio. Sólo tres días después de que el correo fuera enviado, Rodrigo Rato anunció su dimisión y fue sustituido por José Ignacio Goirigolzarri, que reformuló el balance de cuentas de la entidad con unas pérdidas que alcanzaron los 2.979 millones de euros y que mantuvo a Crespo en su puesto.

Pero lo más significante para la Fiscalía Anticorrupción es su papel, en la Oferta Pública de Suscripción (OPS) cuyo folleto se publicó en la CNMV el 29 de junio de 2011. Ya en su día Extraconfidencial.com dio en primicia informativa de que la directora general de los Servicios Jurídicos de la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV), Sol Bourgon Camacho, a su vez secretaria del Consejo de la CNMV, se negó a firmar la salida a Bolsa de Bankia y pidió a una de sus funcionarias -una técnico de nivel 7-, que firmara el expediente.

Ante esta “huida” meditada y estudiada de Sol Bourgon, con el fin de eximirse de toda responsabilidad futura, la firmante del documento de salida a Bolsa de la entidad crediticia, que por entonces presidía Rodrigo Rato, fue una abogada de base sin responsabilidad alguna dentro del escalafón de la CNMV, que no tuvo más remedio que acatar las órdenes ante las presiones habidas. Fuentes de la CNMV aseguraron por entonces a Extraconfidencial.com que de esta manera “todo el escalafón de arriba se lavaba las manos, ante lo que ya se veía venir”.

Por eso, mucho tendrá que investigar y “a fondo” el juez Fernando Andreu si de verdad quiere llegar al fondo de esta trama financiera, con grandes vinculaciones políticas y empresariales de poder.

Y en cuanto a la salida a Bolsa de la entidad (“un grave error”, según Luis de Guindos), nadie puede alegar ahora ignorancia, ya que quien certificó era y es un gran conocedor de la legislación en la materia, como subsecretario de Economía del Gobierno de España que fue con el Partido Popular. Y que además era el representante mas activo de Bankia ante el Banco de España y ante los demás supervisores financieros. Pero el caso se agrava más ya que muchos de los imputados por salvar su responsabilidad están insinuando actuaciones discutibles por parte del ex ministro Rodrigo Rato, otro alto cargo más del PP de Aznar en la cuerda floja, muy floja.

Juan Luis Galiacho