Menú Portada

La importancia capital de acabar como líder de grupo: si España es segunda se medirá con Italia en octavos e irá en el cuadro con Francia, Alemania e Inglaterra

Junio 21, 2016

La selección española necesita al menos un empate para acabar en primer lugar del grupo D

morata seleccion

Aunque las sensaciones que ha dejado el combinado nacional en los dos primeros partidos (sobre todo ante Turquía) han sido extremadamente positivas y la clasificación para octavos ya está asegurada, el partido de este martes ante Croacia (21:00 horas, estadio Matmut Atlantique de Burdeos) no es, ni mucho menos, un trámite. Y es que existe una gran diferencia entre acabar primero o segundo de grupo.

Acabar primero allana el camino hasta semifinales

A la selección española le basta un empate para terminar liderando su grupo. Si esto sucediera, se enfrentaría a un tercero, que saldría de los siguientes grupos: B, E y F. La clasificación del grupo B ya la conocemos: Gales finalmente fue primera, Inglaterra segunda y Eslovaquia tercera. No obstante, lo que se deduce del complejo cuadro de emparejamientos realizado por la UEFA es que existen muy pocas posibilidades de que España haya de enfrentarse ante Eslovaquia, tercero de este grupo. Los grupos E y F están aún abiertos: el miércoles conoceremos su desenlace pero ya sabemos que Italia nunca podría ser oponente de España en octavos, ya que matemáticamente acabará primera de su grupo. Así, Portugal sería uno de los rivales más difíciles en la primera ronda eliminatoria, siempre y cuando terminase en tercer lugar.

Ganando la ronda de octavos, España tendría un rival asequible en cuartos. Ahora mismo, ese rival saldría del hipotético cruce entre Suiza y Polonia, siempre y cuando Alemania terminase liderando su grupo. El contendiente más complicado de batir -ni mucho menos coco- llegaría en semifinales, donde los hombres de Vicente del Bosque se podrían enfrentar a Gales. Si España termina en el primer lugar de su grupo, jugará el próximo sábado 25 de junio a las 21:00, en el estadio Felix Bollaert de Lens.

Ser segundos condena a la selección a un cuadro duro

Si España cae ante Croacia y acaba en segundo lugar de su grupo, el cruce ya es definitivo: se enfrentará a Italia en octavos de final, en un partido que se disputará el próximo lunes 27 de junio a las 18:00 horas, en el Stade de France (más conocido como Saint-Denis), en París. Además, en esa parte del cuadro estarán ya seguro la anfitriona, Francia e Inglaterra, que terminó segunda de su grupo (ambos equipos pueden ser rivales en cuartos). Posiblemente a estos combinados habrá que añadir a Alemania, otra de las grandes potencias de este torneo. De esta forma, un posible camino de la selección nacional a la final en esta parte del cuadro sería el siguiente: Italia en octavos, Alemania en cuartos y Francia en semifinales. Casi nada.

Como mucho cuatro cambios ante Croacia

Vicente del Bosque es completamente consciente de la importancia de acabar como primeros de grupo y no hará una revolución en su once inicial ante Croacia. En el choque ante los balcánicos, según lo que se ha podido ver en las últimas sesiones de entrenamiento, no se esperan más de tres cambios. A falta de lo que decida en la portería (si dar quizás los últimos minutos a Casillas en un gran torneo o sigue confiando en De Gea), se esperan, a lo sumo, cuatro cambios. En defensa, Bellerín y Azpilicueta tienen opciones de suplir a uno de los laterales titulares (Juanfran o Jordi Alba). En el eje de la zaga San José o Bartra podrían entrar por Ramos o Piqué, aunque Vicente del Bosque siempre se ha mostrado reacio a cambiar a la pareja de centrales. Por otra parte, en el centro del campo, Koke se vislumbra como posible titular, en detrimento de Cesc Fábregas. En la delantera, el cambio previsto sería el de Aduriz por Morata. Será, en cualquier caso, un equipo de garantías.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99