Menú Portada
Llegó a llamarla zorra y puta

La impactante denuncia de Natalia Álvarez a Rafi Camino

Octubre 13, 2010

Rafi solía pernoctar en la citada bodega, siendo frecuente que en diversas ocasiones se cayera por la escalera por su falta de equilibrio, rompiese muebles y que despertase a la denunciante a gritos irrumpiendo bruscamente en el dormitorio con el único fin de insultarle sin causa aparente. Términos como puta, zorra, loca o inútil era, según la denuncia, habituales en él. Incluso en presencia de su hijo y también de amigos comunes a la pareja.

pq_922_nataliaextra.jpg

Natalia Álvarez se enfrenta a uno de sus peores momentos personales. Ella, siempre ajena a las polémicas de su familia postiza, ha denunciado a su ex marido, Rafi Camino, por un presunto delito de malos tratos psicológicos ocurridos durante su matrimonio. Al parecer, en los dos últimos años, Rafi insultaba y vejaba a Natalia de forma constante. Un comportamiento, supuestamente motivado por su fuerte temperamento y una frecuenta ingesta de bebidas alcohólicas, concretamente desde que el denunciado abrió un negocio de cervecería en la localidad de Boadilla del Monte. Rafi solía pernoctar en la citada bodega, siendo frecuente que en diversas ocasiones se cayera por la escalera por su falta de equilibrio, rompiese muebles y que despertase a la denunciante a gritos irrumpiendo bruscamente en el dormitorio con el único fin de insultarle sin causa aparente. Términos como puta, zorra, loca o inútil era, según la denuncia, habituales en él. Incluso en presencia de su hijo y también de amigos comunes a la pareja.
 
En otras ocasiones, el denunciado parecía disfrutar menospreciando a la denunciante profiriendo contra ella frases del tipo: “eres una inútil que no sirves para nada y que sepas que te voy a dejar, eres una enferma, tienes que ir al psicólogo, no puedo vivir con una loca celosa”. Tremendo. Más aún la situación de desamparo en la que, al parecer, ha dejado a su hijo menor, pues desde que abandonó el hogar familiar en septiembre de 2009, no ha hecho frente a ningún gasto. Desde el mes de junio del presente año, el denunciado no ha vuelto a abonar la cuota de la hipoteca de la casa que ocupan su todavía esposa y su hijo. Además, tal y como se relata en la denuncia a la que he tenido acceso, en su cacareado enfrentamiento también hubo un momento de alta tensión física, pues Rafi le obligó a bajar del coche, le tiró un bolso por la ventanilla y emprendió la marcha dejándola allí tirada al inicio de la autovía y llorando. Rafi no mostró ningún signo de arrepentimiento.
 
Más sorprendente es, sin duda alguna, uno de los hechos que, al parecer, ocurriendo meses después de la separación. El hijo común después de pasar unos días con su padre, le preguntó a su madre con cierto desazón: “¿Por qué papá te llama zorrilla?”. Escabroso. Debería ser condenado por semejante barbaridad. De momento, a la espera de que la Audiencia Provincial decida si este hecho se juzgará como delito de malos tratos psicológicos o como una falta de injurias y amenazas, Natalia intenta reponerse de los varapalos recibidos públicamente: “Sé que voy a salir victoriosa”, dice cuando se le pregunta.
 
Por Saúl Ortiz