Menú Portada

La hija pródiga de Zapatero vuelve al hogar tras ejercer de “okupa” en un edificio de Sevilla

Noviembre 18, 2010
pq__laurita.jpg

¿Recuerdan? No hace mucho les informábamos que una de las camisetas de la Selección Española de Fútbol, Campeona del Mundo, la perteneciente a David Villa, pasaba a manos de Laura Rodríguez Espinosa, la hija mayor del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.  De esa manera, pese a los intentos del Palacio de La Moncloa, retornaba a la actualidad mediática la familia del líder del PSOE. Un reencuentro con la actualidad tras la que se armó cuando se publicó la foto, que reproducimos, en la que se puede ver al matrimonio Obama con Rodríguez Zapatero y Sonsoles Espinosa y sus dos hijas.  La Agencia EFE censuró la fotografía de las hijas de Zapatero en la ONU, ya que Moncloa recordó que “el presidente no quiere que salgan”. La instantánea quedó congelada en los archivos de la Agencia, que preside, Alex Grijelmo desde el mismo momento en que, desde la secretaría de Estado de Comunicación, tras tener conocimiento de su existencia, se telefoneó a la dirección de Efe para “recordar” que José Luis Rodríguez Zapatero y Sonsoles Espinosa, “amparados por el derecho legal que les asiste“, no desean que se difundan fotografías o imágenes de sus hijas”.
Poco después, la hija mayor del presidente del Gobierno, la mencionada Laura Rodríguez Espinosa, optó por independizarse y abandonar el domicilio familiar para convivir junto a su pareja. Dicen que “en una especie de comuna”. Este periódico contactó con el departamento de Comunicación de presidencia del Gobierno con el fin de contrastar la información. La respuesta fue escueta y contundente: “Sobre la vida familiar y privada del presidente del Gobierno no sabemos ni queremos saber nada. Y, por supuesto, no realizamos ningún comentario”. 
Bueno, pues ahora resulta –como dice la canción de una famosa marca de turrones “vuelve, a casa vuelve, por Navidad”-, que Laura ha regresado al Palacio de La Moncloa junto a su familia tras ejercer de “okupa” en un edificio de Sevilla. Allí se instaló en compañía de su pareja y de algunos que otros amigos. Ante la denuncia del propietario del edificio, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado –la Brigada Anti sistemas-, se personaron en el inmueble. Lo rodearon, conminaron a los “ocupantes” a deponer su actitud y no actuaron. Órdenes de arriba lo prohibieron. Pidieron tiempo para intentar convencerla. Y lo consiguieron.
 Así que vuelve la tranquilidad a la familia Zapatero-Espinosa. No huno denuncias ni detenciones. Cosas del poder. Y, como siempre, presidencia del Gobierno ni afirma ni desmiente.