Menú Portada

La Hacienda de Guipúzcoa, en poder del PNV liderado por Urkullu, multiplica sus casos de corrupción: el presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, Kutxabank, fábricas de electrodomésticos y constructoras, todas vinculadas al presunto fraude de las SPEs

Mayo 5, 2016
aperribay

Como publicó Extraconfidencial.com en primicia informativa, Jokin Aperribay Bedialaunetapresidente de la Real Sociedad, ha sido investigado y sancionado por la Hacienda Foral de Guipúzcoa por defraudar al Fisco. El montante total de la sanción a sus empresas familiares asciende a unos 12 millones de euros, por tan solo tres ejercicios, en unas actas que este alto dirigente del fútbol profesional español ha firmado en disconformidad por lo que se ha abierto procedimiento judicial por vía administrativa. Actualmente el PNV trata de tapar y condonar todos los casos de fraude fiscal masivo de empresas y empresarios afines a su partido ahora que nuevamente controla la Hacienda Foral de Guipúzcoa, tras un período en el que dicha institución con Xabier Olano, de Bildu al frente, destapó todo el fraude fiscal que se encontró.

Jokin Aperribay, y a su familia, se les abrió una Inspección Fiscal por parte del Departamento Tributario de la Hacienda Foral en relación a dos Sociedades de Promoción de Empresas (SPEs), creadas “ad hoc”. El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, aparece en las SPEs como administrador junto a su hermano Ibón Aperribay. Fue bajo el mandato de Bildu cuando se abrió simultáneamente una Inspección Fiscal a 106 SPEs localizadas en todo Guipúzcoa. Y es ahora cuando el Partido Nacionalista Vasco (PNV), y la Hacienda Foral de Guipúzcoa se hallan moviendo todos sus hilos para intentar condonar esos importes con el fin de que no cunda el pánico entre sus filas de empresarios y empresas cercanas al partido, muchas de ellas y de ellos endogámicos con el PNV.

Arrese, el cerebro

Llama también poderosamente la atención que la propia Kutxabank, asesorada por el abogado bilbaíno Javier Muguruza Arrese, del despacho Muguruza & Gometza Abogados, ha decidido firmar actas en conformidad con la Hacienda Foral de Guipúzcoa de dos SPEs, dando carta de naturaleza al fraude fiscal ahora admitido por la caja vasca. Un hecho que ha creado un “tsunami” en la calle al no entender el guipuzcoano de a pie cómo la caja vasca, ahora en manos bilbaínas, pudo defraudar durante tanto tiempo, algo que es sencillo entender por la permisividad del PNV con Kutxabank. Una permisividad solo interrumpida por la llegada de Bildu durante cuatro años, tanto a la Diputación Foral de Guipuzcoa como a la Hacienda Foral y al Ayuntamiento donostiarra, instituciones claves todas ellas.

javier muguruza arrese
Javier Muguruza Arrese

Hay que mencionar que Javier Muguruza Arrese fue director de Hacienda de Bizkaia, y expulsado de su puesto tras varios casos de corrupción que implicaron al responsable de la Hacienda Bilbaína, Juan Ramón Ibarra. Fuentes solventes, cuentan la anécdota de que las visitas de Ibarra a la Hacienda Foral de Guipúzcoa ponían nervioso al director de la Hacienda Foral, Pedro Mari Ruiz de Azúa, ya que Ibarra siempre iniciaba las reuniones con una frase mítica “Dejaros de rollos, y vámonos a comer. ¿Qué es que en este pueblo no se come bien o qué hostias?”. Comidas, que ahora echará de menos con el régimen de pollo al vapor y verduras sin aliñar en la cárcel vizcaína, en la que ha sido condenado a permanecer por un período de cuatro años y medio.

Javier Muguruza Arrese, miembro de la Junta Arbitral del Concierto, vuelve a moverse como pez en el agua en las Instituciones vascas, tirando de su estrecha relación con su cuñada, la presidenta del Parlamento Vasco a propuesta del PNV desde noviembre de 2012 –Bakartxo Tejería Otermin-, precisamente casada con Joanes Labayen, apodado en el Colegio de Abogados como el “arramplador de minutas”, tanto de la Diputación Foral de Guipúzcoa como del Ayuntamiento donostiarra, ahora en manos del PNV también.

Por el mismo tema de las SPEs, el conocido productor José Luis Moreno y el tenista Rafael Nadal han tenido que regularizar sus deudas con la Hacienda Estatal mediante el pago de una importante sanción. Por ejemplo, Nadal pagó 20 millones de euros tras el supuesto engaño que sufrió por parte de CIALT Asesores -Sunion Abogados-, despacho del vicepresidente de la Real SociedadAngel Oyarzun, que le prometió pagar un tipo inferior al 1% si tributaba en Guipúzcoa. De ahí, que el número uno del deporte nacional no quiera volver a saber nada más de estos asesores guipuzcoanos con los que ha roto cualquier tipo de relación: CIALT Asesores – Sunion Abogados.

aperribay con un alto directivo de sunion
Jokin Aperribay con un alto directivo de Sunion

Acólitos del PNV

La Familia Aperribay, utilizando a los mismos asesores, creó sus dos SPEs propias que les permitían evitar el pago de impuestos hasta reducirlos a un tipo cercano al 0% en los años 2005 a 2006 ya prescritos; así como 2007 a 2011, en este caso los abiertos a inspección por el departamento de la Hacienda Foral, regida en esos momentos por Bildu.

Ahora, Jokin Aperribay tiene que torear un difícil envite, en donde quizá le ayuden, como en otros muchos casos que salpican a la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D., los dirigentes del PNV que le auparon a la presidencia de la sociedad deportiva donostiarra y que crearon esa laguna fiscal, ajena al marco regulatorio, para beneficiar a unos empresarios en detrimento de otros. Un coladero fiscal para regocijo de unos privilegiados, siempre afines al PNV. Una situación que convirtió a Guipúzcoa en una suerte de paraíso fiscal panameño para todos aquellos que dispusieran de tres millones de euros, contrataran con ciertos despachos especializados en asesoramiento fiscal muy afines al Partido Nacionalista Vasco que “fabricaban en serie” las SPEs (al módico precio de entre 100.000 y 300.000 euros). Y que, sin el menor de los escrúpulos, recibían el “certificado de calidad” de la propia Institución tributaria vasca y de su Subdirectora de Inspección, María del Coro Pereiro, ahora imputada por los juzgados de Donostia, imputación que podría también extenderse a la inspectora Sonia Juárez Ortego de su mismo departamento en la Hacienda Foral, sita en el Paseo de Errotaburu, de San Sebastián.

Hay que señalar que fueron Rafaela Moreno y Julio Astudillo, ambos del Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE), quienes, desde Juntas Generales de Guipúzcoa, cuestionaron al entonces Diputado General de BilduMartín Garitano, para que investigara las Sociedades de Promoción de Empresas y su flagrante ilegalidad. Un supuesto coladero para los amiguetes del PNV, (Aperribay, Kutxabank, Elektra, Suquia, Amenabar, etc…y así hasta 106 expedientes que obran en nuestro poder), al objeto de no pagar impuestos en Guipúzcoa. Tras la solicitud socialista, Martín Garitano se comprometió a acabar con dicho fraude,  promoviendo ulteriormente la Inspección Fiscal de las 106 sociedades existentes, pero hallándose desperdigada dicha labor inspectora entre un racimo de diferentes departamentos dentro de la Institución de la Hacienda Foral.

La familia Aperribay y Arrola 2005

Ilustres apellidos de residentes guipuzcoanos -vinculados en gran parte al sector inmobiliario y de electrodomésticos-, bajo el hipotético lema “ponga una SPE en su vida”, se sintieron amparados y legitimados para no pagar ni un solo euro de impuestos durante los años 2005 a 2011, ambos inclusive, por los pingües beneficios obtenidos en la época de bonanza económica.

Los registros mercantiles en torno a las empresas de la familia Aperribay señalan una SPE de nombre Arrola 2005, con domicilio social en la Avenida de Tolosa 11 de Donostia, que casualmente coincidía con la sede del despacho de asesoría fiscal Alt Norte, actualmente Cialt, con domicilio social ahora en la Avenida de la Libertad de Donostia, y recientemente trasladados a la Avenida de Tolosa 75, también en Donostia-San Sebastián, despacho que ha servido de refugio y cobertura a decenas de Sociedades de Promoción de Empresas, como la propia Justicia ha señalado.

Fue en las mismas fechas a la constitución de esta SPE, y con la idea de escapar del área de influencia de la Hacienda Estatal, cuando la sociedad Global Sapuri SL, con domicilio en Madrid, calle Pradillo nº 5, dedicada a la promoción inmobiliaria, y con un único administrador, Jokin Aperribay, trasladó su domicilio al Paseo de Errondo nº 4, de Donostia, donde curiosamente esta estructura societaria solamente tenía un buzón de correo. Así, de esta manera, parte del entramado de sociedades de la familia Aperribay, que generaban los beneficios, se aprovecharían de los “préstamos participativos” a la SPE Arrola 2005 SL; eliminando entre todos esos años de manera prácticamente absoluta el pago de impuestos.

El modo de actuación fue similar a otras SPEs creadas por Cialt. Este despacho de asesoría legal y tributaria tenía en la reserva, a la espera de ejercer de “madre de alquiler”, empresas previamente constituidas con el capital social mínimo exigible y legalmente establecido, y un Consejo de Administración constituido por un único administrador, del propio despacho o vinculado con éste. Para el caso de Arrola 2005 S.L. se utilizó a Iñaki Ansoateguiex técnico de la Hacienda Foral de Guipúzcoa. Cuando un cliente acudía con la esperanza de la concepción y nacimiento de una SPE se ponía en marcha el protocolo establecido: propuesta a la Hacienda Foral, consentimiento por parte de la Institución, introducción de al menos 3.000.000 de euros a modo de ampliación de capital (que en el caso de la familia Aperribay fue de 10.041.009 euros).

Nuevos problemas para Aperribay

Hasta el año 2008 se estableció en la Real Sociedad una conducta recurrente de manipulación y engaño seguida contra los jugadores extranjeros del equipo donostiarra, algunos de ellos buque insignia de la primera plantilla del club, quienes al verse destapados en su proceder en paraísos fiscales elevaron una protesta generalizada a Jokin Aperribay, quien pactó con todos ellos que la Real Sociedad se haría cargo de cualquier impacto fiscal por el proceder corrupto de los jugadores, utilizando así las cuentas de la Real Sociedad para eliminar el rastro de un proceder que, hasta la llegada al club donostiarra  de Iñaki Badiola –que llegó a poner de su bolsillo 2.234.000 euros-, había generado pingües beneficios a los extranjeros y a los locales, como desarrollaremos en un artículo venidero la semana que viene, y sobre el que podemos anticipar que los jugadores principales locales de la Real Sociedad también tributaban como mileuristas, en una expansión del fraude.

El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, deberá ahora pactar nuevamente con el PNV medidas para obtener una salida airosa para no acabar en la cárcel, cosa que ya ha ocurrido con los dirigentes de cuatro de las 106 SPEs sancionadas. Una de las opciones que se baraja es la exigencia de una dimisión en la Real Sociedad al objeto de poder dedicarse a defenderse de los graves procesos judiciales a los que ahora se enfrenta.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho