Menú Portada
Cómo las grandes fortunas inmobiliarias lavan su cara

La guerra entre los Entrecanales, Del Pino o Jove también en las fundaciones

Octubre 25, 2009

Han sido y siguen siendo los grandes protagonistas de la economía española, ricos y poderosos no sólo han copado las páginas salmones con noticias de bonanza económica y años después, grandes titulares por la caída de sus imperios, suspensiones de pago, procesos concursales, fusiones y buscar se los lideres de su sector e incluso de otros nuevos como el eléctrico.

Además han tenido cabida en la prensa rosa especialmente por sus actividades “benéficas” y sys fundaciones.

pq_884_jove_manuel_fadesa.jpg

No sólo hay altruismo en las fundaciones también un gran interés económico. El asesor fiscal y abogado Ignacio de Viana, presidente del despacho Legalia Consultores y Planificación Empresarial, destaca que “las personas que dan donativos a las Fundaciones tienen una importante desgravación fiscal: si son personas físicas 25% de lo donado, si son sociedades 35% de lo donado. En ambos casos dicha deducción puede incrementarse en 5 puntos (hasta 30 y 40%) según la actividad del beneficiario. Y así cuantas más donaciones hagas a este tipo de entidades más te deduces y menos pagarás a Hacienda, aunque las condiciones son mejores en el caso de ser una sociedad que tributa por el impuesto sobre sociedades, que para las personas físicas que tributan por IRPF, y donde se establecen algunos límites que no existen en el Impuesto sobre sociedades”.

Por ello no es raro como las grandes familias inmobiliarias, que han llenado sus arcas en los últimos años (para desplomarse muchas de ellas con la gran crisis del sector) han “invertido” en fundaciones, esa mezcla de generosidad, marketing y negocios.

Así la Fundación Deporte y Desafío, una institución cultural, privada y sin ánimo de lucro, cuyo objetivo principal es la integración social del discapacitado a través del fomento de deportes y actividades al aire libre figuran en su consejo rector personajes de las altas finanzas españolas como Javier Goyeneche Marsans o Teresa Entrecanales Azcárate, integrante de la familia propietaria del Grupo Acciona. Precisamente, sus competidores de siempre, los del Pino, propietarios de Ferrovial, también tienen su Fundación (Fundación Rafael del Pino, el presidente honorario de Ferrovial) situada en uno de los barrios nobles de Madrid, en la zona de la calle Fortuny.

Otro patrimonio que ha conseguido amasar una gran fortuna mediante empresas familiares y que ha reinvertido parte de sus beneficios en obra social, es el de la familia Jove, los dueños de la constructora Fadesa, que más tarde fuera vendida al ex presidente del Real Madrid, Fernando Martin (propietario de Martinsa) y cuyo proceso concursal es el más conocido de las grandes empresas inmobiliarias.

Los Jove iniciaron su actividad “benéfica” a raíz de la pronta muerte de una de sus integrantes, María José Jove, cuando la familia constituyó la Fundación María José Jove, de la que su hermana Felipa Jove Santos es presidenta. Es a través de esta Fundación como aparece vinculada al mundo del arte, ya que posee una gran colección de pintura de artistas gallegos y de los siglos XIX y XX. Asimismo, es miembro del Patronato de la Fundación Codespa, una ONG de cooperación al desarrollo. Felipa ocupó la vicepresidencia de la inmobiliaria Fadesa, junto a su hermano Manuel, aunque comenzó su vida profesional como responsable de una residencia universitaria en la ciudad coruñesa.

Este altruismo, no sé noto cuando quiso cerrar la empresa Caramelo, de la que era máximo accionista y había cobrado cuantiosas subvenciones de la Xunta de Touriño, afortunadamente se ha solicitado que se archive la solicitud de preconcurso de acreedores después de que el pasado 14 de agosto un total de 234 trabajadores de Caramelo se adscribiesen de forma voluntaria al expediente de regulación que afectó a 237 empleados de la fábrica del polígono de A Grela, en A Coruña. Quizá el mejor altruismo es que un trabajador mantenga su puesto de trabajo, pero también quizá no todo el mundo piense lo mismo.