Menú Portada
El descenso de tres equipos de Mediapro y el ascenso de tres de Sogecable ha igualado otra vez las fuerzas

La guerra del fútbol seguirá un año más en candelero

Junio 8, 2008

La guerra del fútbol vivida esta temporada entre Sogecable y Mediapro por los derechos de retransmisión de la Liga de fútbol, tendrá una segunda parte la próxima temporada. Cuando se pensaba que el grupo catalán Mediapro tenía en sus manos todas las bazas para imponer sus condiciones al rival mediático, se ha encontrado que la empresa del grupo Prisa ha tenido un golpe de fortuna y sin esperarlo ha igualado fuerzas e incluso ha superado a su rival en equipos bajo su tutela.

pq__rouresmeaidrpo.jpg

Los hombres de Mediapro, con su presidente Jaume Roures a la cabeza, hacían cuentas y en rueda de prensa sorprendían a propios y extraños anunciando que para la temporada 2009-2010 tendrían los derechos de imagen de 38 de los 42 clubes que forman parte la Liga. Sólo Atlético de Madrid, Getafe y Betis escapan a su control entre los de Primera, y el Cádiz entre los de Segunda. Cuando la guerra entró de forma virulenta entre ambas empresas, los ‘nuevos ricos’ de Mediapro tomaron la decisión de que no valía la pena esperar y que si esta temporada ahora vencida ya disponían de los derechos de muchos clubes, podían explotarlos a su antojo.
Una decisión judicial les paró los pies, pero ni eso evitó que la incertidumbre se apoderara de los espectadores porque el cachondeo de las retransmisiones se instaló en nuestros salones, sin saber qué partido se daba en abierto, cuál por el Digital y qué partidos se podían comprar en PPV. Algunos incluso quedaron sin poder verse por ningún sistema.
En toda esa guerra el grupo Mediapro lanzó el órdago para que la próxima temporada, la 2008-09, fueran ya ellos los amos del cotarro digital, aunque hasta el día de hoy carezca de una plataforma en la que poder comercializar el producto. Sus cuentas eran claras: trece equipos con los derechos ya en vigor la próxima campaña les convertían en los dueños del mercado. Pero claro, cantar victoria cuando hay un baloncito de por medio es mucho cantar. Así que cuando ha terminado la liga en Primera y resta una jornada para que concluya la Segunda, las previsiones de Mediapro se han hundido. Los tres equipos que han perdido la categoría, Zaragoza, Levante y Murcia, son equipos con contrato en vigor la próxima campaña con Mediapro, mientras que Numancia, ya ascendido, es de Sogecable. Y de las otras dos plazas que restan por definirse, los equipos que pelean con ventaja por el ascenso, Málaga y Spórting, también son de Sogecable.
Por si fuera poco, el Real Madrid anunció la pasada semana que Sogecable ha igualado la oferta de Mediapro para la próxima temporada, hecho que se contemplaba en el contrato, y en consecuencia seguirá un año más con los hombres de Prisa. Total, que de la noche a la mañana las cuentas han variado y arrojan un 7 a 13 para Sogecable. No hay mayoría, no hay control de las retransmisiones y en consecuencias, estamos ante la segunda parte de la guerra de las ondas.
Sogecable podrá ofrecer mayor número de partidos en su plataforma Digital+ que, además, está en venta y en este nuevo escenario se devalúa menos. Cuenta además con el Real Madrid, el equipo que genera mayor número de contrataciones en el pago por visión. Mediapro, al contar con menos clubes tendrá más dificultades para vender un buen encuentro en abierto a su cadena, La Sexta, que podría sufrir en audiencia.
Por si eso fuera poco, su intento porque la TDT tenga canales de pago, de momento no cuenta con la anuencia del Gobierno y con la actual ley no es posible. La explotación de los derechos ha sido un caos esta temporada. Según los últimos datos oficiales de la CMT, la compra de partidos de fútbol en pago por visión cayó el 36%, lo que significa que se han vendido cuatro millones menos de partidos en comparación con la temporada anterior. Eso y la ruina son sinónimos. Y ojo a los clubes que tienen en la tele su principal fuente de ingresos. Me parece que en estos momentos ‘papá Estado’ no está para tapar los agujeros de los derrochadores del fútbol, cuando se niega unos céntimos de subvención a transportistas, pescadores y ganadores. No sería ni popular ni tolerable.

La sentencia, para octubre

Y no olvidemos que todo este conflicto está denunciado y que posiblemente en octubre habrá sentencia, ya con la Liga empezada. Sogecable ha presentado una demanda para exigir a la productora catalana Mediapro el pago de una sanción de 200 millones de euros. Desde luego al grupo catalán uno no sabe cómo le salen las cuentas, y más con las escasas audiencias de sus partidos en abierto. Según un estudio del IMOP (Instituto de Marketing y Opinión Pública), los encuentros emitidos por Canal + y por la taquilla de Digital + alcanzan 3,9 millones de seguidores por jornada, mientras que el fútbol en abierto por La Sexta obtiene una media de 2,8 millones. En pago por visión, la media es de 3,2 millones, teniendo en cuenta que el 81% de estos aficionados vieron el fútbol fuera de sus casas en otros domicilios o en lugares públicos. Sin embargo, de este estudio se desprende que 867.000 espectadores están en el bar y por tanto no pagan…
Mediapro ya tenía pensado sacar un canal en TDT orientado al fútbol en el que se podrían ver 16 partidos al mes por 15 euros, sin pagar ninguna cuota fija. Cualquier cosa por hundir al enemigo, una vez engañada a la audiencia con aquello del “fútbol gratis y en abierto, como tiene que ser”. Pues ni cobrando ni pagando. El morrazo puede ser espectacular.