Menú Portada
Desde que el diario deportivo es propiedad de Unidad Editorial, el rotativo madrileño ha emprendido una campaña contra el presidente blanco

La guerra a muerte de Marca contra Ramón Calderón, al más puro estilo Pedro J.

Diciembre 9, 2007

La guerra es a muerte. El diario deportivo madrileño Marca ha iniciado una guerra a muerte contra el presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, total. La finalidad, sacarle de la presidencia y colocar en su puesto a un hombre del grupo editorial propiedad del periódico, Melchor Miralles. Ya vale todo.

pq_402_gento.jpg

Los responsables de los diarios deportivos madrileños saben que cuando el Real Madrid no gana hay que bajar la tirada. Es algo tan viejo como la existencia de ambos periódicos, Marca y As. No es pues nada anormal que ambos rotativos apoyen casi incondicionalmente al equipo madridista. Cuando el lector nota en las páginas de uno de los dos deportivos que la información es más próxima al club, la tendencia a comprar uno u otro se inclina claramente. Contar con buena relación entre la directiva del Real Madrid y los responsables del diario es vital para ello.
El diario As apoyó a Ramón Calderón en las últimas elecciones del Real Madrid y el Marca apoyó al candidato de Florentino Pérez, Juan Miguel Villar Mir. Como el ganador fue el primero, el futuro se presentó despejado para los hombres del grupo Prisa, mientras que se tiñó complicado para los de Recoletos. Así fue durante el primer año de mandato de Calderón, con los hombres de Marca haciendo de ‘oposición’ al mandato del abogado. Muchos pensaron que con la compra del Grupo Recoletos por parte de Unidad Editorial las cosas cambiarían en la relación entre Marca y el Real Madrid, por la presencia en la junta directiva de Calderón de Melchor Miralles, hombre fuerte de Pedro J. Ramírez.
Pero las previsiones han fallado. Ni con Miralles en la junta de Calderón las cosas han ido a bien para el Marca. Al contrario. El As sigue siendo la referencia para que los madridistas lean las noticias del Real Madrid, y al más puro estilo Pedro J. Ramírez ha iniciado su labor para que las cosas cambien. Como está claro que a Calderón ya no le va a ganar para su causa, la solución es acabar con Calderón. Y ya saben cómo se las gasta el director de El Mundo y máximo responsable de Unidad Editorial a la hora de eliminar a los enemigos. El fin justifica los medios.

Todo vale para Pedro J. y los suyos

Ayer mismo podíamos leer en Marca que Calderón trato de ceder a Raúl a otro equipo nada más tomar posesión de la presidencia. No sé cuanto de cierto hay en ello, pero la pregunta es a son de qué viene esa noticia con año y medio de retraso. ¿Realmente interesa a alguien? Juzguen ustedes mismos.
El viernes soltaban en Marca otra noticia negativa del Madrid, al anunciar que José Antonio Reyes, actual jugador del Atlético, ha denunciado al Madrid por impago del contrato del año pasado. ¿Cuántas veces ha habido este tipo de hechos y se han silenciado incluso desmentido en el Marca? Incontables. Todo vale.
Pero lo más vergonzante fue lo que todos ustedes ya saben con motivo del homenaje realizado por el Real Madrid a Paco Gento el miércoles. Homenaje que no es que viniera muy a cuento, pero como ese día se jugaba el Torneo Santiago Bernabéu y el partido no interesaba a nadie, los directivos madridistas decidieron inventarse el homenaje a Paco Gento por ser el único jugador del mundo que ha ganado seis copas de Europa, a ver si enganchaba al público La última Copa, en 1967. O sea, que hubo tiempo para el homenaje.
Pero más increíble que ese homenaje fue el premio que Marca se sacó de la manga, concediendo su trofeo Marca Leyenda a Gento. En este momento, sin anunciarlo ni a sus lectores y sin venir a cuento. Y lo de las formas, de sainete. Ya saben que aprovechando que el Madrid rendía su homenaje a Gento con una comida en el Mesón Txistu, el Marca utilizó que coincidieron en el mismo restaurante su director Eduardo Inda –el hombre de Pedro J. en el deportivo y no porque tenga ni puta idea de deportes, que no la tiene- en una comida con el secretario de Estado de Deporte, para acercarse a Gento y de forma sorpresiva entregar al cántabro el premio. Sorpresa para todos, especialmente para el bueno de Paco al que no se le había comunicado la concesión del premio con anterioridad.
Uno no sabe si la vergüenza fue para Gento, como criticó Ramón Calderón, sino para el propio diario Marca que al que se supone es su gran premio, lo entrega a traición, sin avisar a sus lectores y sin darle las formas que supuestamente merecía el hecho. Allá ellos. Los que no deben estar contentos son los madridistas que ahora ven que uno de sus dos grandes pilares en el apoyo a la entidad –As y Marca son los dos- ha dejado de serlo, en la guerra abierta contra el presidente merengue. Seguro que no lo van a entender. El bajón en la venta de ejemplares diarios está siendo la consecuencia. Y es que posiblemente en política la gente compre el periódico que les diga lo que quieren oír, aunque sean mentiras, pero en materia deportiva las mentiras son desprestigio. Esperen a partir de ahora a leer muchas en Marca contra Ramón Calderón y los que le apoyan, caiga quien caiga. Veremos si Calderón no tiene que prescindir de Miralles de su junta, no vaya a ser que le haga una ‘cámara oculta’, como aquella en la que Miralles y sus gentes de El Mundo TV se inventaron aquello de que en el concurso de Miss España se compraban los títulos, cuando fueron ellos los únicos que quedó claro que quisieron comprarlo.
No es que Ramón Calderón sea un hombre de nuestro agrado. Pero una cosa es no comulgar con el palentino ni con sus formas, mucha veces impropias de un presidente del Real Madrid, y otras hacer campaña para cargárselo. Y mucho menos para poner en el poder a uno de los suyos. Qué vergüenza.