Menú Portada

La Guardia Civil reparte 1,6 millones de euros entre sus socios habituales para vestir a los Cuerpos de Seguridad del Estado que carecen de tasa de reposición

Diciembre 2, 2016
holgado-zoido-cospedal

Los Cuerpos de Seguridad del Estado se renuevan a paso de tortuga. Tras un largo vacío de ofertas públicas de empleo para las plazas de la Guardia Civil, la Policía Nacional e Instituciones Penitenciarias, el ejecutivo de Mariano Rajoy ha decidido reponer las vacantes por jubilaciones, fallecimientos y renuncias de estos entes. Si nada altera la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado en 2017, se aprobarán 5.000 nuevas plazas. Cierto es que la medida es tardía e insuficiente para paliar la sangría de efectivos que han sufrido ambos cuerpos durante la crisis. Desde 2011, la Guardia Civil ha perdido 4.313 efectivos al pasar de los 82.692 que tenía hace cuatro a años a 78.379. En el último lustro los Cuerpos de Seguridad del Estado no han podido reponer más que un mísero 10% de su aforo y entre 2012 y 2013 no se produjo ninguna incorporación. Como es obvio, las bajas han superado a los ingresos por lo que el número de agentes ha descendido sensiblemente.

Quizá todos estos años de escasos efectivos en la Guardia Civil podrían haberse evitado si la Benemérita hubiese optado por otra política de vestuario. La Jefatura de Asuntos Económicos de este cuerpo estatal dependiente de los Ministerios de Interior actualmente dirigido por Juan Ignacio Zoido y de Defensa de María Dolores de Cospedal presidido por José Manuel Holgado Merino ha decidido adquirir diversos artículos de vestuario y equipamiento con destino a distintas especialidades de la Guardia Civil. En total, serán 1.637.270,36 euros para un contrato de 3 meses de duración y dividido en once lotes.

Tarta para todos

El primero de ellos se ocupa de la adquisición de artículos de escalada y rescate en montaña para la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS) y la Unidad Especial de Intervención (UEI). El contrato se ha adjudicado a Eduardo Onieva S.A. por un importe total de 169.141,06 euros. La empresa afincada en Madrid y fundada en 1963 se dedica al suministro de productos y artículos de mantenimiento y consumo para las fuerzas armadas. Eduardo Onieva también se ha hecho con el lote cinco para el calzado de montaña por 45.677,50 euros y con el lote ocho para cascos de motorista del Seprona por 290.400 euros. Más de medio millón de euros revisten a la empresa madrileña gracias a estos tres acuerdos.

El grupo sevillano Iturri S.A. presente en nueve países ha sido beneficiado con el segundo lote, destinado a la adquisición de prendas técnicas ignífugas. Un socio habitual de la Administración Pública que ya ha firmado varios contratos con la Guardia Civil, la Dirección General de Tráfico y el Ayuntamiento de Barcelona de Ada Colau, para vestir a los Mossos d’Esquadra. Iturri se define como una empresa centrada en el ámbito de la seguridad que “hace una apuesta clara por la fabricación y distribución de vestuario técnico, calzado militar y vehículos contra incendio con un alto componente técnico e innovador”. El importe total del contrato serán 102.971 euros. Además la empresa sevillana también se ha hecho con el cuarto lote para adquirir monos de intervención marítima para la Unidad de Reconocimiento del Subsuelo (URS) por un total de 229.996,80 euros.

Otras empresas no se han visto tan favorecidas pero se han llevado su pedazo del pastel. Es el caso de la empresa madrileña Publisize encargada de la venta de artículos deportivos, publicitarios y merchandising que gracias al tercer lote ingresará 147.862 euros a cambio de chalecos reflectantes. Barrabes Ski Montaña, dedicada al material de montaña, alpinismo, escalada, esquí, trekking y outdoor, se ha hecho con el sexto lote para adquirir trajes exteriores impermeables-transpirables por 248.655 euros. Incluso El Corte Inglés se ha llevado parte del reparto al ser adjudicatario del contrato del séptimo lote para las botas de trial pea motorista por 61.710 euros. La empresa pontevedresa Sagres, que ya ha trabajado en más de una ocasión para la Guardia Civil y se define como líder en el sector del suministro integral de vestuario especializado de alto rendimiento, se ha hecho con el décimo lote destinado a los trajes de verano de los motoristas del Seprona por 107.085 euros. Sin embargo los trajes de invierno de este mismo colectivo serán competencia de Drager Safety Hispania por 52.272 euros. Esta empresa que parte de una matriz alemana ya ha trabajado con la Generalitat de Catalunya y ha sido parte de un escándalo de impago en el Ayuntamiento de Parla. El undécimo lote para prendas de campaña para la Unidad de Acción Rural (UAR) ha ido a parar a la Fábrica Española de Confecciones por 181.500 euros.

Doinel Castro