Menú Portada

La Gran Duquesa de Luxemburgo, La Paz, Barcelona y “El Corte Inglés”

Octubre 20, 2010
pq__duquesa1.jpg

Parece que a la gran duquesa consorte de Luxemburgo, la cubana María Teresa Mestre, le gusta mucho viajar de incógnito a Barcelona ciudad que, según confesión propia, le parece particularmente bonita e interesante y a la cual viaja con alguna frecuencia para escapar de las constricciones de su pequeño gran ducado y gozar del anonimato que España le ofrece. La esposa del gran duque Enrique, muy comprometida con proyectos solidarios como la promoción del microcrédito, trabajo en el que ha apoyado la ya histórica labor de la reina doña Sofía, y distintos proyectos en aras de la consecución de la paz en distintos lugares del mundo, pasó a comienzos de octubre tres días en la ciudad condal para presidir el “Encuentro Internacional por la Paz”, que reunió a 500 representantes de distintas confesiones religiosas y que estuvo organizado por la comunidad católica “San Egidio” bajo el lema “Convivir en tiempos de crisis. Familia de pobres. Familia de Dios”. De sobra es conocida la fuerte catolicidad de tintes conservadores de la familia gran ducal de Luxemburgo, que no duda nunca en apoyar la obra social de la Iglesia.
 
La gran duquesa María Teresa viajó en esta ocasión en compañía de su primogénito, el príncipe heredero Guillermo, y durante sus tres días de estancia en Barcelona mostró su compromiso con este encuentro en pro de la paz mundial, que se celebró en el Palau de la Música Catalana con asistencia de José Montilla, presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Hereu, alcalde de Barcelona, los presidentes de las repúblicas de Chipre y de Montenegro, el rabino jefe de Israel y otras numerosas personalidades de distintas confesiones religiosas.

Amparada en el anonimato

Durante sus ratos de ocio la gran duquesa de Luxemburgo se dedicó a revisitar la ciudad y a hacer algunas compras acompañada por su dama de compañía y por cuatro miembros de su servicio de seguridad. Según ella misma confesó, en un excelente español con marcado acento de su Cuba natal, prefiere no hacer sus compras en las exclusivas y elegantes tiendas del Paseo de Gracia de Barcelona y por ello pasó una tarde entera en “El Corte Inglés” de la céntrica y popular Plaza de Cataluña, que prefirió al mas elegante de la Avenida Diagonal, donde, amparada por el anonimato, visitó tiendas de marcas reconocidas y realizó todas sus compras sin escatimar en gastos.

 
María Teresa Mestre, que en todo momento desplegó una enorme simpatía y naturalidad entre las personas que la atendieron dijo preferir ir siempre a “El Corte Inglés” por tener allí todas las tiendas juntas y así no tener que desplazarse de un establecimiento a otro. Entre otras cosas adquirió camisetas de “Custo Dalmau” y solamente en la tienda de Carolina Herrera compró varios artículos por valor de 4.000 euros, pagado todo ello con una carta de compra que le permitió recoger todas sus adquisiciones y pagarlas juntas a la salida del establecimiento.
 
Las pocas personas que la reconocieron en la ciudad condal enfatizan su encanto y su simpatía, aunque algunas personas que han tenido la oportunidad de tratarla en su corte luxemburguesa, donde durante años mantuvo fuertes enfrentamientos con su fallecida suegra la gran duquesa Josefina Carlota, que se refería a ella como “la pequeña cubana”,y donde ha tenido que padecer las públicas infidelidades de su esposo el gran duque Enrique, resaltan su carácter autoritario y su trato displicente con el personal de servicio.
 

Ricardo Mateos