Menú Portada
A pesar de que en sus principios está prestar servicios gratuitos a los necesitados

La Fundación Virgen de los Dolores obtuvo unas ganancias de más de un millón de euros

Octubre 23, 2009

Las actividades de la fundación de la vidente de El Escorial acumulan denuncias sobre la gestión económica de sus recursos

Acumula un inmovilizado de más de 21,5 millones, especialmente en inmuebles

A pesar de su extraordinario resultado financiero recibe una subvención del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de 57.000 euros



La fundación Benéfica Virgen de los Dolores, constituida en el año 1988, y constituida por el Ministerio de Asuntos Sociales como institución benéfica-particular en 1989, con objeto la prestación gratuita de servicios a los necesitados, con especial atención a las personas abandonadas.

Nada más lejos de la realidad, en 2008 consiguió un “excedente del ejercicio”, lo que una empresa privada denominaría beneficios de más de un millón de euros, concretamente en 1.017.804,56 euros, los cuales en vez de distribuir entre los más necesitados como marcan sus estatutos, no, se lo han quedado dotando todo en reservas.

Estos “excedentes” se generan principalmente de unos ingresos elevados de 2,26 millones de euros cuya principal partida son las donaciones nada más y nada menos que 1,86 millones en un solo año.
Además los gastos son reducidos, 1,24 millones de los cuales 508 mil euros son amortizaciones, es decir gastos que no salen de la fundación.

Un resultado espectacular, que se añade a un patrimonio que no deja más de crecer, inmuebles, terrenos, maquinaria e incluso joyas, “donados” muchas ellas. En total más de 21,2 millones en activos fijos, y 330.000 euros en activos financieros. Y eso no es todo, tiene como inversiones financieras temporales casi 1,2 millones de euros en acciones y fondos de inversión, algo que también tiene mucha relación con las actividades benéficas.

A pesar de ello, y de cerrar el ejercicio con números más que negros, recibió una subvención del Ministerio de Trabajo por un valor de 57.000 euros.

El negocio es aun más redondo si tenemos en cuenta, los grandes beneficios fiscales de las fundaciones, si una pyme paga un 25% en Impuesto de Sociedades, el negocio disfrazado de fundación, tienen todos sus rendimientos exentos de tributación e incluso tienen una cuota a devolver de 698,43 euros. Un verdadero negocio.