Menú Portada
Las subvenciones tan sólo cayeron un 6,1% hasta los 2,53 millones

La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo aumentó sus perdidas un 59,6% hasta los 74.920 euros

Septiembre 7, 2012

Esta organización se financia de la cuota de formación profesional, de las ayudas del Fondo Social Europeo y de las aportaciones específicas establecidas en el presupuesto del Servicio Público de Empleo Estatal

Destinó en gastos de personal 18,2 millones de euros y cerró el ejercicio con 385 trabajadores

A pesar de la creciente necesidad de formación, sobre todo de las pymes, esta entidad tan sólo llegó al 28,8% de las empresas


El rescate de España ya está en puertas. Mario Draghi ha confirmado la disponibilidad del BCE para la compra de deuda sin limitaciones, bajo el cumplimiento de condiciones estrictas, un guiño para Angela Merkel que precisamente se reunía en esos momentos con Mariano Rajoy. Mientras, unas horas antes el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha respaldado las medidas puestas en marcha por el Gobierno ante más de cien empresarios españoles y alemanes, y ha afirmado que “en España estamos dispuestos a hacer ajustes necesarios por duros y exigentes que sean pero paulatinamente, no de un golpe“. Toda una declaración de principios  que no  aplica a la Fundación Tripartita, creada en 2001 por las organizaciones empresariales, los sindicatos y el Servicio Público de Empleo Estatal, la Fundación desarrolla actividades de planificación, programación, gestión, evaluación, seguimiento y control de iniciativas de formación.

Aumentando las pérdidas

La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo aumentó sus pérdidas  un 59,6% hasta los 74.920 euros, frente a los 46.933 euros de 2010. Los ingresos de la entidad por la actividad propia en 2011 se situaron en 32,30 millones de euros, mientras que por el lado de los gastos su principal partida es la de gastos de personal que supuso 18,2 millones de euros, a pesar de que su plantilla pasó de 403 trabajadores a 385. Por el lado de las subvenciones, tan sólo se redujeron un 6,1%, hasta los 2,58 millones de euros.

Pero a pesar de ello, su éxito es más que discutible. Así, aunque las empresas dispusieron del 73% del crédito que les corresponde para financiar la formación de sus empleados con cargo a las bonificaciones de las cuotas que pagan a la Seguridad Social por este concepto, lo que supone un desembolso de 561 millones de euros, tan sólo tuvieron formación 432.182 empresas, lo que supone una cobertura del 28,8 % sobre el total de las sociedades inscritas en la Tesorería de la Seguridad Social.  Si a esto añadidos que la Fundación Tripartita precisa de unos 40 millones en gastos corrientes sólo para garantizar su funcionamiento, el resultado no es para nada positivo.

Según la legislación vigente, “los recursos se financian del subsistema de formación profesional para el empleo procedente de la recaudación de la cuota de formación profesional que realiza la Seguridad Social, de las ayudas del Fondo Social Europeo y de las aportaciones específicas establecidas en el presupuesto del Servicio Público de Empleo Estatal”, fuentes de ingresos, seguras y diversificadas (aunque en momentos de crisis decrezcan) pero que viendo la evolución y destrucción empresarial, está consiguiendo pocos éxitos.