Menú Portada
Mientras tan sólo consiguió una remuneración de entre el 1% y el 1,46% en cuenta corriente

La Fundación Thyssen no cree en el Tesoro Público: deja de invertir 5,3 millones de euros de su tesorería por su “bajo interés”

Octubre 15, 2012

A pesar de lo expresado en las cuentas de la Fundación, las Letras del Tesoro duplicaron en todo en 2011 la rentabilidad conseguida por la Fundación, con intereses que oscilaron del 1,85% en enero al 3,09% en diciembre

Si hubieran invertido cinco millones en estos valores, hubieran conseguido unas ganancias superiores a 120.000 euros, frente a los 34.134 euros declarados como ingresos financieros

En 2013 el Estado destinará 38.590 millones de euros, 10.000 millones más que en 2012, al pago de intereses


Leerse, aunque tan sólo sea por encima, los Presupuestos Generales del Estado es todo un ejercicio de valentía. Echando un vistazo a la partida de gastos nos encontramos como la necesidad de buscar financiación en el exterior ha disparado el gasto de los intereses de la deuda hasta los 38.590 millones de euros, es decir, casi 10.000 millones más que en 2012, un incremento muy superior a los 6.200 millones de euros que el Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro estima que recaudará de más por la subida del IVA.
Aunque buena parte de nuestras emisiones de Deuda Pública se cubren desde fuera, no deja de ser cierto que toda aportación desde dentro de nuestras fronteras es más que necesaria. El Tesoro Público no hace más que recordárnoslo con campañas de publicidad para que particulares compren emisiones de estos productos, tanto por su rentabilidad como por el objetivo final de estos fondos. Pero si los particulares, con un ahorro en caída libre se las ven y se las desean para poder invertir ¿Qué pasa con las instituciones? ¿Se acuerdan de la campaña de “esto lo arreglamos entre todos”? Las Cámaras de Comercio y las principales empresas se gastaron en 2008 millones de euros en una campaña, liderada por el actual jefe de prensa de la Casa Real, Javier Ayuso, de la que se recuerdan vagamente los anuncios de Andreu Buenafuente, Michael Robinson, Jordi Évole o Angels Barceló y poco más, otra iniciativa desastrosa. Como ejemplo la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, que en lugar de invertir en Deuda Pública decide dejar su remanente de tesorería de 5,3 millones en una cuenta corriente de mínima remuneración.

La pésima gestión financiera de la Fundación
En concreto, especifica que “la fundación mantiene sus excedentes de tesorería en la cuenta corriente debido al bajo interés ofrecido por la Deuda Pública”, a cambio eligieron mantenerlo en este producto financiero que consiguió una rentabilidad en 2011 “cronológicamente en cada trimestre, de 1,00%, 1,25%, 1.46% y 1,42% respectivamente”. 
Lo malo es que la rentabilidad del Tesoro, en sus productos más líquidos y más a corto plazo, como son las Letras, que consideraban de tan bajo interés, llega a más que duplicar lo que han obtenido en su cuenta corriente, de hecho sus intereses oscilaron entre el 1,85% del mes de enero al 3,09% de diciembre, con subidas continuas todos los meses. ¿Qué hubiera supuesto esto? Pues sencillamente de presentar unos ingresos financieros de 34.134 euros a superar los 120.000 euros invirtiendo 5 millones en Letras. Es decir, la gestión de la Fundación ha hecho por un lado que perdieran casi 90.000 euros a la vez de no ayudar al Estado bajo una premisa falsa. Un Estado, que como informó extraconfidencial.com aportó en 2011 más de 13 millones de euros para cuadrar las cuentas de una Fundación, que sabe mucho de gastos, poco de ingresos y menos de gestión financiera y solidaridad.