Menú Portada
Ha financiado inversiones con 18,4 millones en préstamos hipotecarios

La fundación San Andrés realizó operaciones inmobiliarias con sociedades vinculadas en el caso Gürtel

Noviembre 5, 2009

Nunca ha presentado sus cuentas en el Registro de Fundaciones

La empresa relacionada con el caso Gürtel es la sociedad Proinsa

Seis propiedades han sido también vendidas a los patronos de la fundación a pesar de la prohibición de la normativa legal


El grupo surgido alrededor de las supuestas apariciones sobrenaturales de El Escorial está organizado a través de una serie de entidades que adoptan la forma de fundaciones y asociaciones. Actualmente existen tres fundaciones y tres asociaciones. La elección de la forma social de fundación permite beneficiarse de una regulación más laxa y fiscalmente extraordinariamente ventajosa, lo cual es relevante a los efectos de estos hechos, según se dirá.

Una de las fundaciones es la llamada “Fundación Benéfica San Andrés”, constituida en fecha 30 de noviembre de 2004. El resto de las fundaciones o asociaciones han tenido hasta ahora una actividad bastante discreta o disimulada, pero esta Fundación Benéfica San Andrés desde su constitución realiza operaciones económicas de un volumen importante que siempre tienen naturaleza inmobiliaria, pese a que la Fundación invoca como su fin social la asistencia al necesitado y pese a que carece de cualquier otra actividad económica conocida o declarada.

La Fundación San Andrés desde su constitución ha adquirido al menos catorce bienes inmuebles, según notas simples de Registros de la Propiedad que se acompañan y detallarán, habiéndose formalizado en todos los casos préstamos con garantía hipotecaria sobre los inmuebles por importe de unos dieciocho millones cuatrocientos mil euros como principal (18.400.000 €), más los intereses. Con frecuencia la constitución de las hipotecas es posterior a la adquisición por parte de la Fundación.

La Fundación no ha depositado en el Registro de Fundaciones cuentas anuales de ningún ejercicio. Según los responsables del Registro se han emitido requerimientos al respecto sin resultado.
Ello pone de manifiesto que esta Fundación desarrolla actividades económicas amparándose en su forma social que según todas las apariencias son absolutamente ajenos a su fin social y con total incumplimiento de los mecanismos legales de control de este tipo de entidades, lo que puede obedecer a un propósito delictivo que se aprovecha de esa figura social.

De esas operaciones inmobiliarias hasta la fecha, un inmueble ha sido vendido a una empresa relacionada con la trama investigada en la llamada operación “Gürtel”, en concreto Proinsa; otro inmueble se ha vendido a una sociedad relacionada con Proinsa, “Carsu Proyectos Inmobiliarios, S.L.”

Seis inmuebles han sido vendidos a empresas de los patronos de la Fundación, y ello pese a que la norma legal prohíbe que los patronos sean beneficiarios principales de las actividades fundaciones, operaciones que por otro lado no han sido comunicadas al Protectorado de acuerdo con lo establecido legalmente.