Menú Portada
Extraconfidencial.com denunció hace 6 meses en exclusiva como fue beneficiaria de la herencia de María Jesús de la Rosa

La Fundación Reina Sofía, salpicada por las presuntas irregularidades de la Fundación AFAL, limpia su imagen con el proyecto “Edición Recuerda” para enfermos de Alzhéimer

Junio 11, 2014
pq_929_capturas-afal.jpg

Hace más de 6 meses, el pasado 26 de noviembre de 2013, Extraconfidencial.com publicaba en exclusiva la información firmada por nuestro Jefe de Investigación, Juan Luis Galiacho, titulada “La Fundación AFAL explota el nombre de la reina Sofía para la creación de su macro complejo urbanístico privado del Alzheimer en Paracuellos del Jarama”. En este reportaje se detallaba como la Fundación AFAL utilizaba el nombre de la Fundación Reina Sofía así como su anagrama para presentar su proyecto del macro complejo urbanístico privado del Alzheimer, Villafal, abierto el pasado mes de marzo. La inauguración de este centro iba a contar con la presencia de la reina Sofía, la cual incluso se certificó con un escrito que obra en manos de este periódico, pero finalmente, no asistió después de que Extraconfidencial.com sacara a la luz toda una lista de presuntas irregularidades cometidas por AFAL.  

Desde un principio, ante las investigaciones realizadas por Extraconfidencial.com y la aparición en escena dentro de este proyecto privado de la Fundación Reina Sofía, unida directamente a la Familia Real española, este periódico se puso en contacto con la dirección de Comunicación del Palacio de la Zarzuela, que de momento continúa como máximo responsable Javier Ayuso, que ante la pregunta de la relación de la Fundación Reina Sofía con AFAL y la utilización de su nombre para promocionar un proyecto privado sólo remitió este escueto comunicado: “La Fundación Reina Sofía nunca ha realizado transferencia alguna a la Fundación AFAL”.
 
Pero ante la pregunta: “¿Qué conocimiento tienen ustedes de la utilización del nombre de la reina Doña Sofía para la puesta en marcha del macrocentro urbanístico de Alzheimer en Paracuellos del Jarama por la Fundación AFAL como nos han comunicado los grupos políticos con representación en dicho ayuntamiento madrileño?”, nunca este medio recibió respuesta alguna. Y ello a pesar de que la Fundación Reina Sofía afirmó en una nota informativa remitida el pasado martes 10 de junio a todos los medios de comunicación en la que aseguraba que “esta Fundación, voluntariamente y de buena fe, ha colaborado en sus investigaciones, en una política de total transparencia que persigue resolver cualquier duda sobre la herencia recibida”. ¿En qué quedamos?
 
Relación entre Fundaciones
 
En esta indagación, con más de 6 meses de antelación al último plagio realizado por el diario El País y publicado el 9 de junio, ya se informaba sobre la existencia de un certificado judicial según el cual la Fundación Reina Sofía se hacía con la herencia de una tutelada de AFAL, María Jesús de la Rosa, que donó sus bienes, con un valor de 3,8 millones de euros, a través de testamento ológrafo a la Fundación Reina Sofía, y que fue admitida por el secretario de la Fundación Reina Sofía, Arturo Coello Villanueva en abril de 2012. Ante la pregunta sobre qué se ha hecho con este dinero percibido y donde ha recaído, la dirección de comunicación de la Casa del Rey comunicó lo siguiente:
 
La Fundación Reina Sofía aceptó y le fue adjudicada la herencia de Dª Mª Jesús Moreno de la Rosa en fecha 19 de junio de 2012. El saldo neto resultante de la herencia a día de la fecha, una vez satisfechas las deudas de la difunta, asciende a 1.648.639,98 €, importe que ha sido destinado en su totalidad, siguiendo el deseo de la causante, a financiar los siguientes proyectos a tres años (2012-2015):
 
Ayuda a personas mayores (Banco de Alimentos, Cáritas, Cruz Roja Española, Fundación San Diego, Comedor Ave maría, Comedor Madre Teresa de Calcuta y Cottolengos).
 
Ayuda a la infancia (Fundación Hospital de la Paz, Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, Fundación Bobath, Hospital Sant Joan de Deus, Fundación Agua de Coco, Fundación Promoción Social de la Cultura, Aepannupa, Manos Unidas y Plataformas Sociales Salesianas).
 
De conformidad con el artículo 27 de la Ley 50/2002 de Fundaciones, a la realización de los fines fundacionales debe ser destinado al menos el 70% de los ingresos que se perciban dentro de los cuatro años siguientes a su percibo, habiendo sido destinado en el caso de esta herencia el 100% dentro de los tres años siguientes”.
 
Casa Real y la Fundación Reina Sofía no responden
 
Ante este cúmulo de interrogantes y la gravedad del caso, el 25 de marzo se volvía a denunciar la “cómplice” relación entre ambas Fundaciones. Este periódico se puso de nuevo en contacto con el jefe del Departamento de Comunicación de Casa Real, Javier Ayuso, para hacerle las siguientes preguntas:
 
Según la carta que han mandado ustedes a este periódico “La Fundación Reina Sofía cedió a la Fundación AFAL por el precio simbólico de 1 euro los derechos adicionales que pudieran surgir entre un litigio de la difunta y el Ayuntamiento de Madrid por el que se reclamaba una mayor indemnización en una expropiación”.
 
¿No se podría tratar de una donación encubierta cuando existía ya una sentencia por parte de la Audiencia Provincial que valoraba esta indemnización en más de 1,1 millones de euros?
 
Según la citada carta, “La Fundación Reina Sofía tenía conocimiento en abril de 2012 del testamento de fecha 24 de junio de 2010 de, que falleció el 31 de marzo de 2012”
 
Igualmente se le planteó una nueva serie de preguntas: “¿No conocía la Fundación Reina Sofía que mediante auto judicial de 29 de diciembre de 2009, María Jesús Moreno de la Rosa había sido incapacitada y por tanto no podía testar? ¿Cómo es posible que ustedes admitan un testamento como válido de unos incapacitados 6 meses después de ser incapacitada judicialmente? ¿Ustedes conocían que existía un familiar de María Jesús Moreno de la Rosa que podía ser su heredero?”. A día de hoy todavía no se ha recibido respuesta alguna hasta la nota informativa remitida a todos los medios de comunicación en la que encontramos contradicciones, como el importe recibido por el testamento presuntamente fraudulento, de los 1.648.639 euros del primer correo de contestación por parte de Casa Real hasta los 1.544.179 euros reflejados en esta última nota informativa.
 
Limpiar una imagen muy dañada
 
En medio de la tormenta, la Fundación Reina Sofía lanzó en marzo un nuevo proyecto, “Edición Recuerda”, por el cual, una serie de empresas han reeditado productos antiguos que ponen a la venta desde la web del proyecto, para dedicar sus ingresos a la investigación del Alzheimer.
 
Este proyecto se ha apoyado en una larga serie de patrocinadores y con un gran “ayuda” mediática. Entre estos destacan entidades financieras como BBVA y Banco Santander (Bancos donde curiosamente se pueden realizar los ingresos de las aportaciones al proyecto), entidades deportivas como Atlético de Madrid o la Fundación Real Madrid, empresas ligadas con la industria farmacéutica como Cofares, Bayer o Kern Pharma y especialmente medios de comunicación desde la Federación de Televisiones Autonómicas (FORTA), la revista ¡Hola!,Mediaset, La Vanguardia, La Razón o el Grupo Prisa. La “casualidad” es que el proyecto se presentara el 27 de marzo, dos días después de la publicación de la información en Extraconfidencial.com titulada: La cómplice relación de la presidenta de AFAL, Blanca Clavijo, con el Palacio de la Zarzuela y la Fundación Reina Sofía por sus donaciones”. Casualidades o no, los tejemanejes de la Fundación AFAL salpican la Fundación Reina Sofía y esta busca ahora más que nunca limpiar su imagen.