Menú Portada
ISLAM, ALIANZA DE CIVILIZACIONES Y DINERO PÚBLICO (II)
El 48% de los 1,2 millones de euros repartidos a comunidades religiosas fueron a entidades islámicas

La Fundación Pluralismo y Convivencia cerró el ejercicio 2013 con unas pérdidas de 234.276 euros a pesar de recibir 1,57 millones de euros en subvenciones estatales

Enero 28, 2015

Aunque las aportaciones públicas se redujeron en un 20%, los costes de personal apenas se rebajaron en un 7% y el resto de gastos de actividad subieron en un 29%

pq_929_rafael-catala.jpg

La escalada de violencia de las organizaciones terroristas islámicas parece no tener fin en este arranque de 2015. Mientras que Japón vive en vilo por el futuro de Kenji Goto tras el asesinato por parte del Estado Islámico (IS), de su compatriota Haruna Yukawahace hace tres días, la tensión entre el grupo terrorista chií Hizbulá e Israel ha costado la vida de un soldado español. Se trata del cabo Francisco Javier Soria Toledo, de 36 años, que formaba parte de la misión de la ONU destacada en el sur del Líbano. El militar habría muerto por un contraataque de artillería por parte de Israel que, como ha señalado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, “fue consecuencia de un ataque previo de Hizbulá“.

Curiosamente, mientras se producía el enésimo episodio de choque entre civilizaciones antagónicas, la página web que precisamente propugna lo contrario, la del Plan Nacional para la Alianza de Civilizaciones (www.pnac.es) no funcionaba. Todo un símbolo del despropósito que puso en marcha José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y que Mariano Rajoy ha sido incapaz de suprimir después de más de tres años en el Gobierno. 

Desequilibrio en las cuentas de la Fundación

La Alianza de Civilizaciones tiene muchas ramas de gasto. Una de las más importantes es la Fundación Pluralismo y Convivencia dependiente del Ministerio de Justicia de Rafael Catalá y que tal y como informó Extraconfidencial.com en ediciones anteriores ya ha cerrado el reparto de sus subvenciones millonarias para el 2015. Esta Fundación ha visto recortada las aportaciones públicas con las que financia todas sus actividades en los últimos años, pero a pesar de ello, no ha logrado el equilibrio financiero, si no todo lo contrario.

En sus últimas cuentas presentadas, correspondientes al ejercicio 2013, aparecen reflejadas unas aportaciones de fondos públicos por 1,57 millones de euros, un 20% menos que en el año anterior, pero que no cubrieron todos los gastos para cerrar el ejercicio en positivo. Por contra, las pérdidas acumuladas en el año 2013 alcanzaron los 234.276 euros.

Subvenciones millonarias y aumento de gastos

La principal partida de gasto se sitúa en las subvenciones que concede a las confesiones religiosas minoritarias que mantienen acuerdos con el Estado. Los denominados Fondos Juan de Valdés (Evangélicos), Ibn Jaldún (Islam) y Maimónides, (Judía) se reparten la práctica totalidad de los 1,20 millones de ayudas que concede la Fundación. Tan sólo, como gasto ajeno a estos beneficiaros, se contabilizaron 1.815 euros para “Estudios-Investigaciones”. La distribución desde luego no es muy proporcional. La confesión Islámica se llevó 580.541 euros, el 48% del total, seguida de los 455.496 euros de la evangélica (38%) y, por último, 169.133 euros para la judía (14%).

Del resto de gastos, destaca el de personal por su volumen, ya que en el 2013 se destinaron 429.974 euros. Esta cifra supuso una rebaja del 7% frente al ejercicio de 2012, un recorte muy por debajo de la disminución de ingresos de ese año. Pero más escandaloso es lo sucedido con la partida de otros gastos, contabilizada por un total de 172.045 euros, o lo que es lo mismo un 29% más que en el ejercicio anterior. Miles de euros que año tras año se destinan a una iniciativa que como mínimo se puede definir como de dudoso éxito.