Menú Portada
Mientras, Aeropuertos Españoles, generó un déficit de 300 millones el pasado año

La Fundación Aena invierte 8,1 millones de euros en Deuda Pública

Enero 14, 2010

Inscrita en el registro del Ministerio de Cultura, tiene como objetivo principal fomentar la cultura aeronáutica

Tiene otro millón de  euros invertidos en depósitos a corto plazo

La deuda de Aena alcanza ya los 15.000 millones de euros


La Fundación Aena se creó en diciembre 1994 y fue reconocida, clasificada e inscrita como fundación cultural privada en el registro del Ministerio de Cultura en marzo de 1995. Nació con los objetivos primordiales de fomentar la cultura aeronáutica, gestionar el patrimonio histórico y artístico acumulado en los aeropuertos españoles y velar por su conservación y su divulgación en la sociedad.

Para ello, utiliza diferentes actividades, como la promoción de la investigación a través de sus convocatorias de premios anuales, la organización de jornadas de estudios, ciclos de conferencias y exposiciones y la edición de libros, revistas y catálogos.

Todo ello conlleva gastos, por supuesto, así por ejemplo en el 2008 se entregaron 1,1 millones en ayudas que se han entregado a asociaciones e instituciones para estos fines, junto a los premios que entregan anualmente y el gasto de personal, supondría las cuentas normales de una fundación, pero nada más lejos de la realidad en la Fundación Aena.

La fundación tiene invertidos 8,1 millones en Obligaciones del Estado, repartido entre tres Cajas de Ahorro, si a esto le sumamos otro millón de euros largo en depósitos a corto plazo, suma más de 9 millones en inversiones dentro de una Fundación que no tiene ánimo de lucro.

El déficit de Aena

Mientras tanto, el ministro de Fomento, José Blanco, demoniza a los controladores aéreos como causantes de la mala situación económica de Aena. Así, defiende el cambio el servicio de Navegación Aérea, para evitar el déficit que generan las tarifas actuales (300 millones el pasado año) por los altos sueldos de los controladores.

Así, respecto a la financiación de los aeropuertos, el nuevo modelo busca patrimonializar todos los bienes excepto las pistas, que se mantiene la propiedad pública, y que sólo pasarán por los Presupuestos las tasas de seguridad, la de pasajero y las de aterrizaje y utilización de campo de vuelo. Todo ello para disminuir el tremendo agujero de Aena, 15.000 millones de euros de endeudamiento, mientras gasta 2,5 millones al año en una fundación que tiene un patrimonio financiero superior a los 9 millones de euros, 1.500 millones de las antiguas pesetas.