Menú Portada

La frágil salud del Rey

Octubre 17, 2010

Su aspecto demacrado empieza a preocupar. Si bien es cierto que hace ya algunos meses el Rey Juan Carlos fue sometido a una operación de carácter urgente en el Hospital Clínico de Barcelona para la extirpación y estudio de un nódulo pulmonar, todavía no parece del todo recuperado. De hecho, son contadas las ocasiones en las que don Juan Carlos acude a actos oficiales. Este verano, sin ir más lejos, tampoco ha podido ser retratado en las regatas ni en los lugares a los que tenía por costumbre asistir. Dicen que, aunque está plenamente recuperado de la intervención, el Rey no estaba preparado para el estrés de la azarosa vida laboral de un jefe de estado. A pesar de que todos los médicos que le atendieron en la citada ocasión descartaron hasta en un sinfín de ocasiones que Su Majestad padezca la virulencia de alguna enfermedad más grave, son muchos los que especulan sin ton ni son. Más que intranquilos, parecen interesados en narrar el proceso de abdicación en el Príncipe Felipe. Nada de

pq_922_reyjuancarlos.jpg

Su aspecto demacrado empieza a preocupar. Si bien es cierto que hace ya algunos meses el Rey Juan Carlos fue sometido a una operación de carácter urgente en el Hospital Clínico de Barcelona para la extirpación y estudio de un nódulo pulmonar, todavía no parece del todo recuperado. De hecho, son contadas las ocasiones en las que don Juan Carlos acude a actos oficiales. Este verano, sin ir más lejos, tampoco ha podido ser retratado en las regatas ni en los lugares a los que tenía por costumbre asistir. Dicen que, aunque está plenamente recuperado de la intervención, el Rey no estaba preparado para el estrés de la azarosa vida laboral de un jefe de estado. A pesar de que todos los médicos que le atendieron en la citada ocasión descartaron hasta en un sinfín de ocasiones que Su Majestad padezca la virulencia de alguna enfermedad más grave, son muchos los que especulan sin ton ni son. Más que intranquilos, parecen interesados en narrar el proceso de abdicación en el Príncipe Felipe. Nada de eso, al menos de momento. Juan Carlos tiene la suerte de tener a su alrededor a grandes personas que se preocupan y ocupan de todo cuanto le ocurre.


Novedades al frente

Cuentan que será antes de las próximas Navidades cuando Casa Real se pronuncie al respecto de la salud del monarca. Insisten en que, en esta ocasión, las informaciones no serán tan halagüeñas, pero se mantendrá el optimismo y la tranquilidad de los últimos tiempos. Las revelaciones no sorprenderán, si bien confirmaran las sospechas de quienes conocen bien la Institución y todo cuanto ocurre en el seno de la familia. Habrá que esperar hasta entonces, cuando nuestra Monarquía dará un paso al frente para acercarse a esa normalidad que, a pesar de los pesares, continúa danzando lejos de Palacio.