Menú Portada
BIOGRAFRÍA INÉDITA DE ENCARNA SÁNCHEZ ( VII)
Los malos tratos e insultos de la periodista motivaron la ruptura con la tonadillera

La foto que provocó la desunión entre Encarna e Isabel Pantoja

Mayo 20, 2008

"Me siento defraudada por ella, siempre me ha utilizado, ella sólo me quería por mi dinero y mi posición, Inmaculada usted conoce a Doña Isabel, pero ella es gitana…´¡ Yo la enseñé a vestirse!. A comportarse, la llevé a París a la casa Chanel, para que aprendiese a ser elegante….¡ Yo la he creado!, ¿Y me paga de esa manera?. Cuando estaba en sus momentos bajos, le dí dinero y la mandé a America para que hiciera una gira, le presenté al Sr. Manuel Alejandro, para que le hiciera un disco….¿Yo la creé de nuevo !…pero en el fondo Isabel Pantoja sigue siendo una gitana!"


En nuestra edición de hoy retomamos un capítulo más del libro, aún sin editar, “La biografía inédita de Encarna Sánchez”. Quizás sea uno de los más apasionantes o morbosos: el motivo de la ruptura definitiva de las relaciones entre Encarna e Isabel. El final aconteció en mayo de 1995. En ese momento, Isabel Pantoja no aguantó más el carácter de Encarna. Los gritos, los insultos a sus amistades… Encarna quería a Isabel para ella, obligaba a la tonadillera a distanciarse de los suyos, lo que no soportaba Isabel, pero la gota que colmó el vaso fue cuando Encarna Sánchez se enteró de la relación que había entre María del Monte e Isabel.
Ya en las navidades de 1994 en Marbella, cuando Isabel Pantoja rodaba con José Luis Moreno un programa para televisión, a Encarna no le gustaba que María del Monte estuviese todo el tiempo en el camerino de Isabel Pantoja. Ese mismo año Encarna se volvió muy despreciativa incluso con el personal de la casa. A su sirvienta le gritaba por todo, todo le parecía mal. Hubo ocasiones en las que Isabel le recriminaba su actitud y le decía que no la tratara así que iba acabar marchándose de la casa. Los gritos se volvían contra Isabel.
A pesar de su enfermedad, Encarna Sánchez llevaba parte de razón porque la casa de la locutora era el punto de reunión de todo el entorno de Isabel Pantoja. La locutora se sentía realmente agobiada por todos los que rodeaban a la tonadillera y eso le sentaba mal a Isabel, cuando Encarna gritaba que estaba harta de tanta gente en la casa.
 
Isabel sabía que Encarna era habitual del Restaurante Portobelo, dónde solía ir semanalmente acompañada de las componentes de “La mesa Camilla”. Al entrar en el establecimiento, la locutora ve en una de las paredes una fotografía de Isabel Pantoja junto a Maria del Monte y Carmela. La reacción fue fulminante.“Marujita ves esa foto, no la quiero ver ahí…..cojela”, Marujita Día tomó el marco y sacó la foto y se la entregó. La prueba de la infidelidad se lo llevó Encarna allá dónde esté, pero jamás lo perdonó. Las últimas palabras que pronunció la locutora antes de expirar fueron para Isabel Pantoja, según comentó Carmen Jara, pero poco tiempo después de la fotografía a su criada Inmaculada le llegó a decir.
 
“Me siento defraudada por ella, siempre me ha utilizado, ella sólo me quería por mi dinero y mi posición, Inmaculada usted conoce a Doña Isabel, pero ella es gitana…´¡ Yo la enseñé a vestirse!. A comportarse, la llevé a París a la casa Chanel, para que aprendiese a ser elegante….¡ Yo la he creado!, ¿Y me paga de esa manera?. Cuando estaba en sus momentos bajos, le dí dinero y la mandé a America para que hiciera una gira, le presenté al Sr. Manuel Alejandro, para que le hiciera un disco….¿Yo la creé de nuevo !…pero en el fondo Isabel Pantoja sigue siendo una gitana.
 
 
Isabel Pantoja ya no estaba dispuesta a seguir consintiendo los malos tratos verbales y los desprecios de Encarna. Fue en ese momento en el que Encarna Sánchez decidió junto a Inmaculada irse a Marbella. A pesar de los continuos enfrentamientos, la tonadillera también viajó a Marbella. Allí fue cuando Encarna insistió en que no quería volver a ver en su casa a nadie del entorno de ella. Isabel se enfadó mucho y le dijo que no estaba dispuesta a renunciar a la gente que quería. Actitud honesta.
Esto ocurría los días previos al cumpleaños de la Pantoja, 2 de Agosto. Ese día Encarna le regaló un peluche que rechazó Isabel, tirándoselo a la cara. Se fue de casa enojada y se marchó a Cantora. Fue entonces cuando unos periodistas le grabaron una conversación. Y con esa cinta chantajearon a Encarna Sánchez…

 
Julio Fernández