Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

Jeff Bezos, fundador de Amazon, ha generado su inmensa fortuna gracias a la venta, entre otros productos, de rascadores de testículos, bolsas de agua caliente con pene, juegos de memoria sobre pechos y hasta el libro de “Los juguetes de Karmele”

Septiembre 12, 2017
productos-amazon

La ciudad norteamericana de Seattle es conocida por dar a luz a grandes movimientos de la historia. En la década de los 80 nació el grunge, un género musical caracterizado por la suma de múltiples estilos de los que bebe como el punk, el rock y diversos subgéneros de estos. Su eclosión dio lugar al nacimiento de grupos influyentes como Nirvana o Soundgarden. Diez años más tarde, en los 90, nacía en Seattle, Amazon, una Compañía estadounidense de comercio electrónico y servicios de computación en la nube a todos los niveles. Amazon fue una de las primeras empresas en vender bienes a través de Internet y la cantidad de artículos que podemos encontrar en su amplio stock habla de la diversidad y de la heterogeneidad que también dio lugar al grunge. Ahora, en 2016, la empresa de Jeff Bezos, también presidente del diario The Washington Post, se ha confirmado como el gigante que es al ser la empresa que más creció en valor de marca en 2016, según el índice BrandZ, hasta alcanzar un valor de 99.000 millones de dólares.

De hecho, el empresario estadounidense le arrebataba el pasado mes de julio a Bill Gates la posición del hombre más rico del mundo, según la revista Forbes, con una fortuna de 77.448 millones de dólares. Una cifra a la que ha llegado gracias a sus DVD, CD de música, software, videojuegos, electrónica, ropa, muebles, comida, libros y un largo etcétera de elementos que ofrece en los mercados de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia, Alemania, Austria, Francia, China, Japón, Italia, España, Países Bajos, Brasil, India y México. Pero, ¿qué incluye este largo etcétera?

Una bolsa de agua caliente erótica con pene y un juego de memoria sobre pechos

En el capítulo 13 del Late Motiv de Andreu Buenafuente, David Broncano mostraba a los telespectadores la cantidad de productos de diversa índole que se podían encontrar en Wallapop, start-up española de venta de artículos de segunda mano y a través de un sistema de geolocalización. Los elementos más extraños eran el cabezal de un exprimidor de zumo, por unos tres euros; el cabezal de un cepillo eléctrico, por dos euros; o un vestido de novia por 50 euros con el que además se regalaba un traje de comunión. Extravagante, ¿no? Pues esperen a ver lo que se puede encontrar en Amazon.

Quizá el producto estrella dentro de lo estrafalario sea el rascador elegante de testículos, un producto que ha despertado el interés de los más curiosos y que cuenta con un precio de 18,69 euros. Un rascador de 23 centímetros que ha provocado numerosas preguntas en torno a su funcionalidad y que han sido contestadas con esmero e ingeniosidad por su vendedor: “Para una óptima experiencia de rascado, más que el tamaño en si, cuenta la dureza y rugosidad del pellejo escrotal. El rascador acaba en unas pequeñas uñas que puedes afilar a tu gusto con la ayuda de una lima. Si aprecias diferencias según zonas, puedes comprarte varios rascadores y limarlos a distintos niveles. Es mucho trabajo para mí, pero hay gente muy sibarita que estaría dispuesta a tomarse esas molestias”.

No es el único artículo que genera sorpresa y desconcierto a partes iguales y casi todos ellos tienen que ver con motivos eróticos. Es lo que ocurre con la bolsa de agua caliente erótica con pene de la marca Pfiffig-Wohnen. Un producto de un coste de 19,99 euros y del que ahora mismo solo queda uno en stock. La valoración media de los clientes es de un 4,8 sobre 5, por lo que entendemos que deben de estar satisfechos. La marca alemana completa su listado de productos absurdos con un juego de memoria sobre pechos, por valor de 24,95 euros o un portarrollos de papel higiénico con el diseño del culo de una mujer, por 27,45 euros.

Y entre la lista, ¡oh, sorpresa¡, hasta el libro “Los juguetes de Karmele” de Karmele Marchante, ex colaboradora de Sálvame. La obra, editada desde hace años por La Esfera de los Libros, habla de bolas chinas, columpios de amor y hasta “       traviesos conejitos”, ver para creer.

Doinel Castro