Menú Portada
A pesar de todo Yasuhisa Arai, responsable de Honda, afirma estar sumamente satisfecho de como van las cosas, el trato recibido por parte de McLaren y no se corta: "ganaremos carreras en 2015"

La Fórmula 1 se confabula contra Mercedes: todos quieren cambiar las reglas… menos ellos

Diciembre 28, 2014

Las escuderías temen que el dominio de Rosberg y Hamilton siga extendiéndose en base a que la normativa relativa a modificaciones en los motores siga limitando su capacidad de evolucionarlos


No están contentos. Los equipos de la Fórmula 1 que no han podido superar este año a Mercedes sobre el asfalto se rebelan contra la escudería de Lewis Hamilton fuera de él, y quieren cambiar las reglas, sabedores de que les va a costar tiempo y dinero poder dar alcance a las ‘flechas plateadas’. Con un cambio radical de normativa como la de este año es habitual que haya un equipo que acierte en los conceptos básicos y acabe imponiéndose. Lo que también es habitual es que el resto de formaciones acabe dando caza a los listos de la clase, pero esto es algo que este 2014 no sólo no ha ocurrido, sino que parece que Mercedes ha obtenido incluso una mayor ventaja al final de la temporada. Esto ocurre por dos razones: el resto ha bajado los brazos poniéndose manos a la obra con sus monoplazas de 2015 a sabiendas de que no tenían nada que hacer contra el muro anglo-germano, y lo que aterra al resto de la concurrencia… Mercedes ha ido a más porque tiene una chistera repleta de trucos que puede seguir sacando durante el año que viene.

Las escuderías temen que el dominio de Rosberg y Hamilton siga extendiéndose en base a que la normativa relativa a modificaciones en los motores siga limitando su capacidad de evolucionarlos. La rumorología del paddock apunta a que los propulsores Renault tienen un déficit de unos 70-80 caballos con respecto a los Mercedes, pero es esa la potencia que recuperarán este invierno con los cambios permitidos. Ferrari va unos 40-50 caballos por detrás de los germanos, y es esa la potencia que se dice que podrían recabar con los cambios recetados por sus técnicos. 

Todo tipo de propuestas

El problema para todos ellos es que atendiendo a las habladurías, Mercedes avanzará del orden de una cincuentena de caballos gracias a la modificación de ese 48% de piezas que la reglamentación permite. Un motor de Fórmula 1 actual consta de unas 3.500 piezas aproximadamente, divididas en 66 puntos clave. La FIA permite modificar 32 de estas áreas de manera aleatoria y de libre elección por parte de los desarrolladores, lo que equivale a un 48% del conjunto. Todo esto se hace con la idea última de acotar la que podría ser una imparable escalada de gastos en pos de victorias. De abrir la mano a la libertad tecnológica, la pescadilla se mordería su cola, y lo que se hizo con idea de abaratar el proceso, terminaría siendo precisamente su talón de Aquiles financiero, justo tras un año en el que dos equipos hayan desaparecido dejando la parrilla mermada en casi un 20%.

Las formaciones han hecho todo tipo de propuestas: eliminar el área híbrida del motor y volver a propulsores más ‘toscos’ y sencillos de desarrollar, erradicar las limitaciones de consumo o dejar vía libre a que cada cual haga de su capa un sayo en esta materia. Los propulsores Mercedes son los mejores esencialmente gracias a las fuertes inversiones recibidas para su desarrollo y posterior aplicación a los coches de calle. La marca tiene previsto sacar una decena de modelos con esta tecnología en los próximos veinticuatro meses y basan en su éxito en la F1 una parte importante de sus ventas a medio plazo, de ahí su apuesta.

Yasuhisa Arai, responsable de Honda, confía en Alonso

A Mercedes le ha salido un nuevo cliente para el año que viene, Lotus, que calcula que aumentará la potencia de su actual motor Renault en unos 85 caballos y reducirá su peso en alrededor de dieciocho kilos. Este caballaje no sólo sale del motor, sino de la gestión de la parte eléctrica, almacenamiento, e integración del conjunto, una asignatura en la los campeones dan sopas con ondas al resto de la concurrencia.

Curiosamente el cuarto en discordia, Honda, llega a McLaren este 2015 con más fuerza aún que Mercedes. En el nuevo equipo de Fernando Alonso piden más libertad para los japoneses sabedores de que la verdadera potencia del proveedor oriental reside en la evolución continua de sus diseños. Dispuestos a dejarse los cuartos sin ningún tipo de limitación, quieren superar al resto de manera contundente y cuentan con una ventaja: ya saben como van a estar el resto, y hasta hoy, una capacidad ilimitada de evolucionar sus desarrollos —por estar fuera del campeonato hasta que se homologuen los motores—. Por otra parte, nadie hasta ahora se ha interesado por las creaciones de Honda, algo que ha sorprendido a sus promotores y los encargados de su comercialización; no habrá comisiones para sus ‘comerciales’ hasta que empiecen a ganar carreras.

A pesar de todo Yasuhisa Arai, responsable de la marca, afirma estar sumamente satisfecho de como van las cosas, el trato recibido por parte de McLaren y no se corta: “ganaremos carreras en 2015”.

Como conclusión a todo esto sólo podemos sacar una idea: la Federación Internacional de Automovilismo, la FIA, puso unas novedosas reglas para gastar menos y los que mas éxito tienen son precisamente los que más gastan. Pues menuda jugada.

José M. Zapico

@VirutasF1