Menú Portada
A la espera de la sentencia

La fiscalía se pone del lado de Lydia Bosch

Septiembre 20, 2010

A pesar de que todavía no hay sentencia, todo hace pensar que el juez ratificará las medidas cautelares que fueron dictadas el pasado año. De ser así se dará por zanjado un asunto tremebundo que ha ocupado, ocupa y ocupará gran parte de los espacios televisivos. Llama poderosamente la atención el afán desmedido del arquitecto por seguir alargando un enfrentamiento que podría resolverse de forma amistosa.

pq_922_lidiabosch.jpg

Cuatro horas y media de auténtica pesadilla. Lydia Bosch y Alberto Martín se vieron las caras en el juicio que les enfrentaba por la custodia de los dos pequeños, fruto de su relación sentimental. La vista, que se alargó algo más de lo que estaba prevista, tuvo lugar en el Juzgado de Familia de Pozuelo de Alarcón donde declararon los dos protagonistas de la polémica. No declararon los testigos que estaban previstos. Patricia Cerezo, mujer de Ramón García, y dos peritos por parte de Bosch; y tres personas del servicio y dos peritos por parte de Alberto Martín. Algo que sorprendió a propios y ajenos, aunque el juez valorará sus versiones por sus declaraciones ofrecidas en el grosso de la demanda. Se esperaba. Al igual que el informe de la fiscalía pidiera ratificar las medidas provisionales antes citadas. Habrá que esperar al dictamen del juez, que podría conocerse en las próximas horas.
 
La tranquilidad de Lydia
 
Me cuentan que la actriz está absolutamente radiante. A pesar de que todavía no hay sentencia, todo hace pensar que el juez ratificará las medidas cautelares que fueron dictadas el pasado año. De ser así se dará por zanjado un asunto tremebundo que ha ocupado, ocupa y ocupará gran parte de los espacios televisivos. Llama poderosamente la atención el afán desmedido del arquitecto por seguir alargando un enfrentamiento que podría resolverse de forma amistosa. No lo ha querido así. De hecho, fue él quien solicitó al juzgado un informe pericial psicológico de los dos menores para valorar su estabilidad. Una petición que provocó un llanto desconsolado en Lidia, quizás porque no esperaba tamaño revés. Sin embargo, fuentes de total solvencia advierten que todos los resultados han sido favorables para la actriz.
 
Por Saúl Ortiz