Menú Portada
A pesar de tratarse de un presunto fraude a la Seguridad Social

La Fiscalía no interrogó a María José Campanario en la “Operación Carlos”

Mayo 30, 2010

El ministerio público, además de llegar tarde a su interrogatorio, no formuló ninguna pregunta durante su declaración judicial

A la mujer del torero Jesulín de Ubrique se le pide casi cinco años de cárcel y una multa de 130.800 euros por estafa y falsedad documental

pq_923_campanario_portada.jpg

La Fiscalía no formuló ninguna pregunta a María José Campanario Torres, la mujer del torero Jesulín de Ubrique, durante su declaración judicial en el marco de la denominada “Operación Carlos” por un presunto delito de defraudación a la Seguridad Social y falsedad en documento mercantil, entre otros delitos. Durante la declaración de María José Campanario ante el titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Cádiz, que entiende las diligencias 812/2006 del denominado Caso Carlos, y que se celebró el 17 de mayo de 2006, sólo se le realizaron tres preguntas por parte de Su Señoría, ya que el Ministerio Público, además de llegar tarde al interrogatorio, no formuló ninguna pregunta a pesar de tratarse de una presunta defraudación a las arcas del Estado español. Tampoco se formularon preguntas por parte del abogado defensor, Francisco Vélez de Luna.

Este significado hecho contrasta con la actitud de la Fiscalía ante otros imputados donde el Ministerio Público sí que se mostró activo en sus preguntas. Quizá por esta pasividad de la Fiscalía, se deba la salida sonriente de María José Campanario de los Juzgados, donde su declaración apenas lleva aparejada en el sumario la extensión de medio folio. En ese medio folio, María José Campanario sólo niega que durante sus conversaciones con Carlos Carretero, el cerebro de la supuesta trama y ex jefe de la Policía Municipal de Ubrique, hiciera referencia alguna a su suegra, Carmen Bazán. Así se indica textualmente en su reducida declaración que “nunca la declarante –Campanario- hizo referencia a su suegra, que no tendría ningún motivo para haberla nombrado (…) que duda mucho que su suegra haya podido tener alguna relación [con la operación Carlos], que su suegra estuvo muy mala y tuvo que ser ingresada en un hospital de Sevilla, que incluso creían que la mujer podría tener un cáncer de colon”.



Puntualizaciones sobre su suegra


Estas son las únicas declaraciones judiciales – no policiales- de María José Campanario sobre la Operación Carlos,que precisamente no está basada sobre su suegra sino sobre una gran defraudación a la Seguridad Social con el fin de formalizar pensiones de invalidez permanente que no se correspondían con la realidad física de los imputados. Además de estas puntualizaciones sobre su suegra, lo único más que añadió María José Campanario durante su declaración judicial fue la negación a las conversaciones telefónicas intervenidas por la policía entre ella y Carlos Carretero, además de ella con el empresario José Luis López Fernández, más conocido como “Pepe Luis, el Turronero”, otro de los cerebros de la trama e íntimo amigo del ex alcalde Jerez, el conocido Pedro Pacheco, cuya secretaria también aparece implicada en el cobro de pensiones de invalidez ilegales.

Según ha podido saber extraconfidencial.com, extraña en círculos jurídicos la pasividad mantenida por el Ministerio Público en la declaración de María José Campanario, una de las principales imputadas en el caso, donde no se le formuló pregunta alguna sobre cómo se había montado e ideado esta trama de ilegal de cobro de pensiones.

A María José Campanario y a su madre, Remedios Torres, la beneficiaria de la pensión de invalidez permanente, se les pide por igual una pena de cárcel de casi cinco años por un delito de estafa y como cooperadoras necesarias en los demás delitos (falsedad documental, cohecho, usurpación de estado civil, etc.). También se les solicita el pago de una multa de 130.800 euros.

 

Juan Luis Galiacho