Menú Portada
Se analizan cuentas en el extranjero, posibles alzamientos de bienes y estafas procesales en el Atlético de Madrid

La Fiscalía Anticorrupción investiga de nuevo a la familia Gil

Febrero 17, 2011

Los Gil han fichado para protegerse al mismo abogado que defiende al cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa 

El Informe que hoy se presenta sobre la situación económica y jurídica del Atlético de Madrid afirma que “el valor de la acción de la entidad, dependiendo de las eventualidades identificadas, es próximo a cero”

 


Jesús Gil y Gil, ex alcalde de Marbella y ex presidente del Atlético de Madrid, falleció en mayo de 2004, pero las causas judiciales que afectan a sus herederos aún siguen vivas y su auténtico patrimonio continúa siendo una incógnita… aunque, según declararon oficialmente sus herederos en noviembre de 2004, “el patrimonio neto provisional” de Jesús Gil tras su muerte era de tan sólo 625.007 euros.

La Fiscalía Anticorrupción investiga de nuevo todos los movimientos de la familia Gil, sobre todo, en referencia al club Atlético de Madrid SAD. Y, en concreto, a importantes movimientos de capitales en el extranjero, al posible alzamiento de bienes y a presuntas estafas procesales cometidas en el Club rojiblanco para intentar manipular sus balances. Los Gil han contrarrestado ya esta ofensiva fiscal y, para protegerse ante la Justicia, han “fichado” al mismo abogado que defiende al cabecilla del caso Gürtel, Francisco Correa. Se trata del conocido letrado José Antonio Choclan, ex magistrado de la Audiencia Nacional.

Señales de Humo

Precisamente en el día de hoy, la Asociación Señales de Humo y la firma de abogados Cremades & Calvo Sotelo  presentan un exhaustivo Informe, de unas 4.000 páginas, donde se analizan los últimos hechos relevantes a nivel patrimonial y judicial acontecidos en el Club colchonero durante los últimos meses. El Informe aporta, más allá de la falta de transparencia del fútbol en general y de este Club en particular, una imagen fiel de la situación de la entidad y de sus perspectivas de futuro.

Entre las conclusiones, cabe reseñar que “una vez ponderados los activos y pasivos del balance del Club Atlético de Madrid, S.A.D., el valor de la acción de la entidad, dependiendo de las eventualidades identificadas, es próximo a cero. El alto nivel de endeudamiento a corto y largo plazo, unido a la escasa liquidez y volatilidad del valor de los activos en balance, provocan que las cuentas del club presenten niveles muy deteriorados de solvencia y liquidez, lo que podría comprometer la futura viabilidad de la entidad y situarlo al borde de un concurso de acreedores”. A día de hoy, el pasivo exigible del club es de 530 millones de euros, a los que habría que añadir una deuda neta de unos 300 millones.

Preferencia a intereses particulares

El primero que se interesó por todos estos extraños movimientos de la familia Gil fue el Fiscal Anticorrupción, José Grinda. El representante del Ministerio Fiscal incentivó una investigación judicial que comenzó en julio de 2005 contra Jesús Gily su hijo Miguel Ángel en el Juzgado de Instrucción número 10 de Madrid (procedimiento 2.727/05), por un presunto hurto al patrimonio del Atlético de Madrid que asciende a 2.700 millones de las antiguas pesetas.

La Fiscalía Anticorrupción considera hoy que los Gil falsearon la contabilidad del Club Atlético de Madrid durante los años 2003 y 2004 y que, además, cometieron una serie de delitos societarios. El fiscal Grinda indicaba en su Informe que Jesús Gil, ex presidente del Club Atlético de Madrid, Miguel Ángel Gil Marín, director general, y Enrique Cerezo, actual presidente del Club, cometieron un delito societario y otro de administración desleal. Anticorrupción mantiene que la familia Gil ha dado ““preferencia a otros intereses particulares y familiares antes que a los estrictamente societarios”. Pero este no es el único procedimiento judicial que todavía permanece vivo contra la familia Gil. Por ejemplo, todavía queda pendiente de juicio las diligencias previas 100/2003 del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, conocidas por el nombre de “Saqueo de Marbella II”.

“Operación acordeón” para su propio beneficio

La Fiscalía Anticorrupción está decidida a continuar con los procedimientos judiciales contra la familia Gil y contra el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, porque considera que “existió, efectivamente, un falseamiento en la presentación contable del patrimonio del Club Atlético de Madrid en el ejercicio 2003-2004”. La tesis defendida por Anticorrupción consiste en que los administradores ocultaron información relevante a los socios en el momento en que, en junio de 2003, acordaron la ampliación de capital, luego realizaron una reducción de capital, para posteriormente realizar otra ampliación, en lo que se define en el argot como una “operación acordeón” para su propio beneficio.

También Anticorrupción investiga a una serie de sociedades vinculadas a la familia Gil, como Presidencia del Club Atlético de Madrid y Promociones Futbolísticas. Las dos, en teoría, se dedicaban a “escuelas y servicios de perfección del deporte”. Pero la realidad es otra. En octubre de 2006 la sociedad Promociones Futbolísticas se encontraba en fase de liquidación y, según sentencia del Tribunal Supremo del año 2004, “era una sociedad meramente instrumental que hacía de caja única”. El Fiscal Anticorrupción José Grinda calificó, en abril de 2007, a esta sociedad de “ficción, un instrumento del fallecido señor Gil”. Precisamente este es un tema clave que sí puede tumbar al gilismo y expulsarlo de una vez del Club Atlético de Madrid SAD.

Juan Luis Galiacho