Menú Portada
Los hombres de Villar ganaron las elecciones sindicales federativas, a resguardo de lo que pueda pasar en el futuro

La Federación Española de Fútbol sigue sin cumplir la convocatoria de elecciones y el CSD no hace nada

Enero 29, 2008

Ya lo adelantamos fechas después de producirse el hecho, pero cuando han pasado 22 días desde la publicación de la Orden Ministerial que regula las elecciones en las federaciones deportivas, la Federación Española de Fútbol (RFEF) sigue incumpliendo la misma. Si grave es el incumplimiento, más grave es que el organismo institucional que debe velar por el cumplimiento de la Ley lo siga permitiendo. El Consejo Superior de Deportes (CSD) no ha instado a que se cumpla la orden ministerial.

pq__villar_lissavetzky.jpg

¿Tanto miedo le tiene Lissavetzky a Villar? Va a ser que sí. A riesgo de ser pesados, aquí lo vamos a repetir cuantas veces haga falta hasta que a quien corresponda actúe: la RFEF se ha pasado la convocatoria de elecciones por el forro de sus caprichos y las autoridades deportivas representadas por el secretario de Estado para el Deporte Jaime Lissavetzky, no son capaces de hacer nada. Se confirma que al señor Lissavetzky en estos momentos sólo le preocupa que el PSOE gane las elecciones y que le den otra vez el cargo. Porque es de lo único que habla en público que parezca importarle. Dijo en los Desayunos de Europa Press que iba a velar por el cumplimiento de la OM, pero fue sólo una pose. Claro, que igual a la ministra Mercedes Cabrera no le haga ninguna gracia quedar como está quedando, como una ministra alejada del mundo del deporte y al que la principal federación española no le hace el menor caso. Es más, le desafía su autoridad.
Disposición final segunda de la Orden Ministerial: Listado de integrantes de las Federaciones. En el plazo de un mes desde la entrada en vigor de la presente Orden, cada Federación deportiva española deberá remitir a la Junta de Garantías Electorales el listado a que hace referencia el artículo 6.3 de la presente Orden”. El artículo se refiere al listado de electores con capacidad de voto.
Pues ni el CSD hace nada, ni la Junta de Garantías Electorales tampoco. Y eso que la oposición, por escrito, presentó la correspondiente denuncia ante CSD, JGE y la propia comisión delegada de la RFEF. Aquí todos se llaman andanas. Seguiremos ‘chinchando’ hasta que por vergüenza al señor Lissavetzky se le ocurra que debe intervenir. Si tanto le gusta el cargo, que ejerza. Y como no lo hace, ya vendrá otro a ocupar el puesto.

Elecciones sindicales

Mientras tanto, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, esa que es propiedad del Ayuntamiento y no de la RFEF –entidades bancarias y acreedoras: mariquita el último-, siguen a su ritmo. Nadie les apremia, pues a lo suyo. El pasado 18 de enero por fin tuvieron lugar las elecciones sindicales. Concurrían dos listas, UGT y CCOO. La lista del sindicato socialista la componían trabajadores federativos marcados por no ser de la cuerda del jefe. La del sindicato comunista la formaban directivos de la RFEF y afines, encabezadas por el periodista Miguel Angel López que, como todo el mundo sabe, es comunista de toda la vida.
Me cuentan que en la víspera de las elecciones el responsable de recursos humanos, Pedro Rubio, a la sazón jubilado del Banco Zaragozano y con residencia en Sevilla –no, no viene a diario a su puesto de trabajo-, fue llamando a determinados miembros de personal a su despacho. Lo curioso es que sólo fueron llamados los que están en precario, con contratos bajos, medias jornadas o a punto de vencerles.
También me cuentan, ¡oh, sorpresa!, que el mismo día de las votaciones la dirección de recursos humanos hizo entrega de una paga extra a todos los empleados como gratificación por la clasificación de España para la Eurocopa, y que Villar prometió en la comida de Navidad. De qué partida saldrá, no se sabe, porque si gana las elecciones tendrá cuatro años para arreglarlo, y si pierde que cargue con el mochuelo el próximo presidente. Total, una más no se notará entre tantas anomalías.
¿Qué quién ganó? Sí, el sindicato comunista arrasó: 7 delegados a 2. Los trabajadores de la RFEF ya están representados por el director de comunicaciones, el abogado de la empresa, el contable, el jefe de seguridad… sólo falta el propio Villar y porque no es comunista, que si no igual se hubiera apuntado. Afortunadamente su credo ahora es otro.

El CTA felicita a Iturralde por lo de Sevilla

Acabemos con algo del estamento arbitral de la Federación. Ya conocen todos ustedes la polémica montada en el Sevilla-Osasuna, con el penalti que se inventa Iturralde en el tiempo añadido y que supone la victoria sevillista más la expulsión del infractor Javi García, por darle al balón con la mano, cosa que no ocurrió. El Comité de Competición le ha quitado la amarilla al jugador navarro, con lo que la injusticia cometida por Iturralde ha quedado palpable y decidió el resultado del encuentro con un error suyo. Veremos qué opinan de la nueva desautorización del Comité. ¿Se sentirán muy ofendidos?
Pero lo que ya hemos visto es el pronunciamiento del Comité Técnico de Arbitros. Según ellos, el arbitraje de Iturralde fue muy bueno, que estaba perfectamente colocado cuando pita el penalti y que si lo fue o no es lo de menos. Fantástico. Como premio, pita en Copa hoy el Mallorca-Getafe. Lo mismo que Rubinos, que hundió al Murcia ante el Levante con sus decisiones erróneas y mañana pita el Athletic-Rácing. Para no echar gota.
Es cierto que Iturralde cometió pocos errores en el Sevilla-Osasuna, pero tuvo uno que se cargó el partido y el arbitraje. Los árbitros siguen en contra de las leyes de la física: lo que no sucede no se puede ver. Me temo que no, que no son muy malos. Al contrario, son buenísimos. Lo que usted y yo creemos errores no lo son. Pitan lo que tienen que pitar.