Menú Portada
Villar ocultó el informe y fueron aprobadas por la asamblea federativa sin discusión

La Federación Española de Fútbol, en quiebra técnica según la auditoría del CSD

Octubre 10, 2007

En lugar de los 8.402.254,34 euros de beneficios reflejados en sus cuentas por la RFEF, el ejercicio 2006 arrojó unas pérdidas contables de 3.035.746 euros

El presidente Villar cobra un sueldo de 128.365,06 euros, con unos gastos sociales de 53.502,84 euros

Con fecha 12 de enero de este año la RFEF recibió notificación de la Agencia Tributaria de una inspección sobre las retenciones e ingreso a cuenta del IRPF de sus empleados


La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) está en una situación de precariedad económica según se desprende del informe auditor ordenado por el Consejo Superior de Deportes (CSD) y que consta junto a las propias cuentas en el Registro Mercantil. Hasta 16 salvedades formuladas por los auditores, que si se trasladan a las propias cuentas provocarían una situación de disolución imparable.
En base a ese informe, algo que ha sucedido en relación con las cuentas del 2004 y 2005, la Federación “maquilla” los resultados con el único objeto de dar resultados positivos cuando, en realidad, año tras año debería haber dado cuantiosas pérdidas.
Lo sorprendente de todo esto es que la Asamblea del fútbol español, a la que en estos tres años se le han ocultado los informes de la auditoría del CSD, aprueba una cuentas que no son reales. El CSD lo sabe, tiene los datos y, sin embargo, en ningún caso ha instado a los rectores federativos para que, a través de una nueva asamblea, aclaren la situación económica, adecuándolas a los principios contables generalmente aceptados.
El propio CSD estaría incurriendo en una responsabilidad: la de consentir una acción continuada que ha llevado a la RFEF a una situación de quiebra técnica, tal y como muy bien manifestó Mateo Alemany –candidato a la presidencia federativa- el jueves pasado, y que no se produce porque de quebrar la Federación, al día siguiente habría que volver a reflotarla con todas sus servidumbres…
Existe pues, una dejación de funciones por parte de la Subdirección de Control del CSD que bien podría salpicarles en cualquier momento. No sería extraño que, en un momento concreto, alguien pudiese llegar a plantear actuaciones de choque del tipo de un ERE (la Federación ha pasado de 90 a casi 150 empleados en cuatro años) o, incluso, más graves como la Ley Concursal, dado que a los muchos acreedores se sumaría las obligaciones no cumplidas con empleados (plan de pensiones por un importe de 10 millones de euros), o haber vendido y cobrado a cuenta derechos futuros (ADIDAS, Santa Mónica, etc).

El informe del auditor

Encargado por el CSD para todas las federaciones deportivas, el Gabinete Técnico de Auditoría y Consultoría SA emite un informe en el que, de forma esquemática, apunta las siguientes anomalías contables:
3. No hemos recibido respuesta a nuestra solicitud de confirmación de saldos a 31 de diciembre de 2006, ni hemos recibido informes en relación al saldo a pagar que la RFEF mantiene con Dragados por importe de 3.062.000 euros.
4. La RFEF inició en 2005 la amortización de la denominada Ciudad del Fútbol, existiendo a 31-12-06 una amortización acumulada de 898.000 euros, considerando una vida útil de 100 años. No obstante, considerando que el citado complejo entró en funcionamiento a finales de 2003, que existen bienes con vida útil inferior a 100 años y el período por el que se ceden los terrenos, existe un defecto de amortización estimado en 2.052.000 euros. El registro contable hubiese supuesto una mayor amortización en 2006 de 451.000 euros y un cargo a gastos de ejercicios anteriores de 1.601.000 euros, lo que habría rebajado los fondos propios en 2.052.000 euros.
5. El saldo que se incluye bajo el epígrafe ‘Gastos a distribuir en varios ejercicios’, 699.000 euros, está formado por el importe pendiente de cobro a la Fundación RFEF, más otras transacciones del ejercicio 2005. De acuerdo con la naturaleza del saldo así como del soporte documental justificativo, éste debería haberse anotado con cargo a la cuenta de pérdidas y ganancias de la RFEF, lo que hubiese supuesto una minoración del resultado del ejercicio y de los fondos propios por ese mismo importe.
6. El epígrafe ‘ingresos federativos’ incluye como patrocinios del ejercicio un importe total de 7.078.000 euros. No obstante, de haber registrado tales ingresos en función de su período de devengo, los ingresos federativos de 2006 y los fondos propios serían inferiores en esa misma cantidad.
7. La RFEF mantiene saldos a cobrar de entidades deportivas por importe de 348.000 euros, y de la Hacienda Pública por devolución de impuestos del año 2000 por 205.000 euros. No están provisionados en aplicación del principio de prudencia, lo que hubiese supuesto una minoración del resultado de 2006 y de los fondos propios en 553.000 euros.
8. El epígrafe ‘ajustes por periodificación’ del activo. De acuerdo con el principio de devengo, los gastos de desplazamiento y otros gastos devengados en 2006, en total 2.099.000 euros, deberían haberse contabilizado con cargo a la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio, mientras que los gastos devengados en 2005, 673.000 euros, deberían presentarse en el epígrafe ‘Gastos de ejercicios anteriores’. Así, los fondos propios disminuirían en 2.099.000 euros.
9. En ejercicios anteriores la RFEF amortizaba la inversión en campos de fútbol imputando ésta al resultado de cada ejercicio. Si se hubiera hecho correctamente, los fondos propios serían inferiores en 1.318.000 euros.
10. En 2005 la RFEF suscribió un contrato por los derechos de retransmisión para el período 2005-2010 por un importe de 154.505.000 euros, imputando ese año 25.751.000 euros –la sexta parte-. En 2006 ha imputado por ese concepto 23.244.000 euros. La aplicación lineal –sextas partes- supondría un aumento del epígrafe ‘deudores’ en 936.000 euros, una disminución del epígrafe ‘Ingresos a distribuir en varios ejercicios’ por importe de 1.571.000 euros y un aumento de los ingresos federativos del ejercicio y de los fondos propios de 2.507.000 euros.
11. Formando parte de los ingresos del epígrafe ‘Ventas y otros ingresos ordinarios’ se incluye un total de 764.000 euros correspondientes a los clubes profesionales (LFP) del período 2006-07. El registro contable de esos ingresos hubiese supuesto una minoración de los mismos y de los fondos propios en 2006 de 382.000 euros.
12. Las cuentas no reflejan la provisión de fondos de los 3.181.000 euros que la RFEF debe reintegrar por sanción del Tribunal de Cuentas, lo que supondría una disminución del resultado del ejercicio y de los fondos propios.
Todo esto, en cuanto al impacto en las cuentas producido por la no aplicación de las normas de contabilidad. En total, en lugar de los 8.402.254,34 euros de beneficios reflejados en sus cuentas por la RFEF, el ejercicio 2006 arrojó unas pérdidas contables de 3.035.746 euros, y los fondos propios estarían en números rojos por encima de los cinco millones de euros.

Otras consideraciones

Pero no acaban aquí las indicaciones de los auditores. Aún hay más.
15. El soporte documental justificativo de las transferencias de fondos realizados a las Territoriales no permite verificar el destino final de las mismas, motivo por el cual no resulta posible evaluar de forma objetiva la aplicación de dichas transferencias.
16. Existen procesos judiciales que afectan a la RFEF, los cuales están pendientes de resolución. La provisión para la cobertura de eventuales obligaciones que pudieran derivarse no es susceptible de cuantificación.
17. Están abiertos a inspecciones todos los ejercicios no prescritos, así como las subvenciones recibidas desde 2002 a 2006. Existen pasivos contingentes cuyo importe final, aún siendo de difícil cuantificación objetiva, podrían alterar de forma significativa las cuentas anuales de la RFEF.
18. La Memoria no incluye información acerca de:
– Movimiento del ejercicio de las inmovilizaciones financieras ni de las inversiones financieras temporales
– Información relativa al cumplimiento de las condiciones asociadas o vinculadas a la obtención y aplicación de las subvenciones
– Detalle del importe de cada subvención recibida el año de su concesión, su aplicación y la imputación a resultados
– Volumen de transacciones efectuadas en moneda distinta al euro
– Desglose de ingresos y gastos financieros.

El sueldo del presidente

Digo yo que a un presidente que se le paga un sueldo de 128.365,06 euros, más unos gastos sociales de 53.502,84 euros, habría que exigirle como mínimo claridad en las cuentas y no una ingeniería financiera que va a provocar nuevas actuaciones del Tribunal de Cuentas. Esos, 3,2 millones a los que se refieren los auditores, aquellos con los que el presidente Villar ‘retaba’ al Tribunal a demostrar que no estaban bien justificados, ya han sido pagados por la RFEF o mejor dicho, devueltos durante 2007, pero con cargo al ejercicio actual, lo que traerá nuevos problemas.
Y si Angel María Villar no es capaz de controlar las cuentas, la junta directiva, que cuesta al año 171.455, 99 euros en gastos y dietas, podría ser más diligente y no aceptar esos números de los que son corresponsables.
Una federación que tiene créditos por importe de 36 millones de euros y ha descontado efectos por más de 11,5 millones, y que ha perdido por sentencia no recurrible su sede valorada en sus propias cuentas en un coste de 47.975.598,23 euros, patrimonio que sigue reflejando en su balance con la única justificación de que en la actualidad, la RFEF usa y dispone de sus instalaciones de la Ciudad del Fútbol sin limitación alguna. En opinión de los Organos Rectores de la RFEF, se espera una resolución plenamente favorable de la situación existente”, o no es seria o es que va a pasar algo muy gordo de un momento a otro y les da lo mismo.
Por si fuera poco, con fecha 12 de enero de este año la RFEF recibió notificación de la Agencia Tributaria de una inspección sobre las retenciones e ingresos a cuenta del IRPF de sus empleados y profesionales. La RFEF corrió a provisionarlo en las cuentas de 2006. Por si llueve.