Menú Portada
LAS CUENTAS DE LA RFEF (I)
En el informe que entregará en su asamblea mantiene la Ciudad del Fútbol como propia cuando está perdida desde 2006

La Federación Española de Fútbol desoye las sentencias judiciales y presenta unas cuentas irreales

Julio 4, 2009

La Federación Española de Fútbol (RFEF) entregará el próximo 10 de julio en su asamblea anual unas cuentas que no se corresponden con la situación real del ente federativo. Pese a la pérdida por sentencia firme de 2006 de su sede de Las Rozas, la sigue incluyendo en su patrimonio por un importe superior a los 47 millones de euros, lo que vicia completamente los números. Pese a constar en las cuentas que las mismas han sido auditadas, en el informe económico que entregará a los asambleístas no incluye la auditoría. Todo ello con la anuencia de la secretaría de Estado para el Deporte, que ahora depende directamente del presidente del Gobierno. Dicho de otro modo, Zapatero permite que se vulnere la legalidad y se propicie la burla a la Justicia.

pq__a_villar.jpg

Ya les veníamos informando que seguramente la RFEF tendría que hacer artificios para subsanar la pérdida de patrimonio –la sede de la Ciudad del Fútbol es propiedad del Ayuntamiento, por sentencia firme del TSJM producida en 2006-. Si en anteriores ejercicios se jugó con recursos, apelaciones y demás, ahora, al no existir nada de eso, pensamos que se acogerían a una concesión administrativa de uso, que aunque no fuera cierta podría ser una salida. Pero no. La RFEF directamente no admite el problema y entrega a sus asociados unos balances en los que la Ciudad del Fútbol sigue apareciendo como propia, valorada en 47.123.851,02 euros. Ello le permite cuadrar el activo con el pasivo, que en caso contrario hubiera sido negativo.
Si ya de por sí es grave el tema, más lo es el informe que se entrega en la memoria anual y que dice literalmente en el punto 14 bajo el epígrafe ‘Fondos propios’: “Al cierre del ejercicio 2008, la RFEF ha registrado como disminución de su patrimonio neto un importe de 1.048.479,32 euros, correspondiente a ingresos y gastos de diversa naturaleza y anteriores al 1 de enero de 2008”. O sea, que expresamente se niega la existencia la pérdida patrimonial.
Pero hay más. En el punto 14, denominado ‘Subvenciones, donaciones y regalos recibidos”, dice en el cuarto párrafo: “El importe de 2.770.894,52 euros, registrado por la RFEF como donaciones recibidas, corresponde a un terreno cedido gratuitamente por el Ayuntamiento de Las Rozas en 1998, para la construcción de una Ciudad Deportivas en Las Rozas, bajo determinadas condiciones temporales que han sido cumplidas. Esta donación ha sido valorada por la RFEF aplicando exactamente el importe indicado en la correspondiente escritura pública de segregación y cesión. Según se indica en dicha escritura, la cesión efectuada se resolvería a favor del Ayuntamiento de Las Rozas por la enajenación de la parcela, salvo que de forma expresa lo autorice el Ayuntamiento o bien porque se varíe el destino de la misma”. Más leña: no sólo se mantiene en las cuentas lo que no es propiedad federativa, sino que se explica un proceso anulado y revertido.

Se reconoce la pérdida, pero se desoye al juez

Y llegamos a lo más grave. El punto 22 ‘Situaciones contingentes’. Copiamos literalmente para que no quede duda alguna:

a) Terrenos de la Ciudad del Fútbol.- Los acuerdos de cesión por el Ayuntamiento de Las Rozas a la RFEF de 4 y 7 de julio de 1998 de los terrenos donde se ha construido la Ciudad del Fútbol, fue impugnado por la oposición municipal y declarado nulo por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en sentencia de 6 de octubre de 2004. El mismo tribunal declaró nulo el estudio de detalle de la Ciudad del Fútbol por sentencia de 6 de abril de 2005.
Se interpusieron varios recursos de casación ante el Tribunal Supremo contra dichas sentencias, tanto por el Ayuntamiento como por la RFEF, siendo desestimados. La sentencia del Tribunal Supremo indica que son terrenos públicos y demaniales y que tienen que volver a tener titularidad municipal.
Con fecha 28 de noviembre de 2007, la RFEF ha presentado reclamación ante el Ayuntamiento de Las Rozas por una cuantía total de 90 millones de euros en concepto de daños y perjuicios, materiales y morales. Adicionalmente, con fecha 14 de febrero de 2009, presentó un nuevo escrito ante dicho Ayuntamiento, solicitando la designación de instructor para el procedimiento de responsabilidad patrimonial reclamado en la indicada fecha del 28 de noviembre de 2007, y reiterando que el Ayuntamiento proceda a evaluar los daños y perjuicios indemnizables a la RFEF para fijar la cuantía a abonar en concepto de indemnización. Estas reclamaciones se encuentran en proceso de tramitación por el Ayuntamiento de Las Rozas.
Por otra parte, con fecha 16 de junio de 208, el Registro de la Propiedad de Las Rozas canceló la cesión a la RFEF de los indicados terrenos, retrotrayendo nuevamente su titularidad al Ayuntamiento de Las Rozas.
En la actualidad, la RFEF usa y dispone de sus instalaciones de la Ciudad del Fútbol sin limitación alguna. En opinión de los órganos rectores de la RFEF, se espera una resolución final completamente favorable de la situación descrita. De hecho, el Ayuntamiento de Las Rozas ya ha aprobado un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, en el que los terrenos de la RFEF se califican como ‘patrimoniales de uso deportivo
”.

En situación de precariedad

Saquen ustedes mismos sus conclusiones, pero en el mismo documento la propia RFEF contabiliza como suyo (más de 47 millones de euros) lo que admite que ya no lo es. Y añade que dispone de las instalaciones “sin limitación alguna”, lo que es un claro desafío al TSJM. Y además añaden que esperan una resolución completamente favorable, cuando el último auto de ese tribunal (6 de junio) anula el convenio que les permitía seguir en la sede y ordena que salga a subasta pública. Pero es que además no cuentan a la asamblea que el Ayuntamiento de Las Rozas ha rechazado la petición de indemnización de la RFEF, que además habían fijado en 60 millones y no en 90 como aquí se sostiene, y que no hay nada pendiente de resolverse.
Y dejamos para mañana más detalles de las cuentas de la RFEF. De momento, sólo con haber leído este informe los responsables del CSD ya deberían haber iniciado una investigación. Hasta ahora quien permitió todo esto fue Jaime Lissavetzky. Ahora es Rodríguez Zapatero, máximo responsable del deporte en nuestro país. Pero verán que por mucho que hable del fútbol y de su amor por el FC Barcelona, de esto no se va a enterar. Y la oposición, ni les quiero contar.