Menú Portada
Ayer hizo entrega de un documento con referencias a los acuerdos de la asamblea que sacaban a la RFEF del ordenamiento jurídico español

La Federación de Fútbol reafirma su desafío al CSD y convoca elecciones para después de los Juegos

Marzo 31, 2008

La Federación Española de Fútbol (RFEF) envió ayer un escrito al Consejo Superior de Deportes (CSD) dando cuenta de los acuerdos de la asamblea federativa del pasado 3 de marzo, en los que se modificaron los estatutos federativos, se sacó a la propia Federación del ordenamiento jurídico español y se convocaron elecciones para el último trimestre del año. El CSD ha remitido el escrito a la Junta de Garantías Electorales (JGE), pero el secretario de Estado, contra la legalidad, ha claudicado.

pq__Asamblea_FEF_decide_reta_CSD.jpg

La RFEF ha incumplido la orden ministerial por la que se convocan las elecciones en las federaciones deportivas españolas hasta en cuatro ocasiones. La primera fue el 9 de enero al no enviar a la Junta de Garantías el censo electoral. La segunda fue el 19 de febrero al no enviar a los miembros federativos con derecho a voto el reglamento y el calendario electoral. La tercera fue el 29 de febrero al no entregar esos dos mismos documentos a la JGE. Y la cuarta fue ayer, cuando acabado el plazo para convocar las elecciones, no las ha convocado.
A estos cuatro incumplimientos hay que añadir un quinto. La JGE, enterada que de la RFEF había celebrado su asamblea ordinaria el 3 de marzo y de que había modificado los estatutos y aprobado un reglamento electoral fuera del ordenamiento jurídico español, solicitó la remisión del acta de esa asamblea y los nuevos estatutos, cosa que tampoco acató.
Ayer, en el último segundo del partido, el secretario general de la RFEF, Jorge Pérez, remitió un escrito al secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky en el que se comunicaba que las elecciones serían en el último trimestre de este año, pero sin solicitar la petición con arreglo a la orden ministerial. En el escrito, nos cuentan, se hace referencia a que “en aras a la concordia institucional, dando cuenta del acuerdo aprobado en la Asamblea“, se informa de la convocatoria para finales de año. Según nota de la agencia Europa Press, fuentes de la RFEF alegan que “no podemos decir que pedimos el aplazamiento porque nos lo prohíbe el reglamento FIFA, que no permite la injerencia de los gobiernos, y la Orden Ministerial lo es, pero ése es el espíritu. Sin ser una petición expresa estamos manifestando el deseo del fútbol español. Pensamos que el Consejo va a decir que sí. El señor Lissavetzky tiene que ser sensible a este deseo del fútbol español, aunque no empleemos la palabra ´pedir´ y conceda esta prórroga del inicio del proceso electoral“.
Uno no sabe si calificar estos argumentos de una burla a la inteligencia o una mofa a la legalidad vigente. ¿Qué opinarán las otras 62 federaciones deportivas españolas, que están cumpliendo con la orden ministerial? ¿Por qué se va a beneficiar precisamente a la federación que más ha vulnerado las normas y que más procesos por incumplimiento de las leyes tiene abiertos?

Remitido a la JGE, pero Lissavetzky hincó la rodilla

Me cuentan que el escrito, que llegó acompañado del acta de la asamblea y la modificación de los estatutos que eliminan el término ‘ordenamiento jurídico español’, y hace unos cambios por los que se discrimina a todo el que no cumpla una serie de normas para poder ser presidente de la RFEF, no gustó nada al secretario de Estado. Por cierto, ASAMBLEA QUE ESTA IMPUGNADA Y LLEVADA A LA JUSTICIA ORDINARIA Y CUYOS ACUERDOS SERAN DECLARADOS NULOS DE PLENO DERECHO.
Lissavetzky lo pasó inmediatamente a la asesoría jurídica y ésta a la Junta de Garantías Electorales, a la que se le ha pedido que se reúna con carácter de urgencia. Fuentes federativas filtraron ayer que había acuerdo con CSD para que el escrito fuera dado por bueno para evitar las sanciones de la FIFA y la expulsión de la Eurocopa. Otra vez la burra al trigo. El síndrome FIFA que tiene atontado a más de uno, especialmente al secretario de Estado que ha desatendido sus obligaciones preocupado en estas semanas por convencer a Zapatero de que le deja en el cargo. Tras este comportamiento, que ha dejado al propio Zapatero con el culo al aire, antes de que haya nombramientos Lissavetzky, por dignidad, debería dimitir. 
Evidentemente con el escrito de la RFEF y el documento de la asamblea, la JGE no puede aceptar el aplazamiento. Y como órgano formado por juristas de primera talla, no se podrá aceptar que contravenga la ley sin incurrir en delito. Y el secretario de Estado no puede dejar de aplicar la ley sin incurrir en prevaricación por omisión. Pero anoche, en el programa “El larguero” de la Cadena Ser, Lissavetzky balbuceó como un niño al que han pillado robando el lapiz a un compañero, y admitió que no debemos esperar nada de la Junta de Garantías Electorales porque no es independiente y no aplicará justicia alguna. Estarán juntos pero garantías no ofrecen de ningún tipo. La JGE hará lo que le ordene el secretario de Estado y según parece ha ordenado bajarse los pantalones y dejar que Villar haga de su capa un sayo. 
Acaba así la primera parte del partido, o mejor dicho, de la eliminatoria. La RFEF ha marcado un gol ilegal en el descuento que el árbitro debe anular, pero lo ha dado por válido. Ahora esperan los tribunales de justicia para poner a cada uno en su sitio. Y ya les adelanto que lo harán. Yo mismo me brindo como demandante. Faltan horas para que se reúna la Junta, hay tiempo para que el secretario de Estado no humille al Gobierno y a sus súbditos y dé un paso atrás. Desde luego en estos momentos, sólo cabe decir una cosa: “Ole tus cojones, Villar. Has humillado al Gobierno de un país que hasta ahora tenía leyes para que se cumplieran y gobernantes que las hacían cumplir”.