Menú Portada
La oposición ha recurrido al Comité Cántabro de Disciplina Deportiva solicitando la nulidad de los comicios por irregularidades

La Federación de Cantabria realiza las elecciones sin someterse a las normas de la FIFA: ¿Irá España a la Eurocopa?

Abril 17, 2008

El día 25 de este mes está prevista la elección del presidente de la Federación Cántabra de Fútbol. El pasado día 8 de abril se celebraron los comicios para formar la asamblea. La oposición al actual presidente Alberto Vilar, uno de los apoyos fuertes de Villar en la RFEF, ha denunciado el proceso electoral ante el Comité Cántabro de Disciplina Deportiva, solicitando la nulidad de los comicios por múltiples irregularidades.

pq_499_alberto-vilar_fcf.jpg

Viajes con todos los gastos pagados, regalos, prebendas… pero por si todo ello no es suficiente, los hombres de Angel María Villar en las federaciones territoriales han comenzado a movilizarse por si algún día hay elecciones en la Española y es imprescindible contar todos los votos. Lo sorprendente es que mientras Villar se ha negado a convocarlas en la RFEF con el consentimiento del Consejo Superior de Deportes (CSD), algunos de sus hombres fuertes no han tenido más remedio que cumplir la ley e iniciar el proceso electoral. Tal es el caso de la Federación de Cantabria, presidida por Alberto Vilar, hombre afín a Villar. Y más sorprendente es que la norma reguladora de los comicios no es el Modelo Electoral FIFA, sino la orden del Gobierno de Cantabria. O sea, que la FCF se somete al imperio de la ley, admite las ‘injerencias’ del gobierno autonómico y nos coloca al borde de la expulsión de la Eurocopa. ¿No? ¡Ah!, se me olvidaba que todo era una patraña para engañar al secretario de Estado, y que aquí se puede ir a tribunales ordinarios (Villar lo ha hecho, el Barça lo ha hecho, el Atlético Madrid lo ha hecho…), se pueden admitir las leyes nacionales y autonómicas y no hay consecuencias extrañas. Al contrario, es lo suyo.
El cabeza visible de la oposición en la FCF es el ex futbolista Julio Engonga. Julio ya sabía que era imposible derribar al hombre de Villar, Alberto Vilar, aunque quiso intentarlo. Se movilizó, buscó votos en todos los estamentos, y el 8 de abril pasado, por la mañana, sus afines se fueron acercando a votar. Posiblemente en número superior a lo que Alberto Vilar suponía. En el poder establecido cundió la alarma y hubo llamada general. Tanto que por la tarde, horas antes de cerrarse las votaciones, equipos enteros de juveniles –tienen voto los mayores de 16 años-, de fútbol sala, monitores que estaban dando cursos de arbitraje… llenaron la sala y las urnas con votos, se entiende que con votos favorables al actual presidente.
Según la denuncia ante la Junta Electoral por parte de la candidatura de Engonga, las irregularidades fueron muchas, pero han sido desestimadas por la Junta Electoral. Entre estas irregularidades está una carta del presidente en funciones, Alberto Vilar, en la que pide el voto a los presidentes de clubes bajo su condición de presidente federativo, lo cual vulnera la norma electoral. No ha bastado para la Junta Electoral.
Dice el reglamento de la RFEF, en su artículo 11, punto 3, que “desde el inicio del proceso electoral hasta la culminación del mismo, el presidente y la junta directiva en funciones actuarán únicamente para atender los asuntos ordinarios de la federación. No podrán realizar actos que directa o indirectamente, mediata o inmediatamente induzcan o condicionen el sentido del voto a los electores”. Curiosa forma de cumplir las normas y no ser llamado al orden por quien debe velar por la limpieza electoral.  ¿De qué me suena?

Vilar votó por Villar el 3-M

Y por cierto, el señor Alberto Vilar, que según la RFEF sólo puede atender a las labores ordinarias de la federación territorial, sobrepasó ese límite el 3 de marzo cuando asistió como presidente de la FCF a votar el cambio de estatutos de la Española. ¿Otra irregularidad más de la famosa asamblea?
Engonga ha recurrido al Comité Cántabro de Disciplina Deportiva, que deberá fallar en los próximos días. Piden la nulidad de los comicios y la inhabilitación de Alberto Vilar. Igual nos reímos. Mientras tanto, ayer tomó posesión de su cargo Jaime Lissavetzky. No quiso preguntas y emplazó a una rueda de prensa la próxima semana. Entre los asistentes invitados al acto, el secretario general de la RFEF, Jorge Pérez, y el alcalde de Madrid, el popular Ruiz Gallardón. También estuvo la ministra Mercedes Cabrera, quien se congratuló de que “por primera vez el deporte forme parte del nombre del ministerio“. Debe ser que de 2000 a 2004 la señora ministra se preocupaba poco de la política (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte)… o del deporte.