Menú Portada
EXCLUSIVA
Fue contratado en la principal empresa de marketing deportivo gracias a su intermediación

La familia Samaranch fue la que introdujo a chiqui Urdangarín en el mundo de los negocios “deportivos”

Diciembre 19, 2011

Pese a no apellidarse directamente Borbón, ha logrado prósperos e influyentes negocios tras su matrimonio real con la infanta Cristina de Borbón, con numerosos cargos incluidos. La valía intelectual de Chiqui, como es conocido familiarmente, no es muy amplia en su currículo, ya que estudió algún curso de Empresariales en la Universidad de Barcelona, carrera que nunca ha terminado oficialmente, pero que le sirvió para realizar un master de MBA (Administración y Dirección de Empresas) en la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE), ubicada en la Ciudad Condal.

La trepidante carrera de Chiqui comenzó nada más contraer matrimonio con la infanta Cristina el 4 de octubre de 1997 en la catedral de Barcelona, adquiriendo el título nobiliario de duque de Palma de Mallorca. Desde entonces, ha sido responsable del programa de cooperación internacional en la Fundación La Caixa, precisamente donde trabaja su esposa y muy vinculada históricamente a la familia Samaranch, sus verdaderos introductores.

Comité Olímpico Español a toda costa

También, y gracias de nuevo al apoyo de la familia Samaranch, íntimos amigos de los Reyes de España, fue nombrado vicepresidente primero del Comité Olímpico Español (COE), organismo donde tomó cargo en febrero de 2004 y en el que estuvo hasta noviembre de 2005, año en el que desapareció de la cúpula directiva tras decidir a última hora no presentarse a la candidatura a la presidencia del COE, al comprobar que no contaba con el apoyo mayoritario de las federaciones más poderosas, pese a las negociaciones del omnipresente Juan Antonio Samaranch. Por entonces fue elegido nuevo presidente, el actual Alejandro Blanco, y en sustitución de Iñaki Urdangarín se nombró a José María Odriozola, presidente de la Federación de Atletismo. En esa ocasión a Alejandro Blanco no le tembló la mano: “Iñaki ya no es miembro del COE y por lo tanto es normal que no tenga cargos de primer nivel. Yo cuento con un buen grupo de trabajo en el que cada uno tiene sus responsabilidades”, señalaba por entonces.

Durante el año y medio que estuvo como vicepresidente del COE, al frente de la Comisión de Alta Competición, fue protagonista de una intensa polémica ya que dos vicepresidentes electos de este organismo (Juan Álvarez, presidente de la Federación de Motociclismo, y Rafael Blanco, presidente de la Federación de Natación) solicitaron que el cargo de Urdangarín fuera incompatible “con sus negocios en empresas que gestionan o detentan derechos de federaciones nacionales y de organismos públicos”. El marido de la infanta Cristina comenzó a ocupar cargos de consultoría deportiva tan sólo un mes después de abandonar el balonmano profesional en activo, en marzo de 2001. Muy atrás quedaban ya sus años de deportista aficionado en el equipo del colegio de los Claretianos, en Vitoria, a las órdenes del hermano don Benigno.

Sus inicios empresariales

Así, tras su relación real y nada más abandonar el balonmano activo fue contratado en el año 2001 como director de planificación y desarrollo de la empresa Octagón Esedos S.L, la principal empresa de marketing deportivo en España, gracias a la intermediación de nuevo de la familia Samaranch. Esta multinacional norteamericana dedicada a la organización de espectáculos deportivos, que absorbió en el año 2001 a la empresa catalana Esedos (vinculada a los Samaranch), ha llevado la representación de los tenistas Conchita Martínez y Tommy Robredo, así como los derechos de la Federación Española de Tenis, a la cual ayudó en la organización de la final de la Copa Davis celebrada en Barcelona en el año 2000. Tiene además una gran vinculación con el mundo del motor, ya que organizó el Campeonato del Mundo de Trial Indoor y el Mundial de Superbikes. Una de sus filiales es Motor Press Ibérica S.A., en la que Iñaki Urdangarín ha figurado durante muchos años como consejero con un sueldo inicial que rondaba los 300.000 euros; dicen fuentes de esta sociedad que sólo por ser quien era e ir tomar café cuando había una reunión.

Esta sociedad edita, entre otras, las revistas Autopista, decana de las publicaciones de coches en España, Coche Actual, Automóvil, Autovía, Auto Verde 4X4, Motor Clásico, Motociclismo, La Moto, Ciclismo a fondo, Bike a fondo, Tennis a fondo, Ecuestre, Navegar, Avión Revue, Transporte Mundial, Connect, Sport Life o Men´s Health. Se daba la coincidencia que como consejero delegado de Motor Press Ibérica y también consejero de Octagón Esedos figuraba José Luis Samaranch Sáenz de Buruaga, sobrino del que fuera presidente del Comité Olímpico Internacional y presidente de La Caixa, Juan Antonio Samaranch.

Maestro en la sombra

Jose Luis Samaranch se convirtió desde el inicio en el verdadero maestro en la sombra de Urdangarín, la persona que le asesoró y le supo introducir en el entonces boyante mundo de los negocios deportivos.

Tras este aprendizaje, Urdangarín comprobó muy pronto que podía volar en solitario y no servir a los demás. Decidió enriquecer como fuera su propio patrimonio. Así dejó su cargo en Octagon Esedos en el año 2003. Sin embargo, Octagon no anunció que el duque de Palma había dejado de ejercer sus funciones para fundar Noos Consultoría Estratégica (a través de la que gestionó, por ejemplo, la entrada de 18 millones de euros de dinero público balear al equipo de ciclismo de José Miguel Echavarri). Por motivos de estrategia empresarial, Octagon no hizo pública su desvinculación, tal y como reconoció por entonces su presidente, Juan Cuscó.  También en esas fechas, Urdangarín había abandonado a su vez el consejo de administración de otra empresa de intermediación deportiva, la Agency Sports & Entertainment, donde estuvo un tiempo al lado del ex vicepresidente del Fútbol Club Barcelona, Gabriel Masfurroll Lacambra, quien presidía esta sociedad.

Pero, en cambio, el duque de Palma no abandonó su cargo de consejero en Motor Press, que le producía unos beneficios anuales de 300.000 euros sin hacer prácticamente nada, y con la ayuda de socio y amigo Samaranch fue reconfirmado en su cargo de administrador del grupo a finales de noviembre de 2005, por otros cinco años más, aunque abandonó el puesto tras su marcha a Washington.

Paralelamente, Chiqui Urdangarín creó su primera empresa de asesoramiento propia -anterior al Instituto Noos y Aizoon-. La bautizó con el nombre de Namasté 97, S.L., hoy ya extinguida, y la creó en Barcelona en el año 2002 junto a su mujer, Cristina de Borbón, y dos de sus hijos, Juan y Pablo, que figuraban como accionistas, lo que quiere decir que todos conocían lo que hacía..Iñaki y Cristina poseían 1.000 acciones cada uno. Sus hijos Juan y Pablo Nicolás se repartían otras 1.000. Su domicilio lo situó en la calle Santa Rosa, número 32, en la localidad barcelonesa de Esplugues de Llobregat y donde también figuraba como socio (12,73%) el empresario publicitario Juan Cusco Carbo, a su vez presidente de Octagon Esedos.

Como se observa, los Borbones (“los otros”) se han incorporado sin problemas a la vida cotidiana y real. Unos, los menos, son asalariados; otros, algunos, ocupan un cargo de responsabilidad o ejercen una profesión liberal; y, la gran mayoría, se han constituido en empresarios “autónomos” bajo la etiqueta del apellido Borbón. Un sello regio que todavía marca influencia y poder en los círculos financieros y políticos de la sociedad española.

Juan Luis Galiacho