Menú Portada
Detalles inéditos de las ceremonias de entronización del monarca español

La familia del rey cierra filas en torno a Felipe VI y doña Letizia

Septiembre 2, 2014

La premura a la hora de establecer las listas de invitados provocó que algunos de los parientes de don Felipe fuesen solamente avisados de que su presencia era requerida tan solo dos días antes de la ceremonia
La mayoría insiste en la reivindicación de la figura de doña Letizia pues, como nos manifiesta sin ambages una princesa, “ahora todos vamos a poder ver por fin lo mucho que ella vale y lo capaz que es. Hasta ahora no lo habíamos podido ver”
La actitud de la nobleza que, aunque solo estuvo representada por la cúpula de la Diputación de la Grandeza -cosa que habrá molestado a más de uno-, también parece haber refrenado sus críticas a la nueva reina
Todos los parientes reales (algunos llegaron con acompañantes), pasaron por el besamanos como todos los demás invitados, pero estuvieron durante largo rato congregados como grupo familiar en uno de los salones de palacio real al que los nuevos reyes se fueron retirando de tanto en tanto para reposar durante la larguísima recepción y aprovechar para refrescarse, hablar por teléfono y departir con los suyos


Son muchos los que durante estos últimos dos meses se han preguntado por la presencia o ausencia de la familia extendida del rey en las bien resueltas ceremonias de entronización de Felipe VI. En el acto de abdicación de don Juan Carlos si pudimos ver en primer plano a todos aquellos que ostentan la dignidad de infantes de España (doña Elena, doña Pilar, doña Margarita, doña Alicia, y don Carlos y su esposa la princesa Ana de Orleans), por el deseo de Zarzuela de invitar a tan importante acontecimiento a aquellos que tienen una posición dinástica clara y definida. Así mismo, en la ceremonia de entronización en el palacio de las Cortes pudimos identificar a las hermanas del rey saliente, al infante don Carlos y a su esposa, y a los reyes de Grecia.

No sucedió lo mismo en la recepción que siguió a ese acto en el palacio de Oriente ya que, por cuestiones logísticas, Zarzuela no pudo proveer en su momento a la prensa de listas de los invitados y por tanto tuvimos que conformarnos con las escasas fotografías que pudimos ver en los distintos medios en las que, por otra parte, no se pudo detectar la presencia de los miembros de la familia extendida de Felipe VI cuyos rostros son por lo general solo reconocibles por los expertos en cuestiones dinásticas, que sí consiguieron reconocer a algunos príncipes como el georgiano David Bagration de Moukhrany.

La familia, en un segundo plano

Pero ahora hemos podido saber que en el largo besamanos de ese día hubo una notable presencia de los familiares del nuevo rey de la cual no se ha hablado, y a la que la propia Zarzuela no quiso probablemente dar una gran publicidad por el deseo de los nuevos reyes de poner el énfasis en sus invitados de otros ámbitos de la vida política, social y cultural. Y a ello hay que añadir, además, la premura a la hora de establecer las listas de invitados que provocó que algunos de los parientes de don Felipe fuesen solamente avisados de que su presencia era requerida tan solo dos días antes de la ceremonia.

Finalmente, allí estaban muchos de los primos en distinto grado de don Juan Carlos y de don Felipe, entre quienes se encontraban el príncipe Pedro de Borbón-Dos Sicilias, la princesa Inés de Borbón-Dos Sicilias, algunas de las hermanas Marone, hijas de la difunta infanta doña Cristina, la princesa Gloria de Orleans-Braganza (duquesa de Segorbe), los marqueses de Laserna, el príncipe Álvaro de Orleans-Borbón o el conde José Miguel Zamoyski. Difícil conocer la identidad de todos los presentes, pero aquellos con quienes hemos podido hablar nos manifiestan su gozo y su contento, enfatizando la notable personalidad de los nuevos reyes para quienes solo tienen palabras de aprecio y de enorme valoración. 

La hora de doña Letizia

Sin olvidar el énfasis que todos ellos ponen en la reivindicación de la figura de doña Letizia pues, como nos manifiesta sin ambages una princesa “ahora todos vamos a poder ver por fin lo mucho que ella vale y lo capaz que es. Hasta ahora no lo habíamos podido ver”. Todos se muestran contentos de haber estado allí, y también satisfechos  con el excelente hacer de Zarzuela a la hora de organizar la ceremonia y el protocolo. De hecho, todos los parientes reales (algunos llegaron con acompañantes), pasaron por el besamanos como todos los demás invitados, pero estuvieron durante largo rato congregados como grupo familiar en uno de los salones de palacio real al que los nuevos reyes se fueron retirando de tanto en tanto para reposar durante la larguísima recepción y aprovechar para refrescarse, hablar por teléfono, y departir con los suyos.

No hay duda alguna de que la familia del nuevo rey ha cerrado filas en torno a su figura proclamando su afecto por don Felipe y doña Letizia y augurando grandes cosas. Nada sorprendente en eso, pero si en la actitud de la nobleza que aunque solo estuvo representada por la cúpula de la Diputación de la Grandeza, cosa que habrá molestado a más de uno, también parece haber refrenado sus críticas a la nueva reina. En los últimos años se habían alzado muchas voces críticas hacia la familia real en el seno de un cierto grupo de la nobleza, muchos de cuyos miembros nunca han aceptado bien a la nueva reina.

Bodas de oro de los ex reyes de Grecia

Pero como ahora nos declara una Grande de España, “en este momento todos estamos apoyando porque es lo que toca hacer, aunque también hay que decir que la nueva reina tendría que tener un cierto cuidado a la hora de mostrar tan claramente sus simpatías por ciertos colectivos en detrimento de otros. Tendría que mostrarse más neutral”. Y entre tanto el verano concluye sin que sepamos si la reina doña Sofía ha viajado finalmente a Grecia donde sus hermanos los reyes Constantino y Ana María y sus hijos (hasta la princesa Alexia y su familia viajaron a Grecia) se han prodigado mucho por algunas de las islas del Peloponeso como Corfú o Spetses.

El próximo 18 de septiembre los ex reyes de Grecia celebran sus bodas de oro, y por tanto es muy factible que la madre del nuevo rey de España haya podido viajar a Grecia en fechas recientes para poder pasar unos días con los suyos, ahora que ya sabemos que la celebración de las bodas de plata de Constantino y Ana María ha quedado pospuesta al mes de noviembre esperándose a numerosos miembros de la realeza europea que se darán cita en el Club Náutico de Atenas.

 
Ricardo Mateos