Menú Portada
Pretenden denunciar a todos los que hayan publicado su última imagen

La familia de Michael Jackson contra los medios

Julio 7, 2009

A pesar de haberse marchado para siempre, Michael Jackson sigue igual de vivo que antes. Su adiós está resultando más que sorprendente, y ahora su familia quiere vengar su muerte.

pq_816_michaeljackson.jpg

Hacía tiempo que Michael Jackson había perdido esa fuerza mediática que un día le convirtió en el rey del pop de todos los tiempos. Su peculiar forma de entender la vida, ese aspecto ambiguo y una innata capacidad para comunicar a través de la música convirtieron a un jovenzuelo de piel canela y ojos almendrados en todo un ídolo de masas. Sin embargo, ríos de tinta le acompañaron durante sus últimos años. Acusaciones de pederastia, deudas incontables, rumores sobre su sexualidad y un aluvión de operaciones de estética acabaron por convertirle en una especie de monstruo circense, carne de la prensa rosa, que empezaba a perder su credibilidad a chorros. Michael murió en trágicas circunstancias y, a pesar de que la investigación todavía permanece abierta, todo parece indicar que hay una mano que meció la cuna. No estaba solo la noche en la que sus ojos, protegidos por unas cejas pintadas de violeta, se cerraron para siempre. Queda mucho por saber. Sin embargo, su muerte ha resultado todo un escándalo a nivel internacional. Todas las televisiones mundiales han debatido abiertamente sobre su muerte y han decidido dar cabida, de alguna forma, al funeral que recuerda vagamente al de Diana de Gales, la princesa del pueblo. Muerto el perro no se ha acabado la rabia.Según ha podido conocer este periódico, la publicación de las imágenes en las que el cantante yacía sobre una camilla, entubado e inconsciente, han provocado que sus abogados, siguiendo directrices familiares, estudien la posibilidad de denunciar a todos los medios de comunicación que hayan hecho uso y abuso de una dolorosa instantánea que, si bien humaniza al mito, no deja de ser un atropello al derecho a morir dignamente, sin que la última bocanada de aire suponga todo un espectáculo. Están heridos y creen que el cantante no se merecía ese trato, al que ellos consideran vejatorio. Si la propuesta continúa adelante, sería la primera vez que todos los medios nacionales e internacionales se sentarían en el banquillo de los acusados. Parece algo descabellado, pero teniendo en cuenta las incontables rarezas de Jackson, tampoco se puede esperar lo contrario. Tiempo al tiempo.
Por Saúl Ortiz