Menú Portada
LA GESTIÓN DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN ESPAÑA, AL DESCUBIERTO (Y III)
Deficiencias destapadas por el Tribunal de Cuentas en el Informe de Fiscalización de la entidad pública empresarial relativa a 2010

La falta de control interno de Red.es se extiende hasta su filial Inteco que nunca ha realizado un recuento de los elementos de su inmovilizado

Enero 21, 2014
pq_939_cesar_millares.jpg

En pleno siglo XXI de efervescencia tecnológica es imprescindible que exista un organismo público como Red.es. Su objetivo, como su propio sitio web indica, es trabajar para que la “sociedad española aproveche al máximo el potencial de Internet y las nuevas tecnologías” a través de “un extenso conjunto de programas”. Tras dos artículos en los que Extraconfidencial.com mostraba los numerosos errores que Red.es ha cometido en la busca de su propósito de llevar a España a la “vanguardia digital”, ahora nos centramos en su filial Inteco -Instituto Nacional de Tecnologías de la Información-, que también ha contribuido al rumbo errático que ha tomado la entidad.

Después del escándalo destapado por la colocación de “amiguetes” en la plantilla de Red.es por parte del director general César Millares, acontecimientos como la salida del director general de Inteco, Víctor Izquierdo, para ocupar un cargo de relevancia en Red.es (Dirección de Servicios de Administración Electrónica), queda supeditada al beneficio de la duda. Y es que según el Informe del Tribunal de Cuentas, Inteco tampoco ha llevado una trayectoria inmaculada en el ejercicio de 2010, año en el que ambas entidades dependían del ex ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián.

Una sede en entredicho

Prueba de ello es la falta de control interno que ha reinado en el instituto, ya que “desde su constitución” en el año 2006, la entidad “no había realizado el recuento físico de los elementos de su inmovilizado, desconociendo por ello los elementos que podrían darse de baja”. Además, en el ejercicio fiscalizado, la entidad “carecía de procedimientos internos relativos a la gestión, supervisión, utilización de fondos y segregación de funciones en el área de tesorería”, “no realizaba conciliaciones bancarias” y tampoco se definían “los procedimientos de selección de inversiones financieras que permitieran la obtención de mayores rentabilidades”.

La legalidad también se ha visto corrompida durante el ejercicio de 2010 en Inteco. Según el Informe del Tribunal de Cuentas, “en la ejecución del contrato de construcción del edificio de la sede de la Entidad, adjudicado en 2007, existió, presuntamente, un prejuicio de fondos de la sociedad, al haberse abonado unidades de obra que no llegaron a ejecutarse”. Según este punto, ni la obra fue realizada en su totalidad, ni se ahorró un porcentaje por ello, ya que éstas fueron sufragadas pese a no ser llevadas a cabo.