Menú Portada
La polémica granhermana se excusó con un certificado médico para no asistir a un juicio

La falsa ciática de Aída Nizar

Diciembre 2, 2008

Sus innumerables conflictos con la justicia no dejan que Aída Nizar desaparezca definitivamente de las tertulias de prensa rosa. Ahora, un enfrentamiento con Begoña Alonso, la devuelve a la actualidad…

pq_649_labueyes.JPG

A pesar de que su imagen jamás podrá repararse, desaparecer del panorama social ha conseguido que Aída Nizar haya pasado a un segundo plano más que beneficioso. Sin embargo, sus incontables problemas judiciales le devuelven a la picota de la actualidad. El pasado viernes, la Nizar debería haberse personado como denunciada en los juzgados tras la denuncia que Begoña Alonso, ex de David Bustamante, le interpuso al considerar injuriosas las aseveraciones que la jordana vertió en diversos programas de televisión. Sin embargo, un certificado médico excusó su presencia. Una ciática de dolores insoportables impedía a Aída salir de su propia cama. Si ya resultó cómica su benaventina excusa, lo cierto es que puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza para la ácida granhermana. Por la noche, Juanjo, maquillador y peluquero de Antena3, presentaba su libro de trucos y secretos de los famosos en una conocida sala de Madrid. Multitud de rostros conocidos se dejaron ver para apoyar a un verdadero artista del pincel. El presentador Jaime Cantizano o los colaboradores habituales del programa ‘¿Dónde estás corazón?’ no quisieron perderse la oportunidad de brindar por sus éxitos. Clamó al cielo, no obstante, la presencia de la maléfica Aída Nizar. Lo que jamás pudo imaginar la polemista es que, en la misma presentación, también se encontraba la prestigiosa abogada Teresa Bueyes, que defiende los intereses de Begoña. Fue entonces cuando el rostro de la Nizar se desfiguró. Empalideció sobremanera al comprobar que le habían pillado con las manos en la masa y miró hacia otro lado. Tragó saliva e hizo lo imposible para pasar desapercibida. No lo consiguió y ahora se enfrenta a denuncia por aportar documentación aparentemente falsa para no comparecer ante los tribunales. Se le puede caer esa melena de tonos azabaches. Demasiado tarde.
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com