Menú Portada
Fuentes de la investigación advierten que habrá nuevas detenciones

La extraña puesta en libertad de la familia Galán

Marzo 10, 2010

Fueron detenidos y casi crucificados públicamente. Sin embargo, días más tarde los miembros más destacados de la familia Galán fueron puestos en libertades. Todavía hay mucho que escribir sobre este capítulo negro de sus vidas.

pq_923_rociojose.jpg

Dicen, cuentan y hasta especulan con los motivos reales que han empujado a que la familia Galán, detenida por un supuesto delito de blanqueo de capitales y explotación sexual, haya sido puesta en libertad sin apenas pestañear. Los expertos dicen que es raro, inhabitual y hasta sonrojador, sobre todo porque tras la ya archifamosa retención hay una más que importante investigación llevada a cabo por la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz. Se les acusaba, entre otras cosas, de maltratar hasta el extremo a las prostitutas que trabajaban en los locales de alterne y de defraudar descaradamente a sus clientes. Algo descorazonador y que preocupó mucho a todos los que un día tuvieron contacto con tan polémica dinastía. Es el caso del torero José Ortega Cano que presumió, paseó y olvidó. Se desentendió de Rocío Galán, a la que un día conoció en la más ardiente intimidad. Dicen que tenía miedo y hasta sospechas, pero prefirió negar como San Pedro: “yo no conocía ningún negocio de esa familia, ni tampoco he negociado con ellos para empezar un proyecto empresarial juntos”, llegó a decir en una especie de comunicado, escrito a trompicones y sin sentido. Algo huele a podrido.
 
Jueces en entredicho
 
Fuentes de la investigación explican a este periódico que en el momento en el que se abrió la ‘Operación Toscana’ había una juez encargada (sustituta de la anterior que se quedó embarazada) del Juzgado nº1 de instrucción de Chiclana de la Frontera. Sin embargo pasó el tiempo y el juez suplente fue sustituido por una nueva juez, de mediana edad y reconocida fama. Insisten en que, tras dos días en el cargo, puso en libertad sin ningún tipo de explicación a todos los integrantes de la familia. Incluso perdonó la fianza a una Rocío Galán que también había estado vinculada en tamaño cacao judicial. Días más tarde de la polvareda mediática, en la Comandancia de la Guardia Civil andan con la mosca detrás de la oreja. No entienden la decisión y aseguran que, después de esta inesperada puesta en libertad, habrá nuevas detenciones. Tanto es así que no se garantiza que la situación procesal del padre y del hermano de la Galán continúe siendo la misma que hasta ahora. Queda mucho por escribir en este capítulo de la discordia y los embrollos judiciales. De momento, los locales investigados y registrados hasta la saciedad han sido desprecintados por lo que muy pronto, antes de lo que nunca imaginaban. Nunca se sabe.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)