Menú Portada
Hay quien no se explica qué pintaba un hombre tan serio con la hija de María Teresa Campos

La extraña “no ruptura” de Terelu Campos: algunos la dan por hecho y, aunque ella lo desmiente, la crisis existe

Mayo 21, 2015

No es el caso de David Muñoz y Cristina Pedroche, que han pasado de almibarados a estomagantes. En el mundo de David se juzga muy poco elegante que le esté proponiendo matrimonio cuando hace tan sólo meses que se separó de su mujer, coartífice de su éxito. Según los críticos gastronómicos, la presentadora abarata la imagen del cocinero

pq_929_terelu.jpg

A comienzos de este año se hizo pública la relación entre David Muñoz y Cristina Pedroche. La noticia sorprendió a muchos, especialmente porque el cocinero casi hasta aquel momento, no se cansaba de realizar alabanzas sobre su esposa, Ángela Montero, su jefe de sala, su socia, su musa y hasta la artífice de su éxito. En noviembre le dedicó su tercera Estrella Michelín, y en septiembre desmentía que se fuera a separar de ella, después de que algunos medios apuntaran a una crisis en su relación.

Los profesionales del mundo de la gastronomía, que apreciaban a Ángela, no ven con buenos ojos la relación del Chef. Ha escandalizado mucho que aún no ha hecho público si ha firmado el divorcio con Ángela Montero. Pedroche, presentadora de Pekin Express le haya pedido en matrimonio a través de las redes. El cocinero tuvo la delicadeza de no contestarla. Según lo expertos, Pedroche abarata la imagen del cocinero y le convierte, afirma un crítico gastronómico, “en un personaje chonesco. Sólo les falta ir a MHYV”. Afirman que la actitud que tuvieron en el Open  de Tenis de La Mutua, “dándose el filetazo” en las gradas ajenos a todo, era propia de dos chavalines de 17 años. Y por muy apetecible que pueda parecer Pedroche… la imagen de un cocinero se preserva mejor  en situaciones más limpias y más diáfanas. Aunque si lo que pretende es montar franquicias a diestro y siniestro puede que le convenga salir un día sí y al otro también en las revistas del corazón. Pero tanta saturación aburre y los que querían y apreciaban a Ángela, aún socia de David, que ahora trabaja en Londres, no perdonan al cocinero su veleidad.

El ex novio de Terelu, incólume

Quien ha conseguido mantenerse incolume es el novio -o habría que decir el ex novio-, de Terelu Campos. Lo de no abrir la boca tiene sus ventajas, aunque hay quien no se explica qué pintaba un hombre tan serio con la hija de María Teresa Campos. La revista Lecturas explica que han cortado, que ya no están juntos y que as responsabilidades familiares del empresario, que es padre de dos niños, serían la causa de la ruptura. El entrenador de boxeo, propietario de un gimnasio en España, se marcha a Chile a iniciar un nuevo proyecto profesional, cuentan. La misma mañana que salía la revista, la tertuliana de Sálvame desmentía de forma tajante la noticia, aunque fuentes de su entorno han comentado a Extraconfidencial.com que la crisis existe.

Terelu, de 49 años, tiene mucho carácter. Y de ello pueden dar testimonio todos los que han trabajado con ella. A ella le hubiera gustado, llegado el caso, contar la exclusiva en Hola, si, como parece, la relación desemboca en ruptura. En la revista que dirige Eduardo Sánchez Pérez la sacan monísima y muy delgada, mientras que en Lecturas, con cuyo director no se lleva especialmente bien -es su bestia negra-, eligen las fotos que muestran la cruda realidad. Con el boxeo, Terelu ha ganado más volumen y no ha perdido grasa. Está más dura pero no más delgada. El ejercicio le abre el apetito y de ello pueden dar fe los camareros y clientes del Restaurante de la esquina cercana al gimnasio propiedad de Valenciano, situado en la calle Andrés Mellado.  

La supuesta condición de abstemia de doña Letizia

A la portada de LOVE se asoma una espectacular Norma Duval, que confiesa que lo de salir por primera vez en su vida  con un hombre de su generación, y no mucho mayor, se nota y mucho. Una andanada en toda regla contra José Frade, el hombre que la apartó de la vida pública durante largos años.  

Diez Minutos ofrece las fotos exclusivas de la reina Letizia, de juerga con amigos por Malasaña el pasado 13 de mayo, mientras el rey Felipe VI estaba en Aquisgrán, invitado a la entrega del Premio Internacional Carlo Magno 2015. Terminaron la noche en bar de la Plaza de San Ildefonso llamado “La Bicicleta”, tras picar en otros locales como “El Rincón”, donde tomó cuentan, dos gin tonics, lo cual no casa en absoluto con su pregonada condición de abstemia. En los actos públicos no cata ni el vino ni el cava y a un militar le dijo que no bebía. Por lo visto, lo suyo no es el vino sino las bebidas espiritosas. ¿Ignora Su Majestad que el vino tiene condición cuasi de alimento en nuestro país y por eso tiene un gravamen especial? ¿No sabe que la obligación de una soberana es apoyar este sector tan importante para la economía española? Así lo hizo y lo sigue haciendo la reina emérita doña Sofía, quien, cuando rechaza una copa de vino en un acto oficial, ofrece excusas como manifestar que tiene que conducir.

Con lo fácil que es dar un sorbito, o simplemente quedarse callada. El rey, todo un experto, podría aconsejarle cuáles son los mejores vinos pero la relación entre ambos no es demasiado buena, y se nota. Lo percibieron los fotógrafos al hacer la selección de las imágenes de la Comunión de la princesa Leonor. El soberano no quiso perderse la Corrida de la Prensa ese mismo día en Las Ventas. Y Miguel Abellán le brindó un toro diciendo: “Es un orgullo ser torero, español y Juancarlista”. Y eso que doña Letizia es aficionada a los toros. Estuvo en la Peña Taurina de la Facultad de Ciencias de la Información.

Ana Montesinos